CENTRO DE ATENCIÓN COMERCIAL NOROESTE

Continuando con las visitas a los sectores de trabajo, también nos hicimos presentes en el Centro de Atención Comercial Noroeste donde tuvimos la posibilidad de conversar con los compañeros y observar a la vez la importante cantidad de usuarios que constantemente expresan su malestar por el elevado costo de la tarifa eléctrica que ya acumula un 84% de aumento,  a lo que se suma un nuevo pedido al ERSEP para reajustar la tarifa. Esto genera que muchos hogares cordobeses reclamen explicaciones de por qué el valor de la tarifa es tan alto. Nosotros pedimos a los usuarios que soliciten las verificaciones correspondientes puesto que la lectura de medidores está tercerizada por lo que no podemos hacernos cargo de la mala lectura que realizan los trabajadores de las contratistas. También les advertimos que en muchos casos las lecturas son estimadas.

Dejamos  bien claro que el gobierno al eliminar la tarifa social y al cambiar escalones de consumo, está sometiendo a la población a verdaderos tarifazos.

En la reunión con los compañeros y compañeras se evaluó que es necesario mantener la tranquilidad pese a que la presión del público es permanente y que en varias oportunidades han sido objeto de maltrato por parte de los usuarios que se sienten acorralados porque  no cuentan con el dinero para abonar la factura. Diariamente concurren a todos los centros de atención comercial, cientos de usuarios que exponen distintas dificultades;  no es fácil poder contenerlos pero los compañeros y compañeras buscan alternativas para ir sorteando el día a día. Es  que si nos ponemos a analizar, con  la tercerización de la toma de lectura, con el cierre de las cajas y de dos centros de atención comercial,  la atención al público se ve desbordada.  Lógicamente, el principal reclamo  es por el aumento de la tarifa.  Esta situación genera  un cúmulo de reclamos que supera la capacidad operativa de los centros de atención comercial existentes, por lo que exigimos a la empresa y al gobierno provincial que tenga la sensibilidad de restituir la normativa de la tarifa social para que puedan acceder al servicio eléctrico todos los sectores sociales.  En muchos casos ni siquiera tienen un plato de comida en su mesa, por lo que se ven arrastrados a optar  por una conexión clandestina lo que los hiere en su dignidad con el consecuente deterioro de la red eléctrica y la pérdida en la calidad de servicio.

Acompañando la política de exclusión social implementada por el gobierno de Macri y apoyada por el gobernador Schiaretti, la EPEC en estos últimos tiempos   no atiende como corresponde el reclamo de la mayoría de los usuarios, no tan solo de quienes han accedido a la tarifa social.  Esta situación se agravará  día a día si los gobiernos nacional y provincial no retrotraen las tarifas tal como lo establecía la ley aprobada por el Congreso y que después derogó Macri.

 

 

 

.