60 AÑOS DE UN HISTÓRICO DOCUMENTO DEL MOVIMIENTO OBRERO: EL PROGRAMA DE LA FALDA

Acompañado por miembros del Consejo Directivo,  concurrimos al hotel de la Alimentación en La Falda, para conmemorar  el 60 aniversario del Documento – Programa de La Falda.  En estos momentos tan particulares que vivimos los trabajadores, se descubrió una placa recordatoria junto a dirigentes sindicales de todos  los sectores del Movimiento Obrero.

Fue importante estar todos juntos, al margen de nuestros sectores de pertenencia. La unidad del Movimiento Obrero de Córdoba es una materia pendiente que debe ser superada, lo tenemos que hacer inmediatamente porque lo que no hagamos rápidamente, después ya es tarde, como sucedió ayer con la media sanción que le dio el Senado a la reforma previsional.

Más que nunca necesitamos un programa como el de La Falda,  que hablaba de una estructura de funcionamiento estratégico  dentro de la estructura del sector del trabajo. Los distintos puntos  que consagraron este programa, sostenían fuertemente un modelo de producción, donde la inclusión social era una de las banderas, donde  el funcionamiento de las economías regionales era lo más importante, cosa que ahora se está eliminado con la media sanción de la ley de Reforma  Tributaria Argentina y de  la Reforma Previsional, quedando pendiente   la intención de modificar también el sistema laboral.

Nosotros sabemos que hay que resistir, resistir la reforma laboral como de alguna manera se está resistiendo la reforma previsional que ya  tiene media sanción.

El documento que se hizo en La Falda hablaba de  unidad y de un modelo totalmente contrario al neoliberalismo, que reinó en los 90 en nuestro país  y nuevamente en la actualidad.

Apenas ganó Macri, anuncié que el modelo que implementaba solo cerraba con represión, con dirigentes gremiales y sociales perseguidos y encarcelados, con judicialización de las medidas de protesta, cualquiera fuese la causa.  La represión  que hoy está a la orden del día, pone sobre la mesa con claridad cuál es la naturaleza de este modelo. El que esté en contra del modelo va a tener muy muchas complicaciones, entonces el Movimiento Obrero que es el que tiene la capacidad organizativa  para confrontar con estas políticas,  debe estar unido y debe confrontar en el marco de la resistencia, no puede confrontar en el marco de sentarse a aceptar cosas que sabemos cómo van a terminar,  como ya pasó en la década del 90,  y que no nos ayudaron para nada: los retiros voluntarios, las jubilaciones anticipadas, la enajenación del patrimonio nacional, provincial, municipal, el desguace de las empresas, la pérdida de los puestos de trabajo.

Otra de las cuestiones que impulsa la reforma laboral es la eliminación de leyes elementales para que prospere el trabajo en negro, para que prospere el trabajo tercerizado, que prosperen los contratos vacíos o basura, como se decía antes.  Nos tenemos que parar y decir Basta.

Nosotros reflexionamos frente a la  cantidad de gente que los ha votado,  hay un montón  de trabajadores que pensaban que era un modelo distinto  y están totalmente confundidos  y no saben qué hacer.  Entonces la militancia sindical tenemos que releer los documentos del movimiento obrero que prácticamente no pierden vigencia y se constituyen en una guía para los trabajadores,  tenemos que informarnos a través de aquellos medios  periodísticos que sean afines al movimiento obrero.  También tenemos que  difundir lo que pensamos como trabajadores, difundirlo en la sociedad, no únicamente  dentro de nuestro sector, no únicamente a los de Luz y Fuerza, debemos tratar de contagiar  a aquel que no tiene nada, que perdió todo para que empiece a soñar que  tiene posibilidades de recuperarse  y empezar a pensar en  que tenemos que nivelar hacia arriba.

El otro día me preguntaban  en un programa televisivo qué opino de los sueldos que tienen los de Luz y Fuerza  y le contesté que son sueldos acordes a las necesidades de cada trabajador.  Y me preguntaban qué opino de los trabajadores que cobran menos que los  de Luz y Fuerza, y yo respondí que tienen que tratar de cobrar igual que los de Luz y Fuerza, porque los de Luz y Fuerza queremos cobrar como cobra un piloto de avión, que cobra más que nosotros. Entonces la idea es unirnos, fundamentar las necesidades, estar atentos a lo que vayan generando las distintas organizaciones sindicales, y unificar un criterio para actualizar lo que se hizo en La Falda y utilizarlo  como documento esencial para decir que ante este modelo de exclusión social tenemos un programa de inclusión social como alternativa  y salir a debatirlo de cara a la sociedad.

Yo creo que ha sido muy importante la presencia de dirigente sindicales,  de las distintas corrientes sindicales, también estuvieron presentes el Diputado Nacional electo Pablo Carro, que también va a estar involucrado en la tarea parlamentaria, la Legisladora Provincial compañera Carmen Nebreda, viejos dirigentes que de alguna manera tuvieron la valentía de contar algunas de las cosas que pasaron,  como lo que se va a dar hoy  viernes, con la presentación de un libro que es una recopilación  de todas y cada una de las cosas que pasaron en muchos años  y que un erudito en la materia, con el respeto y estima  que le tengo,  que es el Dr. Lucio  Garzón Maceda, quien nos va a instruir  de la manera en que se   enfrentaron procesos  contrarios a lo que pretendía un trabajador,   como lo que pasó en plena dictadura  militar,  o en los distintos  procesos que vivió la recuperación democrática.  Hoy compararnos la situación actual con lo que pasó en la década del 90, porque son prácticamente  dos espejos, nada más que con una tecnología  de comunicación avanzada a lo que era  en ese momento,  pero también  yo creo que se necesita una resistencia. Como lo dije en el plenario en Ferro, no alcanza  con el MTA, hay que reeditar un organismo pluralista, de unidad que concentre la fortaleza para decir: Estas cosas están mal y hay que resistir.

Espero que sigamos en esta misma senda  y que hoy  nos podamos ver nuevamente en la querida sede histórica de la CGT y empecemos a transitar juntos.  Unidad en la acción como muchas veces se dice, pero en la acción en serio, para impedir que vengan por nosotros, porque no van a venir por uno sólo, van a venir por todos. Ya pasó con los jubilados, que decían que no y fue sí, se definió, con el apoyo de la mayoría de los sectores políticos que dieron media sanción a la reforma previsional.  Acá hablamos    de que queremos que nos normalicen la Caja de Jubilaciones, que nos devuelvan los derechos presentes en  la ley 8024  y que deroguen la 10333. Pero desde la provincia nos dicen que no hace falta ningún ajuste porque no habrá más armonización, pero vemos que en la práctica hubo ya una media sanción de una ley  que va a traer problemas en el tiempo y ahí va ser cuando nos digan que tenemos que converger todos a un sistema único previsional en la República Argentina, eliminando el reparto solidario  que tenemos hoy.

Entonces la resistencia es hoy, no llorar después cuando las cosas no se puedan volver para atrás.  En eso coincidimos todos y vamos a transitar en la acción unidos  tratando de llegar al objetivo común.

Gabriel Suárez

Secretario General

 



El Programa de La Falda, de 1957

Para la Independencia Económica:

  1. a) Comercio exterior

–  Control estatal del comercio exterior sobre las bases de la forma de un monopolio estatal.

–  Liquidación de los monopolios extranjeros de importación y exportación.

–  Control de los productores en las operaciones comerciales con un sentido de defensa de la renta nacional. –  Planificación del proceso en vista a las necesidades del país, en función de su desarrollo histórico, teniendo presente el interés de la clase laboriosa.

–  Ampliación y diversificación de los mercados internacionales.

–  Denuncia de todos los pactos lesivos de nuestra independencia económica.

–  Planificación de la comercialización teniendo presente nuestro desarrollo interno.

–  Integración económica con los pueblos hermanos de Latinoamérica, sobre las bases de las experiencias realizadas.

 

 

  1. b) En el orden interno

–  Política de alto consumo interno; altos salarios, mayor producción para el país con sentido nacional.

–  Desarrollo de la industria liviana adecuada a las necesidades del país.

–  Incremento de una política económica tendiente a lograr la consolidación de la industria pesada, base de cualquier desarrollo futuro.

–  Política energética nacional; para ello se hace indispensable la nacionalización de las fuentes naturales de energía y su explotación en función de las necesidades del desarrollo del país.

–  Nacionalización de los frigoríficos extranjeros, a fin de posibilitar la eficacia del control del comercio exterior, sustrayendo de manos de los monopolios extranjeros dichos resortes básicos de nuestra economía.

–  Soluciones de fondo, con sentido nacional a los problemas económicos regionales sobre la base de integrar dichas economías a las reales necesidades del país, superando la actual división entre “provincias ricas y provincias pobres”.

–  Control centralizado del crédito por parte del Estado, adecuándolo a un plan de desarrollo integral de la economía con vistas a los intereses de los trabajadores.

–  Programa agrario, sintetizado en: mecanización del agro, “tendencia de la industria nacional”, expropiación del latifundio y extensión del cooperativismo agrario, en procura de que la tierra sea de quien la trabaja.

 

  1. c) Para la Justicia Social

–  Control obrero de la producción y distribución de la riqueza nacional, mediante la participación efectiva de los trabajadores en la elaboración y ejecución del plan económico general, a través de las organizaciones sindicales; participación en la dirección de las empresas privadas y públicas, asegurando, en cada caso, el sentido social de la riqueza; control popular de precios.

–  Salario mínimo, vital y móvil.

–  Previsión social integral: unificación de los beneficios y extensión de los mismos a todos los sectores del trabajo.

–  Reformas de la legislación laboral tendientes a adecuarla al momento histórico y de acuerdo al plan general de transformación popular de la realidad argentina.

–  Creación del organismo estatal que con el control obrero posibilite la vigencia real de las conquistas y legislaciones sociales.

–  Estabilidad absoluta de los trabajadores.

–  Fuero sindical.

 

  1. d) Para la Soberanía Política

–  Elaboración del gran plan político-económico-social de la realidad argentina, que reconozca la presencia del movimiento obrero como fuerza fundamental nacional, a través de su participación hegemónica en la confección y dirección del mismo.

–  Fortalecimiento del estado nacional popular, tendiente a lograr la destrucción de los sectores oligárquicos antinacionales y sus aliados extranjeros, y teniendo presente que la clase trabajadora es la única fuerza argentina que representa en sus intereses los anhelos del país mismo, a lo que agrega su unidad de planteamientos de lucha y fortaleza.

–  Dirección de la acción hacia un entendimiento integral (político-económico) con las naciones hermanas latinoamericanas.

–  Acción política que reemplace las divisiones artificiales internas, basadas en el federalismo liberal y falso.

–  Libertad de elegir y ser elegido, sin inhabilitaciones, y el fortalecimiento definitivo de la voluntad popular.

–  Solidaridad de la clase trabajadora con las luchas de liberación nacional de los pueblos oprimidos.

–  Política internacional independiente.

 

 

 

 

 

.