CARLOS CAFURE – PROYECTO DE LEY NACIONAL DE PARITARIAS

Nuestro compañero y abogado Carlos Emanuel Cafure -Delegado del Departamento de Planificación y Gestión- ha generado un nuevo proyecto de ley que apunta a resguardar el poder adquisitivo de todos los trabajadores y los convenios colectivos frente a la postura del gobierno de Macri de poner restricciones a las negociaciones paritarias.

La iniciativa fue ingresada al Congreso Nacional a través del diputado José Luis Ramón, y establece un nuevo marco normativo para la discusión salarial de todas las actividades tanto del ámbito estatal como privado, garantizando paritarias libres, un piso salarial y la obligatoriedad de la cláusula gatillo.

Nuestro sindicato apoya esta importantísima propuesta del compañero Cafure, quien además es autor de los proyectos de ley contra la Violencia Laboral y de Promoción de la Alimentación Saludable y Actividad Física para Trabajadores, que cuenta con el aporte del Dr. Diego Caviglia, compañero que se desempeña en el área de Medicina Laboral.

En su lugar de trabajo, la Gerencia de Recursos Humanos y Desarrollo Organizacional, entrevistamos a Carlos Cafure:

 

– ¿Por qué surgió la necesidad de generar esta iniciativa?

– Dado que el gobierno terminó por derogar la Paritaria Nacional Docente, en claro desprecio por las leyes laborales vigentes para imponer, en general, condiciones indignas para la discusión salarial, la idea fue hacer un proyecto que apuntara a cosas fundamentales que nos importan a los trabajadores, ya que en los últimos tiempos hemos visto cómo se impulsan y se avanza con proyectos que perjudican a los jubilados y a los trabajadores en actividad. Entonces desde mi humilde lugar trato de sumar con este tipo de propuestas para que también se debatan leyes que nos beneficien, pese a las políticas neoliberales que se aplican.

 

– ¿Qué contempla tu proyecto de Ley Nacional de Paritarias?

– La dota de un nuevo marco normativo para la realización de paritarias libres en todas las actividades laborales estatales y privadas, con aplicación obligatoria en todo el país, incluidos los municipios.

El proyecto especifica un procedimiento de discusión claro tanto para los empleadores como para los sindicatos. Estipula que el primer día hábil de febrero de cada año, las partes se reúnan para comenzar la discusión salarial y en un plazo no mayor a 15 días corridos se cierre un acuerdo con el fin de evitar las demoras especulativas de la patronal. Caso contrario, se prevé la aplicación automática del porcentaje del sector que firmó la paritaria más elevada del año en curso. El Ministerio de Trabajo de la Nación será la autoridad competente y de homologación de los acuerdos, pero hay un aditamento muy importante, se prohíbe al Ejecutivo intervenir o interferir en la libre negociación salarial.

 

– ¿Se plantea algún cambio sustancial?

– Hay dos aspectos puntuales, uno hace referencia al piso salarial. El sueldo inicial de cualquier trabajador no podrá estar por debajo del valor de la canasta básica total informado por el INDEC, y pongo el INDEC ya que el gobierno aseguró que los datos oficiales que brinda son veraces. ¿Y por qué debe ser ése, el salario inicial?  En su campaña electoral el presidente dijo que uno de sus ejes de gobierno iba a ser combatir la pobreza, por eso considero que el salario inicial de un laburante no tiene que estar por debajo de la línea de pobreza.

Por otro lado, se vuelve obligatoria en todas las paritarias (estatal o privada) la cláusula gatillo, teniendo en cuenta el contexto inflacionario que vive el país. Sabemos que en muchas discusiones quiere excluirse la cláusula gatillo por inflación, por eso incorporé en el proyecto la prohibición expresa de poner techo a las paritarias.

 

– La intromisión del gobierno en las paritarias ciertamente es parte de un accionar represivo. ¿Qué análisis realizas al respecto?

– Algo más grave dentro de lo que hace a la reforma laboral, es esta oleada de medidas y proyectos que van en contra de derechos adquiridos. El puesto de trabajo es un derecho adquirido y se está despidiendo a un montón de trabajadores registrados que vienen aportando al sistema previsional, a su gremio, a su obra social sindical, para terminar sustituyendo el trabajo registrado por el de monotributista. Es lo que el gobierno nacional llama el “emprendedurismo”. Es decir, existe otra forma de flexibilización laboral que busca reducir los aportes al sistema previsional público y reducir los aportes sindicales. Evidentemente la intención es golpear, desprestigiar a las organizaciones sindicales porque es la última barrera que tiene el gobierno para avanzar sobre los derechos, por eso estamos viendo esta embestida tanto sobre dirigentes como a sindicatos, armando causas, judicializando el reclamo gremial. Creo, en todo caso, que debe ser la Justicia quien tiene que determinar si el dirigente o la organización sindical ha cometido algún delito, en cambio se generaliza al sindicalismo cuando hay muchos dirigentes que hacen las cosas bien. Es claro que a través de estas maniobras se busca enfrentar a la sociedad con los sindicatos que se oponen al neoliberalismo.

 

– ¿Cómo llegaste al diputado José Luis Ramón, que no pertenece a ninguno de los partidos tradicionales?

– Una vez que están listos cada proyecto que elaboro, voy contactando a distintos legisladores para interesarlos por el tema. Al no militar en ningún partido político tengo la libertad de sentarme con los representantes de cualquier bloque partidario para debatir, ver quienes tienen la voluntad política de presentar la propuesta y continuar comprometiéndolos con el tema, porque no se trata sólo de presentar el proyecto de ley, busco que se trate y se apruebe.

Si la política está alejada de la gente y no salen leyes a favor de la gente, lo que queremos quienes participamos de esto, es canalizar las necesidades mediante estos proyectos.

 

¿Las otras iniciativas han tenido avances?

A nivel nacional, el proyecto contra la Violencia Laboral perdió estado parlamentario porque no se trató durante el período legislativo y además la diputada que lo presentó finalizó su mandato, con lo que se va a volver a presentar seguramente a través del diputado Ramón del Partido Intransigente. Respecto al proyecto de ordenanza en el Concejo Deliberante (presentado por el Bloque de Unión por Córdoba), fue declarado de interés general por la Facultad de Derecho de la UNC y ahora por la Facultad de Psicología, es decir, tiene el visto bueno en el aspecto médico y legal.

Sobre el proyecto de Promoción de la Alimentación Saludable y Actividad Física para los Trabajadores (ingresado a través del legislador Juan Pablo Quinteros), hemos conseguido el apoyo de la Escuela de Nutrición de la UNC, del Colegio de Nutricionistas de la Provincia y de la Federación Argentina de Graduados en Nutrición. Durante este año haremos gestiones en distintos ámbitos para que tenga un mayor apoyo y lograr que sea discutido por la Legislatura.

 

A partir de la publicación de tu libro y del proyecto contra la violencia laboral, este tema tan delicado ha tenido eco en medios de prensa, como ser La Voz del Interior que viene dándole un espacio a tus columnas.

– A mí me encanta escribir, publiqué el primer libro en marzo de 2017 que aborda el tema de la violencia laboral, libro declarado de interés legislativo por la Unicameral de Córdoba, y lo bueno es tener la posibilidad de expresar un punto de vista, porque es indudable que los trabajadores tenemos diferentes opiniones, pero en general coincidimos en posiciones que nos unen como los reclamos laborales, previsionales, por el impuesto a las Ganancias, etcétera. Me parece importante que al menos la voz de un trabajador esté presente en medios locales y que se interesen en publicar estas columnas de opinión pensadas desde el lado del trabajador, que es la otra pata de la mesa que es necesaria hacer conocer.

 

– El proyecto de Ley de Violencia Laboral (18973L16) es acompañado por numerosas entidades sindicales, entre ellos nuestro Sindicato de Luz y Fuerza de Córdoba, organizaciones religiosas, cuatro facultades hasta ahora e incluso por el Defensor del Pueblo de Córdoba, pero no sale la ley en la Legislatura. ¿Cuáles son los pasos a seguir para que esto ocurra?

Quiero aclarar primero que se sumarían apoyos de muy mucho peso y estamos esperando que el papa Francisco nos responda la nota enviada hace un tiempo. Con respecto a los pasos a seguir, vamos a emprender con el legislador Ezequiel Peressini una campaña en las redes sociales y en los medios de comunicación digitales y escritos. También en los próximos días estaremos convocando a las organizaciones sindicales para evaluar qué acciones llevaremos adelante, ya que se han hecho tres presentaciones a la Legislatura para el tratamiento del proyecto y a pesar del contundente respaldo no hay respuesta.

Nuestro compañero Carlos Cafure con el Legislador Provincial Ezequiel Peressini que presentó el proyecto de Ley contra la violencia laboral que aún no se trata en la Comisión de Legislación del Trabajo, Previsión y Seguridad Social

 

 

 

.