HASTA SIEMPRE EMI D’ AMBRA

Un ejemplo de lucha y coherencia

Emilia Ofelia Villares de D’ambra, conocida por todos como Emi D’ambra,  falleció el pasado 7 de marzo. Fue una de esas mujeres que emocionan, que contagian,  arrolladora y dulce a la vez, de una claridad  y coherencia  intachable. Fuerte, muy fuerte  como todas las madres y las abuelas. Amorosa y solidaria. Ella se definía como Luchadora, “no soy más que eso”, decía en una entrevista  que dio el año pasado “nosotros no somos heroínas, somos luchadoras. A cualquier madre que le sacan un hijo en cualquier circunstancia, reacciona como reaccionamos nosotras. No hicimos nada raro”.

A Emi, la dictadura genocida le  sacó dos hijos. Alicia, quien fue detenida el 13 de Julio de 1976  y Carlos a quien se lo llevaron en Noviembre de ese mismo año. El año pasado pudo ver cómo la Justicia finalmente llegaba por el asesinato de su hijo Carlos D’ambra, quien estuvo secuestrado en La Perla. Su hija, fue llevada al Pozo de Banfield, probablemente embarazada cuando la secuestraron.  Carlos fue llevado de la terminal de Ómnibus junto a su novia, Sara Waitman, quien fue llevada a la UP1 y luego liberada, acompañando  a Emi y su familia  durante estos largos años pidiendo Justicia.

Desde el momento de la desaparición de sus hijos Emi emprendió junto a su marido una búsqueda incansable y valiente, cuando todas las puertas se cerraban.  Contaba  Emi  que Primatesta le cerró las puertas cuando lo fue a ver a pedirle por sus hijos. En su testimonio en la Mega Causa por los delitos de lesa humanidad cometidos por el terrorismo de estado en La Perla, relató cada una de esas búsquedas infructuosas y dolorosas. Allí contó cómo ningún abogado quería firmarles  un Habeas Corpus  y sólo uno les redactó el escrito pero sin firmarlo, y lo presentaron solos en la justicia  firmado por ella y su esposo, cómo llegó hasta España a entrevistarse con  el juez Baltazar Garzón por lo que sucedía en Argentina y con sus hijos. Fue pionera en  Córdoba en la lucha por Memoria Verdad y Justicia,  presidía la organización más antigua de DDHH en la provincia, la Asociación de Familiares de Detenidos y Desaparecidos por razones Políticas.

Se fue una  referencia indiscutida en la búsqueda de justicia por los crímenes de la dictadura,  y su partida deja un hondo pesar, en el último año, cada vez que hablaba advertía sobre el retroceso al que nos llevaba el Gobierno de Macri, denunciando las declaraciones negacionistas de funcionarios del Gobierno y la existencia de presos políticos.

Es difícil decir que estas mujeres nos dejan, que se van, porque su camino de lucha y de amor quedan, más vivos que nunca para continuar y dar pelea. Hasta la Victoria siempre querida Emi D’ambra!! Nos encontramos en la lucha