ENERGÍA, LO QUE LA LUZ MUESTRA – POR FEDERICO FIGUEROA

“Hagan una central eléctrica, que el resto viene por añadidura”, les habría dicho Charles De Gaulle a Golda Meir, Simón Peres en París apenas se decretara por ONU la creación del estado de Israel. Esta anécdota que me contara el profesor de historia Silver (+) de UNC, con motivo de la llegada de un especialista en China, sirve para dar con el profundo impacto y significado que tiene la energía eléctrica en el desarrollo económico y la cultura de nuestra sociedad moderna. Hoy casi nadie cree que es posible “la vida como la vivimos” sin energía eléctrica. Pero al hablar de energía eléctrica no queremos decir únicamente iluminación, sino algo más significativo. En el comienzo de la historia de la humanidad, los seres humanos temíamos a la oscuridad, estábamos indefensos ante otros depredadores. El descubrimiento del fuego permitió iluminar cuevas, disipar el miedo, cocer los alimentos y más tarde la metalurgia, etc.… Miles de siglos más tarde el italiano Alessandro Volta descubría la electricidad y después   Thomas A. Édison ( Tesla), inventor de la lámpara incandescente, un  4 de setiembre de 1882 pondría en funcionamiento la primera central eléctrica e iluminaría  Nueva York. La oscuridad de la noche ha sido conquistada, y el mundo ya no sería más el mismo. La energía eléctrica cambió nuestras vidas definitivamente. Piensen un segundo en el desarrollo industrial, en los artefactos hogareños que hacen nuestra vida más confortable: heladera, televisores, cocinas, lavarropas, cafeteras, secarropas, equipos de audio, calefacción, equipos de comunicación, computadoras, todos, todos funcionan a electricidad.  Ahora llega la nueva estrella: autos eléctricos….

Como verán,  la electricidad y el desarrollo industrial han mejorado nuestra calidad de vida, y a veces con tanta velocidad, que no hemos reparado el impacto que han tenido en el medio ambiente.

Si un usuario curioso visita las oficinas de la Empresa Provincial de Energía de Córdoba, y observa, con cierto detenimiento, en las paredes de ésta, podrá encontrarse un curioso mapa que le relevará algo increíble. No es un mapa de un tesoro o un mapa geográfico, fito-geográfico, o hídrico, sino un mapa de distribución y generación de energía eléctrica en Córdoba. Allí se detalla el tendido eléctrico de alta y media tensión que se extiende por el suelo cordobés.  Líneas que llevan electricidad a más de 430 poblaciones, entre ciudades, comunas, y parajes. Es decir, el mapa muestra como 3.506.000 habitantes, reciben diariamente nuestra energía eléctrica; desde ciudades turísticas de primer nivel a pequeños parajes de calles de tierra.

¿Qué pasaría si de pronto las estaciones generadoras de electricidad dejasen de funcionar? Bien,   esas 3,5 millones de personas quedarían a oscuras, sin energía, sumergidas en un caos. Sin embargo, esos 3,5 millones de personas tienen casi ininterrumpidamente los 365 días del año energía eléctrica. Sin embargo, estos últimos días, se han escuchados fuertes voces en contra de la EPEC. Casi diría, una campaña anti-EPEC. La primera pregunta que me hago es ¿qué hay detrás de estas aseveraciones? ¿Tendrán tal vez la intención de aportar nuevas ideas a los nuevos desafíos del desarrollo? O quizás tengan otros objetivos menos samaritanos, como es el de desviar la mirada del incendio y desvirtuar la importancia de las tareas que miles de trabajadores vienen realizando para mantener en funcionamiento el sistema eléctrico de la provincia; porque como ya dijimos: Con energía todo, sin ella: Nada, solo oscuridad, cuevas y temor.

Un periodista y el intendente capitalino han tomado de blanco político a la EPEC. El periodista de la cadena de los tres eslabones, entrevistó al Secretario de Prensa de Luz y Fuerza de Córdoba, pero en todo momento no dejó de hostigarlo. Se limitó a echarle la culpa a los empleados y al costo de la energía y jamás escuchó razones. Mostró en toda la entrevista radial, cierta  malicia y debilidad conceptual, atribuible, tal vez,  a un desorden neuronal y  falta de conocimiento. Solo criticó y no escuchó. En la misma línea, el intendente capitalino, puso en duda la idoneidad y profesionalismo de los trabajadores de la EPEC. Gran error. Habría que recordarle que en las crisis de los tornados, las cuadrillas de trabajadores mostraron su eficacia y profesionalismo restableciendo en tiempo récords el servicio eléctrico en nuestra ciudad. Y es tal la reconocida capacidad que ha prestado colaboración a otras empresas de energía eléctrica en Santa Fe y Ciudad Autonoma de Buenos Aires -empresas privadas y estatales. Lamentablemente las variables climáticas, el cambio climático, tornados y tormentas, que no son manejables por los seres humanos, y ciertos hechos sociales también suelen ser causales de la interrupción del servicios, pero atribuirles la falta de  energía a los trabajadores  solo tiene un objetivo: generar un opinión en contra de la EPEC.

Quiero aclarar, que nosotros no vamos a preguntar por cuáles son los servicios, que siendo responsabilidad de la municipalidad, funcionan a la perfección, sea servicio de cloacas, transporte, salud primaria, iluminación etc…porque ustedes los saben mejor que nadie.

Conteniendo nuestra respiración, y volviendo a contemplar aquel mapa que detalla las líneas que transportan y distribuyen energía eléctrica a ciudades, pueblos, comunas y parajes, nos damos cuenta de toda su importancia.

Si se hubiese tenido una visión más amplia, si se hubiese escuchado las voces de los trabajadores, y hombres de ciencias que reclamaban más inversión y una nueva política energética, otro sería el cantar, y hoy estaríamos discutiendo otras cuestiones. Pero acá estamos.

El concepto de De Gaulle  es claro: nada es posible sin energía eléctrica. De allí su importancias para el desarrollo social y económico. Según las últimas noticias, el próximo año ingresarán al país, para su venta, 3.000 autos eléctricos y/o híbridos. Como usted sabrá, los nuevos vehículos funcionan sin combustibles contaminantes, que atentan contra  el medio ambiente. Su circulación cambiará nuestra vida. ¡Son vehículos silenciosos, con una autonomía de 100km, no atenta contra el medio ambiente, y los más radical, sus baterías se cargan con solo enchufarlas!

Sí, como lee, con solo enchufarlas. Las estaciones de servicio cambiarán su lógica. Millones de autos eléctricos comenzarán a circular, cargarán su batería en las calles en nuestra ciudad, en sus domicilios o en algún hogar de un lejano paraje. Esto es a la luz, un gran desafío y un gran negocio… pronto usted empezará a verlo.

Con todo lo dicho, tan solo pretendo contribuir al debate. No quiero creer que algún trasnochado quiera quitarle valor a nuestra empresa, para luego venderla por ineficaz. No creo que alguien se atreva a tanto… más bien quiero pensar que imaginan a la EPEC estatal como el fundamento de desarrollo de una sociedad más justa e igualitaria que nos merecemos los argentinos… ¿qué piensa Ud.?

Los Naranjitas defendiendo su fuente de trabajo que el Intendente Mestre de Cambiemos les quiere arrebatar para consolidar su negocio. La solidaridad de Luz y Fuerza de Córdoba para las Cooperativas de Naranjitas