SEGURIDAD Y VIGILANCIA

La empresa no debe apresurarse a producir traslados sin análisis previo con el Gremio

Respecto al traslado de compañeros al área de Almacenes informado por la Gerente de Finanzas, pudimos conocer que se trata de compañeros de Seguridad y Vigilancia.

Al respecto hay que tener en cuenta algo que es fundamental sobre este sector, se formó con el personal de las porterías que anteriormente pertenecían a las estructuras de plantel de cada Complejo, como de la Central Deán Funes, de Villa Revol y de Almacenes entre otros.  A ellos, entre otros,  se les sumó personal trasladado desde otras áreas de la Empresa que estaban en el reparto 65 con una enfermedad prolongada o por indicación de Medicina Laboral por adolecer  algún tipo de patología por lo que la única tarea que podían desarrollar era la labor de portero y telefonista, compañeros a los que se  los pudo reubicar y de esa manera hacerlos sentir útiles para la empresa.

Por este motivo, para disponer cualquier traslado de compañeros de este sector -que son de turno- los primero que se tiene que analizar es que vayan a un sector de turno y que además tengan el acuerdo de Medicina Laboral que debe determinar si se encuentran en condiciones de ser trasladados a otro lugar, dejando en claro que los traslados son por 180 días. Según el art. 42 de nuestro CCT, superado ese plazo, tal cual también lo establece un acuerdo suscripto oportunamente en el Ministerio de Trabajo de la Provincia, caía el traslado y debía tenerse en cuenta la decisión del compañero trasladado con la Secretaría Gremial y la empresa, o sea, debía haber un acuerdo de las tres partes para la continuidad por 180 días más, o que se quedara definitivamente en el sector donde fue trasladado pero cubriendo un cargo de plantel.

Es evidente que todas estas condiciones los nuevos funcionarios de la empresa no las conocen, ni conocen que fue nuestro Secretario General -cuando cumplía la función en la Secretaría Gremial en la década del 90- el que participó en la firma del acuerdo como consecuencia del cierre de la central Bazán (la que años después fue nuevamente puesta en servicio).

La empresa tiene que considerar también, que actualmente hay alrededor de quinientos trabajadores trasladados con retención de cargo, lo que es necesario resolver porque es una cuestión de fondo, que podría solucionarse fácilmente mediante la aprobación de un régimen de cargos Staff, cuyo trámite ha sido interrumpido debido a la situación conflictiva generada por la empresa en abril del año pasado.

 

 

.