LANZAMIENTO DEL PARO NACIONAL EN LUZ Y FUERZA

El Secretario General de la CGT Nacional Juan Carlos Schmid concurrió a nuestro sindicato después de convocar a todo el movimiento obrero de Córdoba, para el lanzamiento del paro nacional del 6 de abril desde nuestra Sala Agustín Tosco.  En el acto hicieron uso de la palabra nuestro Secretario General Gabriel Suárez y cerró el acto el compañero Juan Carlos Schmid

acto-paro17
Antes de la realización del acto el Secretario General de la CGT Nacional Juan Carlos Schmid presidió un plenario de organizaciones gremiales de Córdoba en la Biblioteca de nuestra sede sindical

 

Editorial

El paro fue contundente pero debemos tener continuidad

El viernes 31 de marzo en nuestra organización  sindical se lanzó desde Córdoba la convocatoria al primer paro nacional contra la política de exclusión social del gobierno de Macri. Para convocarlo estuvo con nosotros el Secretario General de la CGT Nacional Juan Carlos Schmid y numerosas organizaciones sindicales de Córdoba.

Creo que por más que sea inentendible la demora en decidir la realización del paro, finalmente fue convocado ante la falta de respuesta del gobierno nacional en la mesa de diálogo que se conformó con los empresarios el año pasado en la que fueron los trabajadores los únicos que cumplieron todo lo que se acordó.

Si tomamos conciencia de lo que estamos hablando, desde aquella reunión se incrementó la problemática social, siguieron perdiéndose puestos de trabajo, la inflación continúa creciendo, a los jubilados se les dio una atención pero no la que se merece este sector importante de la sociedad.  El gobierno anunció que el propósito que tiene es compensar el deterioro del haber previsional pero con la metodología implementada resulta una compensación ficticia.  Nos preocupa también el propósito de transferir todas las cajas de jubilaciones provinciales a la órbita nacional e intentar volver a un esquema de capitalización similar al de AFJP con la denominada convergencia, que no es ni más ni menos que la imposición de un sistema previsional único nacional que nivela hacia abajo.  Esto no es un hecho menor porque afecta a un sector sensible de trabajadores que están prontos a jubilarse, incluso con el riesgo de ser incorporados a sistemas de salud con prestaciones menores a los de nuestra Obra Social que hasta ahora es la única que mantiene a los jubilados y pensionados en su seno con una acción solidaria.

La presencia de Juan Carlos Schmid tiene una connotación política-gremial importante porque reedita la práctica llevada a cabo por Saúl Ubaldini con respecto a concurrir a las Delegaciones de la CGT del interior del país para compartir plenarios con las organizaciones sindicales para explicar los motivos que determinaban la necesidad de efectivizar un paro nacional y además realizar un acto y conferencias de prensa junto a los dirigentes locales para el lanzamiento del paro nacional.

Precisamente el viernes 31 de marzo en nuestra sede sindical tuvo lugar un plenario del movimiento obrero de Córdoba con la presencia del compañero Juan Carlos Schmid, oportunidad en la que se analizaron cuestiones hacia adentro de cada organización sindical.  Me ha tocado presenciar plenarios de este tipo desde hace mucho tiempo atrás en que asistía como delegado, antes de ocupar cargos en nuestra organización sindical, pero con la firme convicción de que teníamos que defender nuestros derechos que como trabajadores tenemos, de tomar conciencia que tenemos la obligación de estar presentes en la organización de la lucha.  Los dirigentes sindicales pasan pero las organizaciones continúan en el tiempo para desarrollar las políticas obreras con protagonismo, participación  y convicción.

Un dirigente puede estar o no de acuerdo con respecto a que  la convocatoria  al paro nacional recién se haya realizado en abril de 2017, pero aun considerando que fue tarde, el paro se hizo y tuvo un acatamiento contundente.  Y por más que algunos trabajadores pretendan justificar el no haber participado activamente en una jornada de lucha, no pueden disimular las mezquindades como laburante porque tenemos que saber salir a defender lo nuestro al margen de la situación nacional y de la situación provincial.  No debemos dejar que nos someta el individualismo como manifestar “nosotros estamos bien, no necesitamos salir a hacer nada porque estamos bien, tenemos salarios altos”.  Al contrario, estar bien es lo que nos permite salir a ser solidarios con el que está mal y lamentablemente son muchos los trabajadores que están mal.  Nosotros en la década del 90 supimos enfrentar con éxito las políticas del neoliberalismo por lo que ahora esa experiencia nos da la posibilidad de marcar el camino por donde debemos transitar en esta instancia en que el gobierno nos aplica una política de exclusión social que genera la reducción de la capacidad adquisitiva del salario, que procura la eliminación de los convenios colectivos de trabajo e intenta promover nuevamente la privatización de las empresas del Estado.

Cuando uno ve que la actividad privada desplaza a muchos compañeros y nos sentimos tranquilos porque creemos que a los trabajadores del Estado no nos va a tocar, creo que tenemos que empezar a despertarnos.  Y eso es una cuestión que como secretario general debo empezar a plantear, que debemos defender a la clase a la cual pertenecemos.

Nuestro gremio al igual que otros sectores de la sociedad hemos declarado que “hoy todos somos docentes”, es para que se entienda que esa cadena de resistencia debemos integrarla todos unidos, porque si a un eslabón de esa cadena lo rompen, la cadena perderá resistencia.  Lo que hicimos nosotros fue muy importante y que la convocatoria al paro nacional se diera desde nuestro sindicato es más que importante.

Lo que tenemos que replantearnos es por qué no había más gente que la que estuvo, debió haber una  mayor cantidad de gente convencidos de que este modelo de exclusión social en algún momento nos va a perjudicar sí o sí también a nosotros.

Es fácil comprender que nuestra fuente de trabajo en poco tiempo más va a sufrir las consecuencias en la medida en que los trabajadores suspendidos o cesanteados continúen aumentando, porque estarán obligados a buscar el mecanismo de dejar de pagar la tarifa eléctrica para procurar continuar alimentando a sus hijos.

Todo tiene que ver con todo, si le va bien a la población le irá bien a EPEC y como consecuencia le irá bien a los laburantes y a nuestra organización sindical.  Debemos ser más solidarios entre nosotros y con el resto de los trabajadores, porque los que pasamos por la etapa de resistencia en la década del 90 debemos contribuir para que el movimiento obrero resista esta política de exclusión social.

Los trabajadores no somos golpistas, no queremos que se vayan, queremos que cambien la política neoliberal por otra que incluya al pueblo trabajador, que permita tener un equilibrio y que la política esté al servicio del pueblo y no que el pueblo quede al servicio de la economía como está ocurriendo ahora.

Hoy la economía no contempla la situación que atraviesan los hogares desprotegidos y eso es lo que nos preocupa, se ha deteriorado el poder adquisitivo de los salarios, disminuye el consumo con lo que disminuye la producción y si encima se abre la importación, indudablemente que el modelo económico hace agua en los hogares de los trabajadores, pero claro, son beneficiados los más ricos y se multiplica la bicicleta financiera.  Prueba de ello es la falta de sensibilidad social del gobierno nacional en la situación por la que atraviesan muchas provincias que están inundadas producto de la lluvia, con problemas gravísimos y ni siquiera se preocupan.

En definitiva, el viernes 31 de marzo tras el acto de lanzamiento del paro nacional desde nuestro sindicato, salimos convencidos que la medida se cumpliría masivamente y no nos equivocamos, pero el paro tiene que tener una continuidad en la lucha, porque haber realizado un paro y después no haber generado una mesa de gestión que nos permita recuperar todo lo perdido en estos últimos dieciséis meses, va a multiplicar el descontento de los trabajadores si no nos ponemos al frente de este reclamo masivo.

En la víspera del paro hubo dos situaciones desencontradas de las dos CGT -de la Chacabuco y de la Rodríguez Peña- que tomaron posiciones distintas que no sirven, la CGT Chacabuco convocó a una marcha en la noche del miércoles 5 y la CGT Rodríguez Peña convocó a un acto con movilización para el mediodía del jueves 6.  Esta situación divide al movimiento obrero siendo que el viernes 31 en nuestra sede sindical habíamos llegado al acuerdo que  adoptaríamos una acción que favoreciera el proceso de unidad del movimiento obrero en Córdoba.

Para la realización del acto de lanzamiento del paro nacional desde nuestra sede sindical el viernes 31 de marzo, fueron convocados todos los sectores del movimiento obrero y los que quisieron venir, vinieron y fueron muchas organizaciones sindicales.  Lo que me preocupa es que no veamos la necesidad de continuidad de este proceso de unidad.  Entonces nos contactamos entre los gremios que queremos la unidad para trabajar fuertemente en esa dirección.  Queremos la unidad pero en serio, con estrategias comunes, con programa, sin pensar en cargos sino para garantizar el funcionamiento en conjunto para darle continuidad a la lucha.  En ese sentido hemos mantenido algunas reuniones en varias organizaciones sindicales para promover esta unidad tan necesaria para la lucha.  Esta es una condición necesaria para aprovechar que la CGT nacional “bajó” a las distintas regionales para consultar y para trabajar en un programa conjunto.

Tenemos que estar atentos y movilizados, no es momento para analizar cuánto me van a descontar si cumplo con el paro, porque es momento de reivindicar a la clase a la que pertenecemos que es la de los trabajadores, porque en nuestra histórica medida de 64 días de lucha en la década del 90, recordemos que a fin de mes no cobrábamos casi nada y sin embargo seguíamos peleándola porque defendíamos nuestra fuente de trabajo con lo que logramos mantener la empresa estatal e integrada.  Por eso hoy debemos replantearnos todos los lucifuercistas que si los Cuerpos Orgánicos resuelven una medida de fuerza, todos los afiliados tienen que cumplirla al igual que si son convocados por el Consejo Directivo, porque es una necesidad vital demostrar que mantenemos la férrea unidad para defender nuestros derechos y los del pueblo para evitar que algunos sectores reaccionarios piensen que es muy fácil venir por nuestras conquistas.  De esta manera, cumpliendo orgánicamente las resoluciones adoptadas por nuestra organización sindical, vamos a seguir sosteniendo un gremio unido y fuerte que le vamos a dar una inyección a los otros sectores del trabajo que lo necesitan porque ellos sí padecen de la pérdida de los puestos de trabajo, de la falta de reconocimiento del justo salario y hasta del cierre de su fuente de trabajo.  Toda esta situación adversa para el conjunto de la clase trabajadora  es la que no debemos dejar de lado, debemos esta compenetrados de que este modelo económico nos excluye y que necesitamos el cambio de este modelo, no que se vaya Macri porque no somos golpistas; nosotros queremos el cambio del modelo para que las familias de los trabajadores no sigan padeciendo la política de exclusión social.

Esta es la consigna por la que seguiremos trabajando, ir gremio por gremio planteando nuestra preocupación y en ese sentido  construir la unidad del movimiento obrero de Córdoba, porque esa es la etapa que tenemos por delante.

Los trabajadores canalizarán su descontento con el gobierno siempre en la calle, pero les recuerdo que hace un año que venimos planteando que este modelo cierra con represión y con la detención de los dirigentes sindicales y no nos hemos equivocado en nada de los que hemos dicho.  Habrá gente que esté de acuerdo o no con los cortes de calle, pero cada vez que algún sector se manifiesta en la calle hay palos.  El aspecto central de la comunicación del gobierno y sus medios de prensa adictos, es denostar a los dirigentes gremiales y sociales, confundir a los trabajadores con mensajes plagados de imprecisiones y judicialización de cualquier protesta obrera que haya.

Por eso no se trata de hacer un paro nacional y quedarse a dormir.  Cuando los trabajadores llegamos a la instancia de tener que hacer un paro es porque el gobierno nos cerró toda posibilidad de gestión a favor de los trabajadores.  El gobierno nacional fue el que verdaderamente promovió la realización del paro nacional por lo que son ellos los que se tienen que hacer cargo.  Fue un paro a la falta de respuesta a lo definido en la mesa de diálogo del año pasado y por el contrario lo único que hicieron los sectores del poder económico fue promover los beneficios para ellos sin cumplir con ninguno de los reclamos de los trabajadores.  Tenemos que estar atentos, tenemos que estar alertas y movilizados porque es la única consigna que nos va a permitir resistir la injusticia social que promueve diariamente el gobierno nacional.

 

Gabriel Suárez  Secretario General

acto-paro42