LOS LUCIFUERCISTAS SOMOS PERSONAS DEMOCRÁTICAS

Ni bien tomamos conocimiento de las declaraciones del presidente de EPEC en La voz del interior, quien de manera malintencionada pretendió involucrar al Sindicato de Luz y Fuerza de Córdoba en una serie de hechos delictivos,  salimos a repudiar sus dichos porque no aceptaremos jamás que se nos vincule a amenazas y lesiones a otros trabajadores y no aceptaremos tampoco que se nos señale como responsables de atentar contra nuestras herramientas de trabajo, porque nuestra convicción es resguardar la fuente laboral y ser solidarios con los demás laburantes y con cualquier otro sector de la sociedad.

Una vez más quienes conducen EPEC demuestran que no tienen la intención de dialogar con la organización sindical y en lugar de ocuparse de los serios inconvenientes que producen sus malas decisiones empresarias como la tercerización de la toma de lectura, pretenden  ensuciar la imagen de los trabajadores lucifuercistas.

Lamentamos y repudiamos enérgicamente la agresión a un tomaestado tercerizado a la vez que abogamos para que la Justicia llegue hasta las últimas consecuencias, por eso una vez conocido estos hechos me puse inmediatamente a disposición del fiscal González que entiende en la causa. Deseo sinceramente que se identifique y se castigue a los autores de lo sucedido.

Los lucifuercistas somos personas democráticas, en mi caso particular he padecido como muchos compañeros dirigentes sindicales, persecuciones, detenciones y  pérdida de familiares en la época nefasta de la dictadura.  Por eso no vamos a permitir que voceros del directorio nos traten de asemejar a la dictadura que precisamente no queremos que vuelva nunca más. Recurriremos a todos los mecanismos legales que estén a nuestro alcance para que quienes trataron de compararnos con la dictadura respondan por sus dichos como tiene que ser.

Todo esto es doloroso, han cruzado un límite. Seguramente estos personajes que representan a la empresa no han sufrido la persecución de algún familiar, no han padecido en carne propia la represión o la detención o la clandestinidad para salvar su vida.

Es seguro que no va a ser la última vez que nos ataquen; en muchos sectores como el de las Guardias los compañeros han sido rehenes de la resoluciones empresarias, no pudiendo desarrollar las tareas habituales, habiendo sido privados de los elementos necesarios para realizar nuestra actividad, ante lo que de una u otra manera los compañeros se las han tenido que ingeniar para solucionar los problemas. Esto la empresa en ningún momento salió a decirlo, fuimos nosotros quienes hablamos con los usuarios para explicarles por qué hay demora en la atención, por qué falta personal, por qué han sido tercerizados determinados sectores.

Más allá de esta situación, exclusivamente con el esfuerzo y la pericia de los trabajadores, la Empresa Provincial de Energía de Córdoba sigue brindando uno de los mejores servicios en la República Argentina. No obstante, somos los trabajadores los que diariamente tenemos que poner la cara cuando los usuarios van a quejarse debido al abultado costo de las tarifas eléctricas del que los trabajadores no somos los responsables.

La tercerización ha generado mayor desconcierto entre  los cordobeses porque se descubrieron tomas de lecturas mal realizadas por las empresas concesionarias, por lo que en muchos casos nuestros trabajadores han debido corregir después de verificaciones. La empresa parecer que se ha olvidado de todas estas cosas, se ha olvidado que es la que nos ha dejado sin herramientas de trabajo, que ha cesanteado y sancionado a compañeros, que ha reprimido a  compañeros de distintos sectores.

La empresa nunca fue capaz de emitir un comunicado en resguardo de sus trabajadores por agresiones sufridas, pero lo hizo por un empleado de una contratista . Por eso nos preocupa que el Directorio siga operando con ataques mediáticos para continuar eludiendo el diálogo que desde las tres organizaciones sindicales lucifuercistas estamos tratando de construir.

La empresa sigue manteniendo una postura de negociador de mala fe que se expresa en cada una de las decisiones, en cada una de las acciones y en cada uno de los aprietes que experimentamos desde el mes de marzo a la fecha.  Por eso también repudiamos las medidas que ha adoptado en este tiempo la dirección de la empresa, ratificando que apelaremos a todos los mecanismos legales que estén a nuestro alcance para frenar definitivamente la permanente agresión de la que es objeto la institución sindical, porque los hombres pasan pero las instituciones quedan y la historia de nuestro gremio no va a ser manchada por ningún funcionario de paso que parece no ser consciente que hoy está conduciendo una de las empresas más importantes de nuestra querida patria.

Gabriel Suárez

Secretario General     

 





Presentación espontánea  ante el fiscal González

El miércoles 31 de octubre, tomamos conocimiento por los medios masivos de comunicación que el presidente de EPEC   denunciaba supuestas implicancias de nuestro sindicato en la participación en hechos delictivos graves como era la quema de un camión que, contrariando toda la normativa que tiene la empresa y que los empleados han respetado sistemáticamente siempre,  había sido dejado en la vía pública.  La realidad es que  un individuo aislado que pasa por el lugar,  incendia la rueda derecha delantera según la imagen que publica el matutino La Voz del Interior.  Además en la nota del diario se mencionaba que el presidente de EPEC también tendía a responsabilizar al sindicato por una privación ilegítima de la libertad, amenazas y golpes a un empleado que había sido abordado mientras efectuaba mediciones para una de las empresas a la que se  ha tercerizado el servicio de toma de lectura.

Ante esto,  nos comunicamos con el fiscal pidiendo ser escuchados.  Fue así que recibieron a nuestro Secretario General Gabriel Suárez, quien le expresó que nos ponemos a su disposición a la vez que negó terminantemente que tuviéramos que ver en el caso.  Explicó las diversas situaciones, con respecto a lo que le había pasado al empleado de la tercerizada y dio a conocer que repudiábamos totalmente esa agresión, porque no es la metodología que tiene nuestro sindicato para luchar por las reivindicaciones tan caras a los trabajadores lucifuercistas como el Convenio Colectivo de Trabajo y todos los derechos que se lograron con muchísimas luchas. También Gabriel señaló que el camión que se quemó, indebidamente estaba en la vía pública.   Además pusimos en conocimiento del Fiscal, que lo que le pasó al trabajador de la contratista Conectar,  también les había sucedido a muchos trabajadores de Tomaestado de EPEC que en reiteradas oportunidades habían sido víctimas de diversas situaciones como disparos de armas de fuego, sustracciones, robos violentos de sus equipos y herramientas de trabajo por parte de delincuentes que azotan zonas muy conflictivas de la ciudad.



Comunicado a la prensa

RECHAZAMOS LAS AFIRMACIONES DEL PRESIDENTE DE EPEC

REPUDIAMOS CUALQUIER ATENTADO CONTRA LOS BIENES DE LA EPEC Y CONTRA TRABAJADORES

Rechazamos por ser totalmente infundadas, las  declaraciones a un matutino  realizadas por el presidente de EPEC Ing. Luis Giovine con respecto a que nuestra organización sindical habría secuestrado y amenazado a un trabajador de una contratista y que hubiera producido daños en la madrugada del sábado a un camión que indebidamente estaba estacionado en la calle frente a un taller que debía repararlo que evidentemente carece de instalaciones adecuadas para evitar que el mismo quede a merced de vándalos.  El Sindicato de Luz y Fuerza de Córdoba  repudia totalmente los atentados contra el patrimonio de EPEC y contra trabajadores.

Como así también repudia las maniobras negligentes del gobierno de Córdoba que a través del directorio  malgastan y arruinan el patrimonio de EPEC, pareciera ser que el único objetivo es perjudicar al usuario ya que son los únicos que a la postre pagarán a través de las tarifas, la ineficiencia del Directorio.

Lejos de tomar la responsabilidad de cuidar lo que es del pueblo, inventa denuncias falaces para responsabilizar al trabajador de hechos que los lucifuercistas jamás cometeríamos, porque peleamos por una EPEC estatal e integrada cuyo único propietario es el pueblo de la provincia de Córdoba.

El presidente de EPEC aventuradamente relaciona estos atentados con la férrea defensa de la EPEC que nuestro sindicato realiza, ya que rechazamos la tercerización de la toma de lectura  y la reparación de los vehículos por parte de empresas mediante contratación directa, ya que lejos de disminuir el costo de la tarifa como falazmente anunciaron, estas tercerizaciones duplican los costos de EPEC lo que queda demostrado con el encarecimiento de la tarifa según lo autoriza el ERSEP.

Es evidente  que la empresa al no poder doblegar al sindicato para la eliminación de artículos de nuestro convenio colectivo de trabajo, apela a estas falaces denuncias como parte de una maniobra para entorpecer las tratativas que están llevando adelante la empresa con el sindicato con la participación de la Secretaría de Trabajo de la Nación para destrabar el conflicto iniciado en abril de este año.  Esta nueva denuncia infundada contra nuestro sindicato, tiene como objetivo dilatar el conflicto en perjuicio del ciudadano de Córdoba

Nuestros asesores letrados están evaluando las medidas legales necesarias ante esta nueva provocación de la empresa para evitar el diálogo al que apela nuestra organización sindical.  .

Cba, 31/10/18

Gabriel Suárez (Secretario General)

Dante Maldonado (Secretario de Prensa)

 

 

.