JUEZ LUIS FEDERICO ARIAS

Un Juez humano, hecho y derecho

Has tenido muchas adversidades en lo que hace a la justicia en estos últimos tiempos, siendo juez durante 19 años, en un fuero que no estaba cubierto.

Concursé a los 34 años para juez, estuve cuatro años demorado, por resistencia del poder político, por resistencia del entonces gobernador de la provincia de Buenos Aires, Carlos Ruckauf y su ministro de justicia, Casanova, como así también de varios intendentes. No querían el fuero contencioso ya que este fuero, debería controlar al estado, controlar la legalidad del estado. Es decir, cuando el poder político, por decirlo de una manera coloquial, derrapa, muerde la banquina, está el Fuero Contencioso Administrativo para corregir el rumbo. Así que se transformó en una larga batalla para poder asumir y luego para mantenerme en el cargo, porque lógicamente al poder político no le gusta ser controlado. A nadie le gusta que le cuenten las costillas, ni que les señale el déficit de gobierno, sobre todo en materia social porque el Fuero Contencioso Administrativo adquiere un cariz social por ejemplo al demandar por el derecho a la vivienda, por el derecho al trabajo, por derechos humanos fundamentales, por la niñez y adolescencia, por los derechos de la ancianidad. Sobre todo por la incorporación de tratados internacionales que obligan al estado a prestar esos derechos.

Finalmente, luego de 15 años de ejercicio, fuimos elegidos todos los años por los abogados como el mejor juzgado de La Plata, en una encuesta que hace el Colegio de Abogados  en la que se ponderan la atención de la mesa de entradas, la calidad de los despachos, etc. Los abogados nos elegían como el mejor juzgado, a pesar de eso y creo que por cuestiones que tienen que ver con el fallo de suspensión del incremento de las tarifas eléctricas en 2016, también por la defensa de los derechos de los docentes de la provincia de Buenos Aires, finalmente me destituyeron en agosto del 2018

Fui uno de los primeros jueces que suspendió el aumento tarifario pero además tuve una alta exposición pública. Al margen de la cuestión estrictamente jurídica, se violaron diversas normas. Sabíamos que se iban a perder numerosos puestos de trabajo, porque la pequeña y la mediana empresa no iban a poder soportar este aumento tarifario. Decíamos que el carnicero de la esquina iba a tener que optar por mantener la heladera prendida o mantener a su empleado, no iba a poder hacer las dos cosas…, y todo eso se fue cumpliendo. Las Pymes proveen el 80% del trabajo argentino, mucha gente cree que la riqueza de la Argentina tiene que ver con el campo y eso no es tan así, el trabajo lo dan las Pymes y las Pymes están cerrando día a día y la gente va quedando sin trabajo, es una masacre social por goteo. Nosotros advertimos esto en aquella oportunidad, porque ya ha pasado muchas veces. Esto molestó mucho al poder político.

Las organizaciones de  defensa al consumidor, ¿te ayudaron en algún momento?

Sí, hubo muchas organizaciones como Defensa al Consumidor, Derechos Humanos, La Comisión por la Memoria, el CELS  (Centro de Estudios Legales y Sociales), la PDH (Procurador de los Derechos Humanos), Asociaciones de Abogados Laboralistas,  que me ayudaron. Pero bueno, esto es político, un Juri integrado por miembros  legisladores y actores políticos. No tiene que ver con ninguna irregularidad, no tuve ningún reproche en cuanto a mi actuación, no estoy denunciado por ninguna persona en particular. Solo denuncias del poder político, no tengo cuestiones  controvertidas, siempre viví de mi sueldo, pero a pesar de eso y del enorme apoyo que recibí de la gente, lo cual he valorado mucho y creo que ha sido el contrapeso de toda esta situación muy dolorosa que me tocó vivir, a pesar de todo avanzaron, no dejaron entrar a la gente a la sala, el jurado fue abucheado muy duramente cuando se leyó el veredicto de mi destitución. La verdad, he sentido el afecto permanente, esto verdaderamente ha sido muy importante para mí porque en toda mi carrera como Juez he trabajado para la gente. Siempre tuve en mira el interés de los sectores más vulnerables sobre todo. Nunca antepuse el interés personal por sobre los derechos de los demás, que es algo muy raro en el poder judicial. En el poder judicial uno lo puede pasar muy cómodo, o muy mal. Si uno no confronta con los poderes, está cómodo total el sueldo lo cobra lo mismo. Pero  la contracara de ese confort es la pérdida de derechos, cuando los jueces no actúan cuando debieran hacerlo, deviene en pérdida de derechos para la ciudadanía. En este caso, cuando suspendí el aumento tarifario, que éramos cerca de 50 jueces en el país, sufrimos muchas presiones, como por ejemplo la jueza de San Martín, Martina Forns.  Hoy ya no hay jueces que suspendan las tarifas pese a que la situación es peor que en el 2016.

¿Alguna vez dentro de todo tu conocimiento, pudiste observar que el poder judicial esté tan subyugado al poder ejecutivo?

La verdad que nunca vi una etapa como ésta, salvo en la época de la dictadura genocida, pero no estábamos en democracia. En democracia nunca he visto algo similar. Hoy el poder ejecutivo avasalla, no solo al poder judicial, también al poder legislativo con sus DNU (Decretos de Necesidad y Urgencia), violando la facultad del Congreso, presionando los jueces, manipulando fiscales, persiguiendo políticamente, evitando que sean juzgados  en sus responsabilidades el presidente y sus ministros.

Estamos en la capital del folklore y te encuentro acá cantando, ¿cómo es tu relación juez – cantante de un coro?

Mi familia paterna es de salteños, parte de mi corazón está en La Plata y parte en el norte. En el año 76 mi padre se tuvo que ir por la dictadura, luego que el ejército entrara a mi casa a buscarlo. Fue una situación en la que quedamos en mucha soledad, mi madre se ocupaba en trabajar para poder vivir. Me había mudado de barrio, había perdido gran parte de mis amigos, estaba muy solo, extrañaba mucho mi padre y la forma de traerlo era tomando una guitarra y cantando una zamba o alguna canción norteña. Cantaba solo en mi habitación sin que nadie me escuchara, y así por muchos años hasta que empecé a cantar en público y a disfrutar colectivamente hoy con “Tierra Mestiza”.  Es un grupo de más de  30 compañeros de variadas actividades, profesiones, edades, pertenencias, pero que revindicamos la música popular, la música latinoamericana y el canto no individual, sino colectivo. No es un coro en estricto sentido,  usamos mucho cantar al unísono como en los pueblos. Es una comunidad hermosa, la verdad que yo he trabajado muchos años solo y encuentro en Tierra Mestiza, un lugar de pertenencia igual que en la Casa de la Cultura y Peña “La Salamanca” en La Plata o acá en Cosquín. La familia Salamanca hace un gran esfuerzo, la gente no imagina lo que es vivir de la música, del arte, tanto los músicos como quienes organizan estos eventos. Sostener la cultura popular cuesta muchísimo,  valoro de la familia Salamanca que hace todo un despliegue, dejando la vida en esto, durmiendo muy pocas horas, contribuyendo todos los miembros de la familia para sostener esto. La verdad es que estos lugares son santuarios de la música popular y tienen que ser protegidos. El estado tiene la obligación de fomentar y proteger estos sitios porque es lo nuestro y no es usual que sucedan en el país, porque las peñas se van perdiendo, se va perdiendo nuestra música, se van perdiendo nuestras lenguas, desaparecen lenguas permanentemente y así perdemos nuestra identidad. Eso es lo peor que nos puede pasar, no tener identidad.  Copiamos modelos culturales europeos, norteamericanos, estilos de vida, consumimos cultura enlatada, como si fuera un producto del mercado, y no reivindicamos lo nuestro, lo vamos perdiendo. Ojalá, haya muchas Salamanca, en todo el país, ojalá hubiera muchos Cosquines, peñas.  Realmente recorriendo el país veo muchos festivales, veo cómo la gente concurrre y la juventud se acerca y son miles, en Jujuy, en Salta en fin en todo el norte y es maravilloso. Rescato, reivindico, apoyo, voy a estar siempre del lado de la música popular porque además, reitero, tiene que ver con mi vida, con mi identidad.

FRASES DEL JUEZ LUIS ARIAS PREVIAS AL VEREDICTO DE SU DESTITUCIÓN

“No he cometido ninguna falta, no tengo ninguna cuestión patrimonial tampoco, esto es una persecución política, acompañada de poder económico”, agregó. “Hemos tocado intereses económicos, por ejemplo de las empresas energéticas, que están en un proceso de capitalización”, puso a modo de ejemplo.

 

“Creo que los factores políticos van a pesar más que los jurídicos”, se animó a anticipar, previendo el resultado adverso. Consideró, además, que su destitución implicará “un severo daño a la sociedad”. “Creo que hay una orden explícita de María Eugenia Vidal”, continuó.



 

EL jurado fue presidido por la presidenta de la Suprema Corte de Justicia bonaerense, Hilda Kogan, estuvo integrado por los senadores Roberto Costa (Cambiemos), Jorge D’Onofrio (Frente Renovador), Héctor Vitale (Bloque Peronista), Pablo Garate (Frente Renovador), Santiago Feliu (Cumplir), y se completó con los abogados Fabián Ramón González, Diego Alejandro Molea, Osvaldo Pisani, Ambrosio Bottarini y José Apaz.

 



 

Una de las denuncias a las que el magistrado hizo referencia en declaraciones a la prensa fue la de violación de competencia realizada por Conte Grand, porque Arias ordenó internar en un hospital a un preso que tenía una infección generalizada producto de la amputación de un miembro y que no podía ser tratada en la cárcel. “Al procurador le preocupa más la competencia que la vida humana, al parecer. Las cosas están invertidas. Es lamentable que un procurador que debería defender el interés general actúe contra el interés general”.

 



 

Durante la jornada también se hicieron presentes la referente gremial Estela Díaz, el legislador Juan Manuel Pignocco, el edil local Guillermo “Nano” Cara y Adrián Rodríguez, abogado defensor de la familia de Emilia Uscamayta Curí. “Creo que vamos a tener, por desgracia, más de este tipo de situaciones, porque es parte de este clima de época y de las definiciones políticas que adopta este gobierno”, dijo a Contexto la senadora Mónica Macha.

                       



 

El abogado y funcionario de la Procuración, Julián Axat, agregó: “Esto es una violación a los derechos de un juez. Principalmente porque se juzga al doctor Arias no por haber cometido delitos, por corrupto o por haberle encontrado causas guardadas, sino porque el pensamiento que motiva sus actos no coincide con el pensamiento de, por lo menos, el procurador que está acusando”. “Es la primera vez en Argentina donde se estaría juzgando a un juez por las motivaciones de sus actos y no por delitos cometidos”, concluyó.

                         



 

El apoyo a Arias se mantuvo firme durante horas. Concurrió Rosa Schonfeld de Bru, madre del estudiante desaparecido Miguel Bru, y llegaron adhesiones de parte de figuras como el juez Eugenio Zaffaroni, la diputada electa y decana de Periodismo Florencia Saintout, o el referente del gremio ATE, Hugo “Cachorro” Godoy

 

 



 

Luz verde al amparo contra el tarifazo

El fallo de la justicia federal tendrá alcance nacional. La causa colectiva se tramitará en La Plata y afectará a todo el país.

 

Acción colectiva presentada busca frenar el alza de febrero

Por Florencia Golender

 

E l incremento promedio para todo el año 2019 en las tarifas de luz será del 55% y se aplicará en cuatro partes. Así lo anunció el gobierno nacional a fin de diciembre último y así derivó en un amparo judicial colectivo presentado en La Plata para frenar el primer tramo que rige desde febrero (26%) y que se suma al 1.643% aplicado desde 2016.

Este martes, el juez federal 4 de la capital bonaerense, Alberto Osvaldo Recondo, aceptó analizarlo y su resolución tendrá alcance nacional. La justicia federal de La Plata dio luz verde ayer para tramitar una acción de amparo presentada por intendentes bonaerenses del justicialismo, la Defensoría de Pueblo y otras organizaciones.

El magistrado resolvió “proceder a la debida inscripción de la presente causa en el Registro Público de Procesos Colectivos”, de la Corte Suprema de la Nación, con lo que dio inicio al tratamiento del amparo. “Es una decisión importantísima ya que alcanza al Registro Público de Procesos Colectivos de la Corte Suprema y esto significa la nacionalización del amparo presentado. Es decir, el resultado que tenga este juicio va a afectar a todo el servicio público de electricidad de la Argentina”, explicó a diario Crónica, el abogado Mariano Lovelli, presidente del Centro de Estudios para la Promoción de la Igualdad y la Solidaridad (Cepis), uno de los firmantes.

La presentación fue realizada el mes pasado y también lleva la rúbrica de la Asociación de Defensa de Derechos de Usuarios y Consumidores (ADDUC), la Asociación Defensa de Usuarios y Consumidores (DEUCO) y diputados nacionales, entre otros. Fue luego de que el ex ministro de Energía, Javier Iguacel, anunciara (unos días antes de presentar su renuncia) alzas del 26 % en febrero, 14 % en marzo, una tercera en abril del 4 % y una cuarta en agosto del 4 %.

“Confiamos en que la Justicia se pondrá del lado de la gente y frenará estos tarifazos impagables”, agregó Lovelli. Desde Cepis informaron la semana pasada que la cantidad de usuarios de energía eléctrica que sufrieron cortes en el suministro aumentó 59 % en 2018, respecto de 2016. Al mismo tiempo, las compañías de servicios públicos ofrecen cuotas y planes de pago para afrontar las subas.

En la presentación judicial aceptada ayer, los referentes de la oposición consideraron que los nuevos aumentos “vulneran el principio de tarifas justas y razonables, y los estándares establecidos por la Corte Suprema en el fallo Cepis de 2016, cuando dictaminó que las tarifas deben cumplir con el criterio rector de gradualidad y estar acordes a los niveles de ingreso de los ciudadanos”.

                               

 

.