AGUSTÍN JOSÉ TOSCO (1930-1975)

Agustín José Tosco más conocido como el “Gringo Tosco”, fue dirigente gremial del Sindicato de Luz y Fuerza de Córdoba y referente social, por su inclaudicable lucha por la libertad, la igualdad y la justicia social. Nació en Coronel Moldes, Dpto. Río Cuarto, Pcia. de Córdoba el día 22/05/1930. Hijo de Don Santiago Tosco, (italiano) y de Doña Dominga Arneodo (argentina). De niño, era bastante tímido; la escuela primaria lo llevó a dedicarse afanosamente a la lectura, lo que le brindó un conocimiento singular. A los nueve años decide hacerse hincha de fútbol y en vez de optar por el campeón de la temporada (Independiente en 1939), se hizo hincha del único equipo que logró derrotarlo: Huracán.

Para el año 1944 partió a Córdoba a  proseguir sus estudios secundarios, a estudiar electricidad. Ingresó a la Escuela de Trabajo, Artes y Oficios Presidente Roca; estaba en el internado de la escuela. Ese internado hoy se llama Hogar Estudiantil “Agustín Tosco”. Su disciplina con el estudio, le permitió al final de su educación secundaria superar su timidez y su manejo del idioma, en su carácter de presidente del Centro de Estudiantes habló en el cierre del ciclo escolar, realizó una dura crítica al funcionamiento de la escuela, negándose incluso a recibir el diploma de parte del director, entre las ovaciones de sus compañeros.

Terminada la escuela secundaria se inscribió en la Universidad Tecnológica, en la cual estudió para electrotécnico, a la vez que trabajaba en la Empresa Provincial de Energía: EPEC.

 

Carrera sindicalA principios de 1949 se incorpora a la empresa de energía provincial ; en la actual EPEC ingresa como “medio oficial electricista” en el Taller de Mantenimiento de Equipos Eléctricos dependiente de dpto. técnico,iniciando también entonces su actuación en el gremio de Luz y Fuerza de Córdoba. Su ya reconocida capacidad oratoria y su militancia disciplinada, le confieren ser elegido subdelegado a los 19 años y delegado a los 20 años de edad. En 1951 cumple con el servicio militar obligatorio.

En el año 1952 es electo Secretario del Cuerpo General de Delegados de Luz y Fuerza de Córdoba. Entre 1953 y el golpe del 1955, Agustín Tosco integra el Consejo Directivo del Gremio, y en 1954 es elegido Secretario Gremial de la Federación Argentina de Trabajadores de Luz y Fuerza (FATLyF) máximo organismo de los trabajadores de la electricidad en el país. Ocupando este puesto es que cayó preso por primera vez en Posadas, Misiones, cuando interviene para solucionar un conflicto suscitado por la cesantía de unos compañeros de Luz y Fuerza de esa ciudad.

En este período, mientras Agustín Tosco ocupaba el cargo de Subsecretario General con Cristóbal Sierra como Secretario General del Gremio de Luz y Fuerza de Córdoba, se consideró la necesidad de contar con un medio de información que expresara la voz de los trabajadores organizados. Es así que nace “Eléctrum” el 01/09/1953, cuyo objetivo primordial era establecer la comunicación fluida con las bases (trabajadores del Gremio). El principal encargado de la redacción y edición del periódico entre 1953 a 1975 fue el Gringo Tosco.

Agustín Tosco renunció al cargo de la FATLyF en 1959, dedicándose de lleno a la actividad gremial en Córdoba..

El 24 de septiembre de dicho año contrae matrimonio con Nélida Bonyuan de Tosco, con quien tuvo sus dos hijos: Malvina Noemí y Héctor Agustín, radicándose definitivamente en la ciudad de Córdoba.

Agustín Tosco desde los mandatos de 1960 a 1966 ganó en forma ininterrumpida las elecciones del Secretariado General del gremio. En el período 1966/1968, Tosco fue vocal titular, en las elecciones de junio de 1968 es nuevamente elegido como Secretario General, él alternaba las tareas del Secretariado General del Sindicato con las tareas manuales del taller Electromecánico.

Luego del golpe de Estado de 1966, con el advenimiento de Onganía y su dictadura fascista de supresión de derechos a los ciudadanos, se sucede una acentuada represión y muertes contra estudiantes y obreros. La acción combativa desplegada por Luz y Fuerza en 1968 continuó en ascenso, y así llegamos al año 1969, en Córdoba en particular, se propagan los paros y concentraciones por conflictos con el gobierno de turno.

 

Su participación en el Cordobazo: El 29 de mayo de 1969, en la ciudad de Córdoba, eclosiona la gesta conocida como el “Cordobazo” contra la dictadura de Onganía; fue la mayor expresión de protesta popular de Córdoba en los últimos años. Luz y Fuerza fue uno de los gremios que propició la medida, intervino en su preparación y en diversas acciones. En esa oportunidad las fuerzas policiales mataron al obrero y estudiante Máximo Mena, es así que por este hecho, el pueblo enardecido toma la ciudad. Tosco fue condenado a 8 años y 3 meses de prisión por un tribunal militar (Consejos de guerra), siendo alojado en los penales de Córdoba, Santa Rosa y Rawson junto a otros compañeros; recuperó la libertad a los ocho meses, en diciembre de 1969,  la dictadura tuvo que decretar una amnistía por la presión del movimiento obrero.

 

La Dirección Sindical en la ResistenciaNo obstante la voluntad de continuar con la lucha, a principios de febrero de 1970, el Gremio fue intervenido, el Consejo Directivo electo desplazado (se le cancelaron las licencias gremiales), lo que dio lugar al surgimiento de la Dirección Sindical en la Resistencia. El factor desencadenante para la intervención de Luz y Fuerza, fue la organización de cursos de ingresos paralelos para los estudiantes universitarios, en la sede del sindicato. La intervención duró un año y ocho meses. La Dirección en la Resistencia siguió con la intensa actividad política: congresos, reuniones, conferencias, bajo constante hostigamiento policial. Al mismo tiempo el prestigio de Tosco como dirigente sindical fue adquiriendo más relevancia nacional como símbolo opuesto a Rucci (secretario General de la CGT Nacional)

 

El Viborazo: La convocatoria a la movilización y a la lucha se vio cristalizada en 1971. La desactualización salarial y los problemas específicos en las plantas de Fiat en Córdoba, llevaron a los obreros mecánicos a una serie de medidas de fuerza en el mes de enero y febrero de 1971, que culminó con el paro general activo del 15 de marzo, constituyendo la acción de masas conocida como el “Vivorazo” o segundo Cordobazo.

Este paro estuvo precedido por diversos paros generales decretados, por diversos plenarios de gremios confederados: un Comando de lucha encabezado por Tosco, Atilio López y Bagué (sucesor de Torres en SMATA).

El 14 de abril de 1971 se normaliza la CGT Regional, designándose a Atilio López como Secretario Gral y a Agustín Tosco como Secretario Adjunto. Luego de un paro general del 15 de abril, se produjo una nueva ola de detenciones y allanamientos que afectaron a diversos dirigentes de Luz y Fuerza, siendo encarcelado Tosco el 28 de abril de 1971, acusado de instigar la subversión. Luego de una estadía en Villa Devoto, Tosco fue trasladado al Penal de Rawson, utilizado como principal lugar de reclusión para los presos políticos, permaneciendo detenido durante 17 meses.

La dirección sindical en la Resistencia continuó su actividad; durante 1971 se llevaron a cabo el mayor número de paros, pidiendo por la liberación de Tosco. El contacto entre él y el gremio se mantuvo constante mediante cartas, visitas de abogados y miembros del Consejo Directivo; los contactos con la opinión pública se articularon por medio de reportajes, solicitadas y cartas dadas a publicidad, actividades prohibidas por las autoridades carcelarias, que le significaron a Tosco numerosas sanciones.

Por su parte, el 17 de septiembre de 1971 el sindicato de Luz y Fuerza de Córdoba recuperó su local, siendo levantada la intervención. El apoyo del gremio al dirigente encarcelado se puso de manifiesto en las elecciones sindicales de esa fecha, y Tosco prisionero en Villa Devoto es elegido Secretario General. A pesar de que su candidato a Sec. Gral estaba a más de 700 km de distancia; el ambiente de intimidación y campaña de desprestigio orquestada en su contra, y contrariamente a lo esperado, la ausencia de Tosco reforzó su imagen como la del ideal a imitar. El papel del sindicato como uno de los principales opositores obreros al gobierno y la notoriedad creciente de Tosco como líder sindical, precipitaron su traslado el 9 de abril de 1972 de la cárcel de Villa Devoto a la de Rawson, donde desde Córdoba es nuevamente elegido Secretario General del gremio y Secretario Adjunto de la delegación regional de la CGT.

El 22 de agosto tuvo lugar un acto de represión por parte del gobierno militar, conocido como la “masacre de Trelew”, en alusión al fusilamiento de dirigentes intermedios de las principales organizaciones armadas que habían logrado fugarse del penal de Rawson. Sin embargo, preocupados los militares por el incremento de la violencia, el 22/09/72 anunció su intención de liberar a Tosco quien regresó a Córdoba el 26/09/1972.

En 1973, en vísperas de la tercera elección de Perón, el Partido Revolucionario de los Trabajadores (PRT), le ofrece a Tosco llevarlo como candidato a Presidente de la Nación, para disputarle a aquel el ascendiente sobre las masas, sin embargo declina al ofrecimiento.

 

Allanamiento al Sindicato de Luz y Fuerza de Córdoba: El día 9 de octubre de 1974,  fuerzas represoras de la policía de Córdoba rodearon la manzana del Sindicato de Luz y Fuerza de Córdoba, perpetrando un asalto infame al local sindical. Tanto el copamiento y la farsa pública que lo acompañó “encontrando” armas y municiones de guerra, configuraron la base para la persecución penal de los dirigentes sindicales, principalmente de Agustín Tosco. Todo se trató de una farsa ejecutada desde la intervención Provincial, destinada a propagar el terror en los obreros, a perseguir y a silenciar a los dirigentes sindicales. Córdoba estaba intervenida, tras el golpe policial del 28 de febrero de 1974 conocido como el “Navarrazo”.

Todo el procedimiento policial relatado, estuvo enmarcado en un palpable abuso de autoridad, imputando falsamente delitos a todo el Consejo Directivo del Sindicato de Luz y Fuerza de Córdoba; arrestando al personal del sindicato y persiguiendo, particularmente a Agustín Tosco.

En el marco de estas actuaciones judiciales labradas como consecuencia del asalto policial al local sindical, se libran las “correspondientes órdenes de captura contra René Salamanca (SMATA) y Agustín Tosco (Luz y Fuerza). Viendo amenazadas sus vidas, estos dirigentes debieron pasar a la clandestinidad. Simultáneamente, la Empresa Provincial de Energía de Córdoba, (EPEC), mediante Resolución Nº 32.127/74, dispone “la baja del agente Agustín José Tosco….a partir del día 6 de noviembre de 1974 por haber incurrido en abandono de servicio…”. Ni Agustín Tosco ni René Salamanca lograron ser  detenidos. El Gringo Tosco falleció un año después, el 5/11/1975. La clandestinidad lo llevó a vivir en condiciones extremas, y contraer una enfermedad (encefalitis bacteriana), de la que no pudo ser atendido apropiadamente, y su deterioro físico aceleró el final. A fines de octubre de 1975 fue internado con nombre falso en una clínica de Buenos Aires. Agustín Tosco murió a los 45 años de edad. Fue velado en el Club Redes Cordobesas, donde se montó la capilla ardiente. A su entierro concurrieron unas 20.000 personas, pese a las amenazas de la Triple A. Al llegar el cortejo fúnebre al cementerio San Jerónimo (de Córdoba), matones del Gobierno apostados en los techos de los panteones dispararon contra la concurrencia, dejando varios heridos. Un grupo de trabajadores protegieron el féretro resguardándose en una bóveda ajena, para posteriormente trasladarlo al panteón de Unión Eléctrica, donde sus restos permanecen hasta hoy.

 

Reflexión finalAgustín José Tosco mostró desde sus inicios en la vida sindical, una coherencia y trayectoria en la defensa de los intereses de su clase, de las prácticas democráticas y de un orden social de justicia. A pesar de haber padecido dificultades muy serias: durante el Cordobazo, al ser tomado por las fuerzas militares y ser condenado; al ser intimidado con amenazas de fusilamiento, al estar en prisión, al haber sido testigo el 15 de agosto de 1972 de la evasión de Trelew y posterior fusilamiento de los compañeros; fue cesanteado injustamente de su trabajo en 1974; sufrió persecución, cárcel y amenazas de muerte junto a muchos compañeros; pasó situaciones difíciles, de gran tensión, pero al decir de sus propia palabras, nunca se sintió derrotado.

 

“Compañero AGUSTÍN TOSCO Presente!

Hasta la Victoria Siempre”

 

 

.

 

 

.