GRAN MARCHA FEDERAL POR LA EDUCACIÓN PÚBLICA, GRATUITA Y DE CALIDAD

Luz y Fuerza dijo presente

Recientemente se cumplieron 100 años de la histórica Reforma Universitaria gestada por el estudiantado de la Universidad Nacional de Córdoba, que significó la democratización de la educación superior que luego se proyectó a toda Latinoamérica. En el célebre Manifiesto liminar de la Federación Universitaria de Córdoba, redactado por Deodoro Roca y titulado La juventud argentina de Córdoba a los Hombres Libres de Sudamérica, se puede advertir que a partir de ese momento “la juventud ya no pide. Exige que se le reconozca el derecho a exteriorizar ese pensamiento propio en los cuerpos universitarios por medio de sus representantes. Está cansada de soportar a los tiranos. Si ha sido capaz de realizar una revolución en las conciencias, no puede desconocérsele la capacidad de intervenir en el gobierno de su propia casa”. Por eso el carácter público, gratuito y de calidad de la universidad es innegociable, no se discute y debe ser apuntalado por el Estado. Lamentablemente parece que hoy las dilaciones han resucitado los fantasmas que en los 90 habían quedado sepultadas luego de la lucha contra el desfinanciamiento de las universidades. ¿Se viene otra reforma educativa con la misma lógica neoliberal de los 90?

El recorte presupuestario de más de 3 mil millones de pesos, la incertidumbre por el presupuesto 2019 y el retraso salarial, entre otros aspectos, han generado un estado de conflicto que ya lleva más de un mes de lucha y paro en más de 57 universidades del país por la gratuidad y calidad de la educación pública superior.

Impresionante movilización

La jornada del jueves 30 de agosto fue contundente y dejó varios mensajes al gobierno de Macri. Tanto en Córdoba como en Plaza de Mayo y en otros puntos de nuestra querida patria, se llevaron a cabo masivas movilizaciones dando forma a un Gran Paro y Marcha Federal con el acompañamiento de organizaciones sindicales y sociales, donde los estudiantes y docentes encabezados por las asambleas de todas las facultades y colegios universitarios vienen sosteniendo la toma de los claustros universitarios para visibilizar la realidad de que la educación pública para este gobierno no tiene la importancia que merece o en palabras de una estudiante cordobesa, “en repudio al progresivo ajuste que el gobierno de Cambiemos, de la mano del FMI y su recetas, vienen llevando a cabo a nivel nacional en todo el ámbito estatal, pero específicamente en término de educación pública”.

En horas de la tarde, miles de personas se concentraron en el Pabellón Argentina de la Ciudad Universitaria para luego partir con destino a la plaza Agustín Tosco donde se desarrolló un festival de música en el que renombrados artistas manifestaron su apoyo a la lucha de la comunidad universitaria.

Además de la participación del estudiantado de la Universidad Nacional de Córdoba, de la Universidad Tecnológica Nacional (UTN), de la Universidad Provincial de Córdoba (UPC), de los colegios universitarios Manuel Belgrano y Monserrat y de escuelas provinciales, terciarios, docentes y no docentes nucleados en los gremios universitarios, acompañados por trabajadores y trabajadoras de Ciencia y Técnica y el CONICET, numerosos sectores en lucha estuvieron presentes. Nuestro sindicato se sumó solidariamente, como siempre apoyando las reivindicaciones de otros sectores.

En el escenario montado a metros de la plaza Tosco, los conductores del acto hicieron mención a la pelea de Luz y Fuerza donde enfatizaron que EPEC debe ser estatal e integrada, lo cual la comunidad universitaria también pregona y defiende tal como lo demostraron cuando en la última asamblea general de nuestro gremio concurrieron para dar testimonio de su respaldo.

 

La lucha no es sólo por un mayor presupuesto para la Universidad, Ciencia y Tecnología, también se exige un aumento salarial del 30%, cláusula gatillo por inflación, jerarquización, efectivización de docentes contratados y ad honores y plena vigencia del Convenio Colectivo de Trabajo.

 

 

 

.