EDITORIAL POR SEÑORA DE LAMPARITA

“SANDRA, NO VENGAS EH. NO VENGAS PORQUE TE VOY A MANDAR A LA CONCHA DE TU MADRE. ¡SOS UNA PELOTUDA!”

Éstas son palabras con la que nuestro Ministro de Trabajo de la Nación a través de un WhatsApp, despidió a su empleada Sandra Viviana Heredia, lo que además pinta de cuerpo entero al gobierno nacional que tenemos que padecer como pueblo argentino.

Según la empleada estos insultos fueron resultado de una llegada tarde por su parte.

Tras ésta polémica se pudo conocer los pormenores de la función que desempeñaba la empleada de Triaca.

Sandra Heredia trabajó desde el año 2012 en una quinta que pertenece a la madre del actual Ministro de Trabajo realizando tareas de casera y además de organizadora de las reuniones que el Ministro Triaca desarrollaba en la quinta. Por el trabajo de casera estuvo en negro desde 2012 hasta que fue blanqueada a partir de fines de 2015, mientras que por la tarea de “asistente” del Ministro Triaca ha estado en negro desde 2016.  El Ministro Triaca además la nombró como Delegada interventora de SOMU, Sindicato de Obreros Marítimos Unidos (cuyo Secretario General  el caballo Suárez fue detenido); obsérvese bien, de empleada en una quinta a delegada interventora de un sindicato, del que  no tenía nada que ver.

Triaca ubicó a la mujer en el SOMU luego de un pedido de aumento de sueldo: “No te puedo aumentar, pero te puedo dar un `trabajito´ en el sindicato”.

Podemos afirmar con total seguridad que hemos retrocedido decenas de años en derechos, en todo tipo de derechos, no solo me refiero a los derechos laborales, porque también esta máxima autoridad laboral se da el lujo de imitar a un patrón de estancia que se permite maltratar a una mujer sin siquiera importarle aplicar violencia de género a su empleada doméstica. Es terrorífico observar cómo nos están avasallando a los laburantes sean hombres,  jubilados o mujeres, porque como mujer me irrita cuando violentan a una mujer. Es más terrorífico aún ver un pueblo manso que permite que su nación se derrumbe, se endeude y que se lo atropelle en todos sus aspectos sabiendo que los únicos que pagarán las consecuencias será  como siempre el mismo pueblo, que en este caso pareciera un pueblo masoquista.

Por el modo de actuar, puedo decir que Triaca no es mejor ni peor que el resto de los funcionarios que pertenecen al gobierno nacional, a todos los une la hipocresía y el mismo origen corrupto.

Cuánto más nos tenemos que enterar para convencernos que no hubo gobierno más nefasto en toda nuestra historia que éste que estamos viviendo. Es imperioso que comencemos a defender nuestra Constitución y que hagamos valer nuestros derechos, porque dormidos perjudicamos solo a nuestras familias.  ¡¡¡Por eso les pido que DESPERTEMOS!!!

Sra. de Lamparita

 

 

 

 

.