PRIMER ENCUENTRO CONTRA LA REFORMA LABORAL

Foro de Juventudes hacia los 50 años del Cordobazo

El jueves 12 de julio, en nuestra sala Lorenzo Racero del tercer piso de nuestra sede sindical, se realizó el Primer Encuentro del Foro de Juventudes hacia los 50 años del Cordobazo que coordina el Legislador Franco Saillén.

En este primer encuentro se debatió sobre el proyecto de reforma laboral que impulsa el gobierno de Macri.  El panel fue moderado por Karen Jones (Centro de estudios Sociales UNVM) y estuvo integrado por los abogados laboralistas Dr. José Yacanto, Dr. Pedro Mendizábal, Dr. César Arese, por  Mariana Laudoavic (CISPREN), por el Diputado Nacional Pablo Carro, por el Legislador Provincial Franco Saillén y por nuestro Secretario General Gabriel Suárez.

El debate se realizó a sala repleta como demostración del elevado nivel, a modo de ejemplo reproducimos la respuesta del Dr. César Arese a la pregunta de un asistente a la reunión.  Además publicamos  el discurso de cierre de nuestro Secretario General Gabriel Suárez

Dr. Cesar Arese

–  ¿Creen que es tiempo de pensar en cambiar la relación capital-trabajo teniendo en cuenta que el capital se lleva las ganancias por el riesgo y el trabajador un mísero salario cuando arriesga su futuro y el de su familia?

–  En el campo de las relaciones del trabajo hay intereses, en el caso del capital, de hacerlo más eficiente, de calcular mayor ganancia a quienes son propietarios de las acciones, de conquistar mercados y hacer crecer las empresas, etc.

Y los intereses de los trabajadores son mejorar sus condiciones laborales, sus ingresos, prosperar, no accidentarse, no trabajar en exceso de horas.  ¿Cómo se resume esto?, con la lucha y con un instrumento que es nada menos que lo que nos cobija hoy, el sindicato.

El sindicato es en definitiva el que representa los intereses de los trabajadores en contra de los empleadores que tienen otros intereses, en este caso y en esta etapa del país alentados y protegidos por el gobierno, lo cual refuerza su poder porque es un gobierno de patrones.

Vale decir que no sólo tenemos una relación bilateral de lucha: empleadores-trabajadores, cámaras patronales-sindicatos, sino además tenemos un frente aliado de gobierno y empleadores. Consecuentemente, esto se resuelve en el campo de la lucha política y sindical.  Y en materia de intereses, con la reforma laboral planteada en el Congreso.  Particularmente en lo que hace al marco regulatorio del empleo, se juegan intereses; las patronales pretenden bajar sus costos de manera que los grandes empleadores puedan tener proveedores tercerizados y trabajadores que realicen parte de las tareas de las grandes empresas con menores costos. ¿Cómo? Permitiendo los convenios colectivos pero con el sometimiento de los trabajadores con contratos informales, con condiciones de trabajo en negro, pagando parte de su salario en negro. Esto normativamente no es posible porque tenemos una legislación que iguala la condición de los trabajadores a través de los convenios colectivos y la ley de Contrato de Trabajo.  Entonces, qué se pretende con este nuevo marco regulatorio del empleo: por un lado una moratoria para que ingresen trabajadores al sistema formal y por otro a aquellos que mantengan en la informalidad a los trabajadores van a tener sanciones, pero de menor rigurosidad a las actuales. Consecuentemente se le quita al Estado poder sancionatorio de tal manera que va ser mucho más dura, callosa, la realidad de los trabajadores en situación irregular. Y si quieren reclamar, van a poder hacerlo, pero van a recibir una reducida indemnización y en consecuencia se va a consolidar una situación de precarización de la condición laboral en las pequeñas y medianas empresas que también son proveedoras de las grandes empresas. Se trata puntualmente de reducción de costos.

Sobre las horas extra no se prevé en los proyectos actuales, sí en el que se quitó la disminución de la jornada laboral, pero, si la jornada laboral no le conviene al empleador, puede hacer un acuerdo ante el Ministerio de Trabajo y eventualmente ante la Justicia para reducir las condiciones esenciales de trabajo.

 

 

En el cierre del Foro dirigió la palabra Gabriel Suárez:

 

“Compañeras, compañeros, después de escuchar atentamente las exposiciones técnicas nos hacemos numerosas preguntas, porque muchos de los temas que se van a discutir a futuro depende de cada uno de los que estamos acá, de los más jóvenes indudablemente, con la experiencia que pueden aportar los más viejos y el equilibrio que nos dan los años de haber transitado épocas bastantes complicadas para el movimiento obrero. Tenemos que ser claros, la juventud fundamentalmente debe tener claridad, porque quienes tenemos varios años más ya conocemos estas recetas económicas, siempre se aplican en contra de la gente, buscan la eliminación del Modelo Sindical Argentino que tenemos que defender a ultranza.

Escuchaba a los expositores definir algo que es estratégico, existen cuestiones que no vamos a ganarlas en un juzgado, no vamos a ganarlas en una discusión hacia adentro del gremio, ¡únicamente se gana con la movilización de la gente en la calle, planteando la necesidad de que se nos respete como trabajadores!

Debemos tener conciencia de clase porque las recetas que padecimos y resistimos durante la dictadura, en la década del 90 y que han vuelto con el gobierno actual, son las mismas que procuran destruirnos como clase. Lo afirmo con la confianza de haber transitado treinta años de mi vida sindical en este querido sindicato de Luz y Fuerza de Córdoba, y por haber integrado distintos lugares en la CGT –nunca hubo una sola, hubo varias- pero por lo general Luz y Fuerza siempre estuvo en la combativa donde nos juntábamos con compañeros de distintos sectores planteando un solo ideal: defender a la clase a la cual pertenecemos.

Hace dos años, un modelo de exclusión social ganó las elecciones y yo les decía a mis compañeros entonces, que no era el modelo que nosotros debíamos abrazar, todo lo contrario.  Les decía que era preferible pelear contra el impuesto a las Ganancias y no lamentarse por la pérdida de los puestos de trabajo. No me equivoqué cuando manifesté eso, no me equivoqué. Podemos cuestionarle un montón de cosas al anterior gobierno, pero no podemos decir que la gente no tenía laburo. Y hoy la situación que vivimos demuestra que el modelo del anterior gobierno garantizaba la estabilidad laboral, la producción, el consumo y para nada había el hambre que se ve hoy en distintos lugares de nuestra patria. No podemos negar también que todos tenemos responsabilidad de esta realidad, porque el “voto castigo” confundió y confundió también a la juventud; y lo preocupante es el elevadísimo porcentaje de votos en Córdoba al actual gobierno, en la Córdoba de la Reforma Universitaria, la rebelde, la del Cordobazo era impensado que Macri obtuviera la cantidad de votos que tuvo, por eso es responsabilidad de todos cambiar esto porque no es lo que queremos. Nosotros abrazamos la inclusión social, creemos en la inclusión social, no en un modelo que excluye donde no hay distinción de edad ni de sexo, acá vienen por todos.

Lo que tenemos que empezar a debatir es la defensa de un modelo de inclusión y seguir rechazando la reforma laboral. Ya nos opusimos a la reforma previsional pero no se ha terminado porque quieren venir nuevamente con otra reforma que va a seguir perjudicando a nuestros compañeros jubilados. Pero también hay que hacerse esta pregunta: ¿esta receta de exclusión social tiene mucho que ver con la aparición del Fondo Monetario Internacional? Sí, ¡cada vez que el FMI apareció en nuestra querida patria se aplicaron todo tipo de recetas de exclusión!

No hay que olvidarse de esto, porque lamentablemente las políticas en contra de los laburantes se reciclan, y somos los propios trabajadores los que tenemos que ser los transmisores de esto para que no vuelva a suceder, porque hoy día la pelea también es comunicacional. Tanto el gobierno nacional como el gobierno provincial se valen de las redes sociales y de los medios monopólicos aliados que únicamente difunden los hechos que favorecen al gobierno. Pero no hay que tener miedo de decir que nosotros queremos una cosa totalmente diferente y plantearnos los cordobeses la necesidad de un análisis de qué gobernador queremos para el futuro próximo. No tenemos que tener miedo de decirlo, uno no va a dejar de ser peronista por decir la verdad, ¡si Juan Domingo Perón y la compañera Evita estuvieran acá seguro dirían que no es peronismo lo que tenemos en la provincia de Córdoba, como tampoco hay en ningún otro lugar de la querida República Argentina! Por eso la historia la tenemos que cambiar nosotros, con la juventud y con los más viejos aportado nuestra experiencia, pero con las ganas que nos contagian ustedes al verlos identificados con la defensa de la dignidad. A ningún trabajador nadie nos regaló nada, salvo Perón y Evita.

Es necesario reconocer que estábamos bien con el gobierno de Néstor Kirchner y el de Cristina Kirchner; se los cuestionaba porque nos molestaba el impuesto a las Ganancias, pero les planteo a ustedes, hoy día sería preferible renegar con el impuesto a las Ganancias en lugar de ver la cantidad de puestos de trabajo que se perdieron y se pierden. En definitiva el “voto bronca” terminó siendo un “voto castigo” que lo estamos sufriendo los trabajadores, no lo está sufriendo ningún sector político. Por eso debemos reconstruir la unidad, la unidad de clase, la unidad de los estudiantes con los trabajadores, con los que no tienen trabajo, porque si ellos no tienen trabajo es que alguna organización sindical se durmió y al dormirse perdió los puestos de trabajo de esos compañeros, porque esos compañeros fueron afiliados a alguna organización sindical, tuvieron un sostenimiento económico que les permitió mantener una familia, crecer, soñar, y hoy día eso lo han perdido. Ese es el desafío nuestro. Defendiendo las conquistas sindicales, sosteniendo el Modelo Sindical Argentino, modificando la realidad. ¿De qué manera? ¡Tomando la calle, empezando a hablar, a participar, a no tener miedo de decir que sabemos lo que se viene, que el Fondo Monetario Internacional viene por nuestra patria! pero hay algo que no se divide ni se vende, la dignidad de cada uno de nosotros y de quienes ya no están porque dieron su vida por la dignidad que tienen los trabajadores en la provincia de Córdoba y en el resto de nuestra patria.

Luz y Fuerza atraviesa un momento bastante complicado. Ya hemos vivido esta situación un montón de veces y seguiremos peleando. Lo que siempre les ha molestado a los gobiernos de turno es que se les dispute el espacio político, en la calle, en una mesa de debate. En respuesta tienen la represión al orden del día que hasta nos ha hecho modificar cómo deben ser las movilizaciones históricas de nuestro gremio, porque nos quieren tildar de violentos en cada manifestación, en cada reclamo, en cada intento de ser más dignos, para automáticamente judicializar nuestra protesta. Pero yo pregunto: ¿lo que están haciendo con cada uno de los hogares donde no hay un plato de comida, no es violencia? ¿No es desprotección del Estado que muchos niños se mueran de hambre cuando tenemos una patria rica? Nos quieren enajenar nuevamente todo, porque han vuelto a conducir los destinos del país los sectores concentrados de la economía, esos que siempre se han beneficiado durante toda la historia argentina. Pero hay que animarse a ponerse de pie y decir que no. Miremos el ejemplo de Francia.

¡Hay que volver a la Córdoba de la Reforma Universitaria, a la rebelde, a la del Cordobazo, porque hoy día la patria nos reclama!”

Karen Jones (Centro de estudios Sociales UNVM), Dr. José Yacanto, Dr. Pedro Mendizábal, Dr. César Arese, Gabriel Suárez, Mariana Laudoavic (CISPREN), Pablo Carro (Diputado Nacional) y Franco Saillén (Legislador Provincial)

 

.