ALBERTO CAFFARATTI A 43 AÑOS DE SU SECUESTRO Y DESAPARICIÓN

Nuestra organización sindical sufrió cientos de compañeros perseguidos, torturados, encarcelados y cuatro secuestrados y desaparecidos.  Alberto Caffaratti fue  secuestrado y desaparecido dos meses antes del golpe cívico militar del 24 de marzo del 76, el genocida menéndez  ya estaba sembrando el terror desde el comando libertadores de américa que trabajaba coordinadamente con la triple A.

Rendimos homenaje al compañero Alberto Caffaratti en un nuevo aniversario de su secuestro y desaparición, ocurrido el 15 de enero de 1976 por orden del genocida menéndez y ejecutado por su brazo armado. En ese entonces Caffaratti integraba la conducción sindical en la Resistencia, que desarrollaba sus actividades desde la clandestinidad. Su labor militante fue incansable y significativa, no sólo en el Cordobazo y en el Viborazo sino también durante las intervenciones a nuestro sindicato, siendo objeto de la persecución policial y de la Triple A.

Fue uno de los compañeros más cercanos a Agustín Tosco, de hecho tuvo a su cargo el traslado de los restos del Gringo a Córdoba tras su muerte y junto a Titi Di Toffino resguardaron su cuerpo cuando fue atacado a puro balazo en el cementerio San Jerónimo.

 

Valor y resistencia lucifuercista

Nuestro Secretario General Gabriel Suárez permanentemente nos dice que uno puede militar políticamente donde desee de la palmera para afuera, pero de la palmera hacia adentro, somos todos lucifuercistas. El compañero Caffaratti fue consecuente con esa consigna defendiendo la unidad del gremio.

Alberto ingresó a EPEC el 12 de mayo del 65, primero realizando el trabajo de poda y luego desempeñándose en Adjudicaciones en Av. General Paz 374. Después del Cordobazo empezó su persecución, la policía había ido varias veces a su casa de barrio Luz y Fuerza por lo que debió mudarse, pero eso no fue un impedimento para que llevara adelante acciones con otros compañeros y compañeras para garantizar la libertad de Tosco perseguido por la Triple A.

“Alberto tenía mucha oratoria y participaba activamente en asambleas y cuerpos de delegados, siempre organizando las cosas para que participe la mayor cantidad de compañeros”, contó el compañero Mario Bialet en una entrevista realizada por Eléctrum hace algunos años.

Caffaratti adquirió mayor protagonismo en la lucha a su regreso de Moscú (enviado especialmente por el Partido Comunista, en el que militaba políticamente, para un Congreso Internacional), donde combatió el Navarrazo que había derrocado al gobierno constitucional de Obregón Cano y Atilio López, y junto a Titi Di Toffino y Felipe Alberti cumplió eficazmente la tarea de neutralizar el accionar del interventor de nuestro sindicato. Tras la muerte del Gringo el 5 de noviembre del 75, Caffaratti se convirtió en uno de los principales blancos de la Triple A en Córdoba.

Fue muy importante como enlace del Consejo Directivo en la Resistencia con Tosco en la clandestinidad. Bialet recordó que al fallecer Tosco, Alberto Caffaratti tuvo la triste misión de trasladar sus restos a Córdoba. “Lo velamos y cuando iniciamos la marcha hacia el cementerio, al cruzar el puente, el PRT comienza a sacar sus banderas lo que fue una actitud que la policía utilizó para justificar la locura.  Al llegar al cementerio San Jerónimo, comienzan a tirotearnos en forma impresionante, la gente comienza a dispersarse y Di Toffino con Caffaratti toman el cajón y lo llevan al primer panteón que se encontraba abierto. Lo dejan allí hasta que días después lo fuimos a buscar y lo llevamos al panteón de Unión Eléctrica”, rememoró.

 

Su secuestro y desaparición forzosa

El 15 de enero de 1976, a la salida del Edificio de EPEC de Av. General Paz, Alberto fue abordado por sus captores que se conducían en un Torino blanco. Eran pasadas las 13.30. Fue llevado al Centro Clandestino de Detención Campo de la La Ribera y posteriormente acribillado en presencia de menéndez, según testimonios de sobrevivientes. El 25 de agosto de 2016 se hizo justicia cuando el genocida sumó una nueva cadena perpetua por el secuestro, torturas y asesinato de nuestro compañero y de otras víctimas.

Alberto Caffaratti con su hija Mariana

ALBERTO CAFFARATTI ¡¡PRESENTE… AHORA Y SIEMPRE!!

 

 

.