A 59 AÑOS DEL NACIMIENTO DE EPEC

El 1º de Abril de 1953 se ponía en marcha nuestra Empresa Provincial de Energía de Córdoba, que había sido creada por la Ley Provincial Nº 4358 el 31 de Diciembre del año anterior. Gobernaba la provincia Raúl Felipe Luchini y la nación Juan Domingo Perón.

Culminaba así un proceso de recuperación de la soberanía energética y de reordenamiento del sistema eléctrico provincial, que había comenzado en 1946, en el marco de una política nacional que había estatizado los servicios públicos, política cuya máxima expresión fue el Artículo 40 de la Constitución Nacional de 1949, que establecía que esos servicios debían ser prestados por el Estado.

En Córdoba, ese proceso había comenzado en 1946, cuando el entonces gobernador Argentino Auchter dispuso la nacionalización de las empresas eléctricas extranjeras, que prestaban un mal servicio, no invertían para mejorarlo y planeaban extender en el tiempo el monopolio que detentaban. Se trataba de la Compañía de Luz y Fuerza Motriz de Córdoba y la Compañía General de Electricidad de Córdoba, propiedad del holding norteamericano The Electric Bond and Share Company, controlado por la trasnacional General Electric.

Los decretos de Auchter dispusieron la caducidad de las concesiones, la incautación de todos los bienes de las empresas y la creación de la Comisión Administradora del Servicio Público de Electricidad, que en 1949 se convirtió en el Servicio Provincial de Energía de Córdoba (SPEC). En este sentido, hay que destacar que Córdoba fue pionera en decisiones trascendentes que comenzaban a tomarse en todo el país para consolidar la independencia económica y soberanía política.

Una empresa provincial y estatal

En 1952, Córdoba estaba en pleno proceso de desarrollo industrial, a partir del núcleo tecnológico y de formación de recursos humanos que fue primero la Fábrica Militar de Aviones y luego Industrias Aeronáuticas y Mecánicas del Estado (IAME). Se requería más energía y se decidió entonces crear  una empresa provincial estatal, que unificase la prestación del servicio y contase con la autonomía suficiente para acelerar la expansión de la infraestructura eléctrica

En ese momento, el servicio eléctrico era prestado por el SPEC (Córdoba y zonas adyacentes y Villa María y zonas adyacentes) y la Dirección General de Energía Eléctrica, tenía a su cargo el servicio en las localidades cuyas centrales eléctricas habían sido instaladas, expropiadas o intervenidas por la provincia (además controlaba los servicios que seguían a cargo de particulares, cooperativas o sociedades comerciales).

La creación de EPEC unificó estos organismos en un solo ente, que contaba además con la independencia administrativa y autonomía operativa necesarias para dar rápida respuesta a los requerimientos del crecimiento económico provincial y a las necesidades de la población. La  infraestructura eléctrica, que había tenido un desarrollo importante desde 1946, logró otro fuerte impulso. La electricidad llegó con EPEC a todos los rincones de la provincia, a costos accesibles, con lo que se convirtió en un factor de progreso de primer orden.

El protagonismo de Luz y Fuerza

Nuestro Sindicato tuvo una importante participación en la elaboración de la ley que creó EPEC. Cuando comenzó a discutirse la ley de creación de EPEC, los sindicatos de Luz y Fuerza designaron cuatro representantes para discutir el tema con el gobierno provincial: dos por Córdoba, que eran Cristóbal Sierra (secretario general) y Atilio Borserini (secretario adjunto) y dos por Villa María, Cristóbal “Caballo” Pérez y Roberto Bottino. Los Gremios proponían crear un  Tribunal Paritario con facultades resolutivas;  una comisión paritaria para discutir el convenio colectivo; elaborar un registro de denominaciones único y el listado de quienes pasarían a formar parte de la empresa, limitado a quienes efectivamente estaban afectados a la prestación del servicio eléctrico.

El proyecto avanzaba en la Legislatura de la Provincia y los sindicatos no habían podido expresar sus propuestas. El 23 de Diciembre estaba previsto tratar la iniciativa, por lo que los sindicatos esta vez exigieron –amenazaron con medidas de fuerza- ser tenidos en cuenta. Es así que el gobernador decidió retirar el proyecto de la Legislatura y discutirlo con Luz y Fuerza.  En una semana, se pudieron incorporar los cambios que proponían los trabajadores: se creó  el Tribunal Paritario, que tenía carácter resolutivo, es decir que sin dictamen del Tribunal, el Directorio no podía adoptar ninguna resolución en temas laborales o gremiales, y se conformó la Comisión Paritaria, entre otras modificaciones.

(Agradecemos al compañero Marcelo  Miranda por su aporte)

El primer directorio

El primer Directorio de EPEC estaba integrado por el ingeniero Mario Ninci (presidente), el ingeniero Raúl Severino Stinson, el contador Pedro De María y el abogado Juan Carlos Cammisa.  Stinson fue luego reemplazado por el ingeniero Francisco Pérez Zorrilla, que venía de Agua y Energía.

No lo olvidemos

El decreto que en 1946 dispuso la estatización de las empresas eléctricas extranjeras, expresaba conceptos en sus considerandos, referidos a los grandes holdings trasnacionales, que deberían estar siempre presentes en la memoria de los trabajadores:

“Los pésimos efectos que la penetración de los holdings producen en el orden político, social y económico del país, son también evidentes. Por su inmenso poderío, por la implacable persecución de su fin esencial: lucro y acaparamiento, sin rechazar medio alguno, constituyen estas organizaciones serias amenazas al orden político por el menoscabo de la soberanía…Importan una fuerza capitalista extraña a la Nación, que sólo se aplica a producir desarrollos útiles a los capitales y a ejercitar influencias favorables a los mismos, que son opuestos o distintos de los convenientes a la Nación. Esas influencias, que pueden llegar a la prepotencia, sobre todo por la asociación de intereses del mismo origen, procuran establecer la extracción organizada y permanente de la riqueza nacional, para concentrarla y lucrarla en las entidades matrices extranjeras. Ello produce el comercio extranjero rico en la Nación pobre”