HISTÓRICA MARCHA DEL DÍA DE LA MUJER LAS MUJERES LUCIFUERCISTAS EN LA CALLE

 

Ayer jueves 8 de marzo la ciudad de Córdoba desbordó de miles y miles de mujeres,  que al igual que en todo el país y el mundo,  protagonizaron una de las jornadas del 8 de marzo más importantes y multitudinarias.

Nuestro sindicato estuvo presente con un nutrido grupo de compañeras que salieron desde nuestra sede sindical  y se encontraron con compañeras de distintos gremios en la  columna de la Intersindical de Mujeres en Colón y Fragueiro. Estuvieron presentes además de Luz y Fuerza de Córdoba, UEPC, Suoem, Gráficos, La Bancaria y Adiuc, entre otros.

Convocatoria masiva

Impulsada desde hace dos años como un paro internacional de mujeres, esta es una fecha en el calendario feminista que viene creciendo mucho. Se venía sintiendo que iba a ser una convocatoria multitudinaria desde las asambleas preparatorias convocadas por el Colectivo Ni Una Menos. En cada asamblea quedaban compañeras afuera del auditorio de la facultad de derecho.

Se venía sintiendo una movilización masiva  y ayer quedó plasmado en una histórica convocatoria, a  las 18,  sobre Colón y Cañada ya se observaba. Las columnas apretadas, y la marcha detenida durante un largo rato.  Había muchísimas mujeres, de todas las edades, mujeres, trans, niños y niñas, familias enteras, también hombres que acompañaron realizando tareas de seguridad, prensa o simplemente marchando respetuosamente atrás de cada columna. Eran las 19 y el frente de la marcha ya estaba llegando al escenario, atrás las últimas columnas recién empezaban a marchar. Las conductoras de la marcha, al llegar al escenario, confirmaban  lo que se vivía en las calles, “somos miles… no,  me equivoco, somos decenas de miles compañeras, cerca de 40 mil”, dijo la locutora emocionada.

La columna principal estuvo encabezada  por víctimas de violencia de género, por familiares de víctimas de femicidios, por trabajadoras despedidas, por mujeres trans y por referentes del colectivo Ni Una Menos,  allí  se veían  los carteles con los rostros de las víctimas de la violencia machista. Atrás,  una marcha colorida, alegre, intervenciones artísticas mechaban las columnas, humo de color, batucadas, miles de voces femeninas cantando a viva voz, flores, pañuelos, rostros y cuerpos pintados con distintas consignas.

Uno de los reclamos que estuvo muy  presente en todas las columnas fue el pedido de legalización del aborto, manifestado en cánticos y una marea de pañuelos verdes, que identifica a la Campaña Nacional por el Aborto Legal, seguro y gratuito, a través de la aprobación de un proyecto que ingresó al Congreso de la Nación que busca despenalizar el aborto.

Otras consignas fuertes fueron basta a la violencia, y sí a la igualdad de género, reconocimiento del trabajo no remunerado, junto al reclamo por el ajuste del gobierno nacional, la precarización laboral, la brecha salarial y la desigualdad de oportunidades que sufren las mujeres trabajadoras.

A las 20 la marcha llegó al monumento a Agustín Tosco, a media cuadra, sobre Hipólito Irigoyen,  estaba montado el escenario desde donde se leyó el documento de la convocatoria, aprobado por la asamblea. Luego comenzó el show artístico de cierre.

El movimiento de mujeres, amplio, plural y  heterogéneo,   pisa cada vez más fuerte con un amplio abanico de reivindicaciones pero con un objetivo claro, terminar de una vez con las desigualdades de género y la violencia contra las mujeres. “Abajo el patriarcado, se va a caer,  se va a caer, arriba el feminismo que va  a vencer,  que va  a vencer”, coreaban decenas de miles de mujeres.  Y cuando las mujeres se deciden, van en serio.  ¡Arriba las mujeres que luchan por sus derechos  y arriba las mujeres trabajadoras!

 

 

 

 

.