ANÁLISIS DE LA SITUACIÓN ARGENTINA

En primer lugar, hemos sido una de las primeras organizaciones sindicales que denunciamos la dolarización de la economía y que además hemos manifestado que este modelo de exclusión social se focaliza pura y exclusivamente en los resultados contables de esa dolarización de la economía.  La inflación se ha disparado por los tarifazos en los servicios de gas, luz y agua y por el incremento de los combustibles con el consecuente traslado inmediato a los precios.

Ahora viene el momento de la especulación en un gobierno que se ve que cada paso que ha dado nos ha hecho retroceder. Si hacemos una comparación con el tema del dólar, si realmente hacemos para atrás y vemos el incremento del mismo sabemos que estamos frente a una dolarización de la economía por un acuerdo con el FMI, donde no se quiere reconocer que hay que cambiar el modelo para beneficio de las mayorías.  Y esto significa cambio de políticas y un cambio de políticas es reconocer errores y reconocer los errores es garantizar a través del diálogo la corrección de los mismos, o si no sentarse fuertemente a hablar cómo armar una transición para las elecciones que son necesarias porque este gobierno, a nuestro humilde entender, ha llegado a su punto culmine.

También se tiene que fortalecer la identificación de los sectores políticos que han acompañado este modelo de exclusión social, donde en la provincia de Córdoba también tenemos que hacer una radiografía para identificar cada uno de los distintos elementos que han coadyuvado a crear la situación que hoy vive el país, porque hoy día parece que lo más importante son los fondos coparticipables, la dolarización de la economía, la realidad del campo.

Si uno hace memoria, cuando quisieron tocar al sector agroexportador con la 125 casi se prende fuego al país. Hoy al campo lo están tocando, le están haciendo perder plata con el tema de la soja, pero a nosotros nos preocupa no tan sólo esto, sino la pérdida constante de los puestos de trabajo, la pérdida del poder adquisitivo del salario que afecta el consumo y la falta de paritarias libres.

Pareciera que todo se conjugó para que la inflación, el dólar y el hambre, vayan en un ascensor, y por la escalera vayan otros resortes de la economía como los sectores del trabajo, las economías regionales y la economía popular.  Inclusive parece que en medio de la escalera han colocado un vallado para que no pasemos, y ese vallado es la militarización, la judicialización de la protesta social, la falta de independencia de los poderes a tal punto que hay cosas que ya no las pueden tapar, podrán tener como aliados los medios monopólicos con pautas millonarias, pero no pueden ocultar el crecimiento de la pobreza en muchos sectores de la sociedad que no saben si mañana van a poder comer, lo cual es una situación de gravedad que involucra al movimiento obrero.

Si no hay diálogo, hay que prepararse para entender que va a haber un gobierno de transición y para llegar a una transición, tienen que reconocer errores y los sectores que puedan llegar a tomar las riendas del gobierno, no tan sólo deberán abocarse a la restauración de nuestra querida Argentina, sino también lidiar con las deudas contraídas con el Fondo Monetario Internacional.

Esta historia ya la vivimos en la década del 90 y en el año 2001, pero siempre cometemos el mismo error porque tomamos el camino equivocado y el pueblo termina siendo siempre la variable de ajuste.

Es hora que se den cuenta que el pueblo tiene un límite y creo que han cruzado ese límite, por eso la gente está planteando que se vaya este modelo económico que ajusta a los argentinos. Es posible que empecemos a escuchar el ruido de las cacerolas y el “que se vayan todos”. Seguramente en breve el pueblo va a vociferar, producto de que está harto de no ser escuchado, está harto de los carpetazos, de los cuadernos.

No somos una librería, somos una nación donde la exclusión social no puede tener cabida porque en poco tiempo las consecuencias fueron el cierre de fábricas e industrias, la pérdida de puestos de trabajo, la baja en la producción, por citar algunas. A todo esto se suma el retorno de las ideas privatistas en la actividad eléctrica, en el sector petrolero y en la previsión social. Por eso no tiene que aprobarse el presupuesto propuesto por el gobierno de Macri ya que es la garantía del pago al FMI.

Unámonos sabiendo que el problema de uno es del conjunto, tenemos que defender la dignidad como argentinos, como trabajadores y como personas a través del respeto y la garantía de la educación y la salud pública y gratuita, la vivienda digna, una niñez feliz, una ancianidad digna y el derecho a acceder a derechos esenciales como es un servicio de calidad como el que brinda nuestra Empresa Provincial de Energía que debe seguir siendo estatal, integrada, pública y de los cordobeses.

Gabriel Suárez

Secretario General

 



 

CGT Nacional y Popular Rodríguez Peña

Ante la crisis Estado de alerta social

Con el dólar a $ 40, terminan de desmoronarse los discursos oficiales que nos mienten sobre un futuro de bienestar para los argentinos. Lo dijimos ayer, esto no tiene retorno, sólo nos queda la movilización para ponerle freno a este saqueo.

Es necesario comenzar a prepararnos para que el paro del 25 de setiembre sea contundente y masivo. Declaramos desde ya el estado de alerta en nuestras organizaciones y convocamos a sumar los esfuerzos y mantenernos atentos para que no sigan perjudicando a los trabajadores y al pueblo en general.

Convocamos a un plenario de gremios, organizaciones sociales, barriales, estudiantiles para evaluar las acciones a realizar desde acá hasta el 25 de setiembre.

El plenario se realizará el próximo lunes 3 de setiembre a las 18 hs. en la sede del Sindicato de Luz y Fuerza.

La hora nos convoca, es nuestra responsabilidad responder a la altura de las circunstancias.

#MacriBasta

Córdoba, 30 de agosto de 2018.-

 Gabriel Suárez                           Mauricio Saillen

           Secretario Adjunto                  Secretario General 

 

 

.