CUANDO EL ORGULLO PUEDE GARANTIZAR LA RESISTENCIA

Ante la adversidad, el dolor y malestar que cualquier argentino tiene en este momento producto de esta traición a la patria, traición a la Constitución, traición a la voluntad democrática de nuestro pueblo, ante la represión que se vivió en estos días y también en los días previos, porque –si bien no apoyamos en absoluto el vandalismo- no aceptamos   que el Estado utilice la represión como elemento indispensable para sacar las leyes que el pueblo no está apoyando.  Hablo de orgullo porque como Secretario General del Sindicato de Luz y Fuerza de Córdoba, el pecho se me infla cuando veo a mis compañeros estar identificados con la causa de la resistencia.  Hemos planteado la necesidad de la unidad y no tan sólo la estamos consiguiendo en nuestro gremio, sino que esta unidad la queremos trasladar al movimiento obrero y a todos los sectores sociales, porque es de esa manera que los sectores políticos se juntan para poder llegar con sus grandes diferencias a aprobar una reforma previsional que no tan sólo atenta contra nuestros jubilados sino también contra otros sectores desprotegidos de la sociedad.

Cuando el ciudadano común vota a un partido de  la derecha, o de izquierda o del sector político en el cual uno milita, confía que tras las elecciones esos candidatos serán los custodios de las instituciones, que respetarán la Constitución, que  respetarán la democracia.  Sin embargo muchos de ellos han dejado bastante que desear en razón de que han aceptado la presión de los gobernadores y a su vez los gobernadores han aceptado la presión de la presidencia de la Nación. Y cuando hablamos de insensibilidad, es porque uno quiere llegar a las fiestas de fin de año con un clima festivo para abrazar a sus afectos, quiere pasar un momento de felicidad distinto, pero lamentablemente nos toca enfrentar al poder que atenta contra los ingresos de los jubilados.  Hasta hemos visto que muchos jubilados también se han movilizado y fueron duramente  reprimidos.  Quienes aún tienen a un padre jubilado o una madre jubilada, saben de qué estamos hablando y de alguna manera sienten afectados sus sentimientos producto de esta nefasta reforma previsional.

En beneficio de ellos, debemos orgullosamente decir que somos lucifuercistas y que frente a esto que ha pasado todavía quedan instancias de resistencia. Aquellos que ya no tenemos a nuestros padres, que ya no están en nuestro mundo, esta injusta situación  nos genera una obligación extra porque realmente si los tuviéramos a nuestro lado, indudablemente que el compromiso es uno y al no tenerlo el compromiso es otro pero tiene la misma dimensión, porque de alguna manera nos están obligando a que nos paremos, resistamos y empecemos a buscar todos los medios para imposibilitar que esta reforma termine siendo lo desastroso que será para los que menos tienen y más necesitan.  Porque esto ha sido nada más y nada menos que un recorte a la vida de los sectores más desprotegidos. Por eso los litigios judiciales se van a dar a lo largo y ancho de nuestro país porque la reforma tiene aspectos inconstitucionales que vamos a empezar a analizarlos y cuestionarlos. Nuestra organización sindical tiene los conocimientos técnicos para enfrentar esto, tiene la movilización del gremio para acompañar estos reclamos, pero también tenemos la obligación de no abandonar la lucha porque todavía esto no ha terminado. Cuando les manifestaba a los compañeros que la reforma tributaria tiene una vinculación directa con la reforma previsional y que va a traer como consecuencia más adelante la intención de la reforma laboral, no estábamos desubicados sino que lo hacíamos con responsabilidad, diría yo extremadamente responsables cuando dijimos y decimos que si estas leyes pasan el Congreso no deben pasar las instituciones de los trabajadores, esta es la consigna que debe tener cada una de las organizaciones gremiales y sociales. Esto no significa ser rebelde por ser rebeldes sin tener resultados, la rebeldía es un aspecto de resistencia.  Nuestra organización sindical siempre ha tenido equilibrio necesario producto de que hemos tenido que movilizarnos en muchas oportunidades.  Hemos tenido el equilibrio de plantarnos ante el poder de turno y también de brindarles a los cordobeses nuestro mayor esfuerzo para garantizarles la calidad de servicio que hoy día tenemos.

Tenemos que recordar que la reforma previsional que impulsaron Menem y Cavallo terminó creando el sistema de AFJP. A ese objetivo apunta el plan de hacer converger todas las cajas de jubilaciones provinciales a un sistema previsional único en la República Argentina. Esta reforma previsional la diseñaron para llevarnos por ese camino.

Indudablemente vamos a seguir resistiendo por lo que tenemos que empezar a explicarles a los cordobeses y a todos los sectores sindicales y a todos y cada uno de nuestros compañeros de trabajo, que a esta reforma previsional solo la pueden parar los sectores del mundo del trabajo.  Es el movimiento obrero argentino la herramienta fundamental que los trabajadores tenemos para expresarnos e impedir que leyes nefastas que eliminan las conquistas sindicales pasen por el Congreso como si pasaran por una casilla de peaje. Es hora que el movimiento obrero esté unido porque vamos a resistir aunque sea individualmente, pero qué importante sería si resistimos en conjunto y qué importante sería que esa resistencia en conjunto de los sectores del trabajo pueda garantizar concretamente programas de gobierno, proyectos como los de La Falda y Huerta Grande.  Qué importante sería poder llevar esas banderas para que se vuelva a identificar a la clase trabajadora como el eje fundamental del crecimiento de la patria y volver a un modelo de producción donde el consumo popular sea la herramienta de crecimiento que necesitan todos los hogares para estar bien y acceder al derecho a una salud digna, a vivienda, a educación, derechos que parece que los gobiernos están olvidando porque hoy día hay recortes en la asistencia médica, atentando contra las obras sociales, eliminando los recursos genuinos que se necesitan en los hospitales para atender a la gente de menores recursos. Si hablamos de la canasta básica de alimentos, indudablemente que estamos viendo que el incremento de la misma es constante y atenta contra los sectores más humildes. A su vez vemos que en el aspecto educativo se nos nivela hacia abajo para que no tengamos derecho a crecer intelectualmente para generar proyectos con distintas tecnologías y puntos de vista y pararnos sobre una ecuación de inteligencia. Y si analizamos el tema de vivienda, quién no sufre hoy esta necesidad. Entonces el resultado de estas jornadas nubladas para la democracia, de estos días oscuros para la libertad de expresión y para el sostenimiento de los más desprotegidos, es sentirnos traicionados, porque muchos de quienes nos manifestaron que no iban a avalar ningún proceso que perjudicara a los sectores más desprotegidos, hicieron totalmente lo contrario, y esto no lo debemos olvidar.

El movimiento obrero se tiene que hacer cargo de algunas cuestiones que son sumamente preocupantes. El movimiento obrero o se une o se une, no puede estar pasando lo que ha venido pasando en estos días. Se decreta una medida nacional y después gremios individualmente levantan la medida, en lugar de expresar una unidad férrea con un contenido de resistencia se presenta a la sociedad la división del movimiento obrero.  Esto realmente golpea fuertemente a la historia de resistencia que ha tenido no tan sólo Córdoba, porque todas las provincias de una manera u otra han resistido.

Pasaron muchas cosas en nuestra provincia como el Cordobazo, el Viborazo, acciones que fueron realmente producidas por el malestar social no tan sólo para defendernos, para recuperar la democracia, sino también para construir un país distinto. Los trabajadores organizados tuvimos mucho que ver en la resistencia a la etapa de la dictadura militar en la que se sufrió muy mucho, pero supimos recuperar la democracia. Pero lamentablemente todo lo conquistado durante muchos años hoy en democracia lo estamos perdiendo producto de que los que conducen el destino de nuestra patria, tanto a nivel nacional, provincial y municipal, no han entendido lo que el pueblo quiere. El voto no da a ningún sector político el respaldo para la traición, el respaldo para ir en contra de los intereses del pueblo, el respaldo para ir en contra de la Constitución, el respaldo para que repriman para que salgan las leyes en contra del pueblo en el Congreso, el respaldo para la militarización de las calles que venimos viendo desde hace varios meses antes del tratamiento de la reforma previsional. Realmente es preocupante, pero vuelvo a plantear que tiene muy mucho que ver el movimiento obrero.

Vuelvo a plantear por qué tengo el pecho hinchado y por qué estoy orgulloso de mi gremio, porque he visto cosas que hace tiempo no veía, el compromiso, la participación, el protagonismo de los Delegados y militantes. No todos los gremios se reúnen un domingo –como lo hicimos nosotros- para debatir ante una instancia de reforma previsional que es consecuencia de las nefastas políticas del gobierno que van excluyendo a los trabajadores activos y pasivos.

Tenemos que ser conscientes de que esto no queda acá, porque van a querer venir por más y nosotros vamos a resistir.

En el debate de la Reunión Conjunta de Consejo Directivo y Cuerpo General de Delegados del domingo 17 de diciembre, lo desarrollamos en el medio de un gran problema climático que provocó que miles de usuarios lo único que quisieran era que se les restableciera el servicio.  Se tomó la determinación de que los compañeros afectados a la tarea de reponer el servicio no participaran en la movilización porque tenían que estar restableciendo el servicio, tarea que como siempre la hicieron bien, en el menor tiempo posible pese a la falta de personal.

La concentración en el Edificio Central del día lunes 18 de diciembre fue muy importante por la contundente presencia de los compañeros, y en esto hay que reconocer la militancia del Cuerpo General de Delegados, la militancia del Consejo Directivo, el compromiso de todos los compañeros y compañeras que marcharon.

Si bien se sintió la ausencia del resto de los compañeros que estaban trabajando, cada uno de los compañeros que no se encontraban afectados al servicio se multiplicaron en esfuerzo, porque la columna de Luz y Fuerza volvió a ser una de las más grandes, volvió a ser la que deja un camino a seguir.

Por eso es importante compañeros, decirles que la lucha continúa, que no hay que bajar los brazos.  Este choque contra la espalda que nos dieron los sectores políticos nos debe permitir pasar por sobre ellos para ponernos adelante, porque nunca hay que dejar que nos den la espalda y que quedemos atrás de una injusticia. Debemos superar ese momento para ponernos adelante y seguir construyendo la rica historia de nuestra patria con la guía de ilustres dirigentes sindicales que ha dado nuestra querida provincia. Creo que la juventud lo está entendiendo, creo que los cordobeses nos estamos despertando, pero por sobre todo, creo en la fuerza de mi querido Sindicato de Luz y Fuerza de Córdoba.

 

 

Gabriel Suárez 

Secretario General

 

 

 



Repudiamos una nueva represión a los trabajadores azucareros en Jujuy

En miércoles 20, la policía de la provincia de Jujuy, donde gobierna el carcelero Gerardo Morales, reprimió brutalmente una protesta de los trabajadores del Ingenio La Esperanza, que reclamaban por sueldos adeudados de noviembre y por la reincorporación de 400 trabajadores despedidos.

El  Ingenio la Esperanza, el segundo más grande Jujuy después del Ingenio Ledesma, viene con conflictos hace ya un tiempo. La represión fue brutal en el lugar de la protesta y luego se desató una cacería por las calles de San Pedro dejando 20 detenidos y una docena de heridos. Agravando la situación y en un claro hecho de persecución, se pidió la captura  de toda la Comisión Directiva del Sindicato. Repudiamos enérgicamente este atropello y nos solidarizamos con todos los trabajadores del Ingenio y sus familias.



 

 

 

 

 

.