DE PIE – MASIVA MOVILIZACIÓN EN CONTRA DE LAS REFORMAS PREVISIONAL Y LABORAL

El miércoles 29 de Noviembre, mientras en el Congreso Nacional el Senado se alistaba para dar tratamiento a la (contra) reforma previsional, una masiva marcha  de más de 300 mil personas se concentró a las afueras pidiendo a los representantes legislativos que no aprueben la ley, algo que lamentablemente sucedió, y manifestándose  en rechazo a la reforma laboral que pretende imponerse. La movilización  tiene una gran  importancia para el futuro,  es el nacimiento de un nuevo movimiento  de fuerzas sindicales que,  como lo manifestó  nuestro Secretario General Gabriel Suárez en el acto frente al Edificio Central de EPEC,  está decidido  a luchar y combatir el ataque a las conquistas de los trabajadores, más allá de lo que suceda en el Congreso y más allá de la paralisis del triunvirato de la CGT.

Las reformas sí atacan el núcleo de los Derechos Laborales

Una multitud  se hizo presente   frente al Congreso de la Nación,  en respuesta a la convocatoria lanzada desde el encuentro  en Luján de distintos sectores del movimiento obrero el pasado 20 de noviembre. La movilización se convocó bajo la consigna No es Reforma, es Ajuste, lema que sintetiza el contrapunto del sector combativo frente a las tibias reacciones del triunvirato.

En efecto, la afectación a la irrenunciabilidad de los derechos  y la figura  de trabajador “libre” o “colaborador” de la patronal sí apunta al corazón del derecho laboral,  licúa de hecho la vigencia de los convenios, la no obligación del pago de horas extras, en tanto se suman y restan de un “banco de horas”,  la condonación de deuda a las patronales infractoras  por trabajo no registrado, que es escandalosa, la figura de un fondo “de indenmización” que deberán pagar los propios trabajadores, colocan el derecho laboral en situación de  EMERGENCIA, y a los trabajadores frente a un escenario  de vulnerabilidad  propia de la  etapa pre peronista, donde la patronal  tiene las herramientas para ignorar los derechos e  imponer condiciones de trabajo individualmente con cada  trabajador. El hecho de que haya una gran porción de trabajo en negro, argumento que es utilizado como caballito de batalla por el gobierno de Cambiemos,  no habilita a cercenar los derechos, debería habilitar a los gobiernos  a tomar las medidas correspondientes para nivelar para arriba y lograr que cada vez más trabajadores accedan al puesto de trabajo registrado.

Este concepto fundamental , que las reformas son un ajuste y un ataque al núcleo de los derechos laborales,  estuvo  muy presente en   la palabras de cada uno de los oradores, representantes de las distintas centrales y corrientes que convocaron a la marcha, entre los que se destacan el Bancario Palazzo, de la Corriente Federal,  Hugo Yasky, Secretario General de la CTA  de los Trabajadores, Pablo Micheli de la CTA Autónoma y el camionero Pablo Moyano, al frente de la Secretaría Gremial de la CGT y sin dudas una de las figuras que más fortalece el espacio y  tensiona a favor de la lucha,  hacia adentro de la paralizada CGT.

Una línea combativa, con antecedentes históricos y experiencia acumulada

El grupo de centrales y gremios tanto de Buenos Aires como del interior que convocó ayer  al acto,  se posicionó   como el sector  combativo del Movimiento Obrero y avisó con una contundente movilización de más de 300 mil personas que va a dar pelea frente a las reformas del Macrismo  y que si el triunvirato no responde, saldrán a dar la lucha al frente de un nuevo espacio que tiene antecedentes históricos:  el MTA  (Movimiento de Trabajadores Argentinos) de los 90 que enfrentó las políticas neoliberales,   es quizá la experiencia más fresca, pero también resuenan  las declaraciones de La Falda y Huerta Grande, y la CGT de los Argentinos de fines de los 60, nacida en oposición  al colaboracionista con la Dictadura Vandor.

En la actual coyuntura, frente a un  Triunvirato a cargo de la CGT desde la reunificación en 2016,    cuya heterogeneidad, sostenida en aras de la Unidad,  resulta  a esta alturas un escollo grave  para dar una respuesta a la altura de la historia, es que surge este nuevo movimiento que  ya es conocido  públicamente como la “CGT Luján”.  Tenga el nombre que tenga, lo claro es que es un nuevo espacio  que marca un reacomodamiento  hacia dentro del Movimiento Obrero.  Porque cabe preguntarse de qué sirve la Unidad, si no es para defender a los trabajadores, evidentemente los consensos no llegan y el resultado es una CGT paralizada.  Los gremios y centrales que participaron el miércoles del acto frente al Congreso, fueron los que se reunieron el 20 de noviembre en Luján y manifestaron su desacuerdo con las reformas y la necesidad de reaccionar, de no perder más tiempo. Esos sectores y gremios  son los que salieron ayer:  Camioneros,    gremios de la CGT nucleados en la Corriente Federal de los Trabajadores, las dos  CTA,  numerosas agrupaciones y regionales del interior, a los que además  se sumaron    movimientos sociales,  organizaciones estudiantiles, organizaciones que nuclean a trabajadores del sector informal, como la  CTEP o el Frente por el trabajo y la Dignidad Milagro Sala, muy distintas entre sí, y distintos sectores políticos, también con muchas diferencias. El objetivo es un gran  frente de unidad que luche contra el ajuste y el  ataque que significan las reformas.   También hay un posicionamiento común, que se manifestó en los discursos, respecto del grave retroceso democrático, el ataque al estado de derecho y el repudio al estado represivo  y persecutorio que instauró el macrismo.

Así lo sintetizó Hugo Yasky, en un pasaje de su discurso  “Tenemos una misma convicción, no queremos entregar las conquistas del Movimiento Obrero, no queremos entregar a los jubilados, no nos queremos arrodillar  y  a este gobierno de ricos para ricos le decimos que somos orgullosamente clase trabajadora  y vamos a pelear cada vez que quieran atacar nuestros derechos”.

En el mismo sentido se expresó Pablo Moyano: “Se repite la historia cada vez que hay un gobierno liberal…Lo primero que hacen es atacar a los trabajadores. (La reforma) sabemos que es para sacarnos todos los derechos adquiridos, que han costado vida y cárcel a muchos dirigentes, vamos a dar pelea cada vez que el Gobierno intente llevar por delante los derechos de los trabajadores”

 

Es mentalmente sano despojarnos de todo tipo de subjetividad, reconocer que son más las veces que nos equivocamos que las que acertamos. Es económicamente conveniente terminar con los odios de clases, odios partidarios y odios ideológicos para comenzar a ser más prácticos.

Saquémonos la venda de los ojos y empecemos a mirar a  nuestros pares como a sí mismo para tener un solo objetivo:  vivir en dignidad

Hay muchos compañeros que fueron, son y serán partidarios de este gobierno nacional… y es válido en toda democracia, pero lo que todo compañero debe entender, es  que el daño que se le está causando a nuestros jubilados –que es como si nos lo estuvieran causando a nosotros mismos-  es inimaginable, es condenar a nuestros jubilados a la miseria lo que  significa que posteriormente  a  nosotros mismos estaremos condenados a la misma miseria.

A la hora de las campañas electorales muchos candidatos prometen lo que no van a cumplir y una vez en su banca,  votan leyes según los amiguismos y compromisos personales dando la espalda al pueblo  para convertirse en  beneficiarios para unos pocos.  Y es entonces cuando vienen los lamentos  en algunos casos y los reproches en otros de quienes los convirtieron en legisladores  con su voto. Terminemos con los lamentos y los reproches, empecemos a pensar en nosotros mismos, a la hora de elegir nuestros gobernantes, no votemos en contra de … y votemos a favor de nosotros mismos.

La votación que le dio media sanción a la reforma previsional nos da la clara visión que en el Congreso se han consensuado intereses que no son los nuestros, que en el Senado (como seguramente pasará en Diputados) se olvidan de los intereses de quienes los votaron, por lo que hoy el Congreso es una gran mesa de negociación donde el pueblo está ausente.

Por todas estas razones, me pareció sano mostrar quienes apoyaron la sentencia contra nuestros jubilados. Tengamos en claro compañeros, que seguimos nosotros, sin importar a quién votó usted.

Tal como votó, vemos que  nuestro senador cordobés no representa a los jubilados

Señora de Lamparita

 



 

Así votó cada senador en relación a la reforma previsional que reducirá en 2018 las jubilaciones

Juan Manuel Abal Medina (FpV PJ): se abstuvo – Eduardo Aguilar (FpV PJ): en contra – Hilda Clelia Aguirre (Frente Popular Riojano): en contra –  Ana Claudia Almirón (FpV PJ): en contra –  José Alperovich (FpV PJ): a favor –  Walter Barrionuevo (FpV PJ): a favor –   Roberto Basualdo (Frente Producción y Trabajo-San Juan): a favor –  Inés Blas (FpV PJ): a favor – Myriam Boyadjian (MPF): a favor –  Silvia Elías de Pérez (Cambiemos): a favor – Carlos Espínola (FpV PJ): en contra –  Liliana Fellner (FpV PJ):  en contra –  Fernández Sagasti (FpV PJ): en contra –  Fiore Viñuales (FpV PJ): a favor – Marcelo Fuentes (FpV PJ): en contra –  García Larraburu (FpV PJ): en contra –  Virginia García (FpV PJ): en contra –  Silvia Giacoppo (UCR): a favor –  María Leguizamón (FpV PJ): a favor –  Jaime Linares (FAP): se abstuvo –  Daniel Lovera (FpV PJ): a favor  – Alfredo Luenzo (Chubut Somos Todos): se abstuvo –  Mirtha Luna (FpV PJ): a favor –  Juan Carlos Marino (Cambiemos): a favor – Ernesto Martínez (Cambiemos): a favor –  José Mayans (FpV PJ): a favor – Omar Perotti (FpV PJ): en contra –  Daniel Pérsico (FpV PJ): a favor – Petcoff Naidenoff (UCR): a favor – Miguel Angel Pichetto (FpV PJ): a favor –  Pilatti Vergara (FpV PJ): en contra, – Federico Pinedo (Cambiemos): a favor, – Marina Riofrío (FpV PJ): en contra –  Rodriguez Machado (Cambiemos): a favor –  Braillard Poccard (Encuentro Corrientes): a favor –  Salvador Cabral (Frente Renovador de la Concordia): a favor –  Carlos Caserio (Unión por Córdoba): a favor –  Oscar Castillo (Frente Cívico de Catamarca): a favor – Julio César Catalán Magni (FpV PJ): a favor –  Julio Cobos (Cambiemos): a favor  – Carmen Crexell (MPN): en contra –  Alfredo de Angeli (Unión por Entre Ríos): a favor –  Norma Durango (FpV PJ): a favor –  Sandra Giménez (Frente Renovador): a favor –  Ruperto Godoy (FpV PJ): en contra –  María Teresa González (FpV PJ): a favor –  Nancy González (FpV PJ): en contra –  Pedro Guastavino (FpV PJ): a favor –  Juan Manuel Irrazábal (FpV PJ): a favor – Ada Iturrez de Cappelli (Frente Cívico): a favor –  Sigrid Kunath (FpV PJ): a favor –  María Ester Labado (FpV PJ): en contra –  Dalmacio Mera (FpV PJ): a favor –  Beatriz Mirkin (FpV PJ): a favor –  Gerardo Montenegro (Frente Popular): a favor –  Liliana Negre de Alonso (Alianza Compromiso Federal): en contra –  María Odarda (Frente Progresista): en contra –  José Anatolio Ojeda (FpV PJ): a favor –  Juan Mario Pais (FpV PJ): en contra –  Guillermo Pereyra (MPN): en contra  – Adolfo Rodriguez Saa (Compromiso Federal): en contra –  Juan Carlos Romero (Frente Popular Salteño): a favor – Angel Rozas (Unión por Chaco): a favor –  María de los Angeles Sacnun (FpV PJ): en contra –  Fernando Solanas (Proyecto Sur): en contra –  Rodolfo Urtubey (FpV PJ): a favor –  Marta Varela (Cambiemos): a favor –  Pamela Verasay (Cambiemos): a favor –  Gerardo Zamora (Frente Cívico): a favor