LA FUERZA DE NUESTRO GREMIO

El paro de 72 horas dispuesto por la Asamblea General fue contundente, tuvo un acatamiento superior al 95 %.  A renglón seguido, el abandono y movilización concretados el día lunes 25, demostró que nuestros compañeros y compañeras tienen la certeza de que nuestros reclamos son justos.

Protestamos porque el actual Directorio está borrando con el codo lo que ya había acordado con la mano.  Es que ignorando nuestra sugerencia de construir una línea de 132 kV desde la E.T. Don Bosco con una estación transformadora en Santa Ana para quitarle carga a la E.T. Oeste, la empresa se embarcó en un costoso proyecto de construir una estación transformadora en el predio de Calasanz, tal vez haya una supuesta necesidad técnica y tal vez haya otra supuesta necesidad económica.  Por este motivo el Directorio impulsó la descentralización de Mantenimiento de Líneas Aéreas en Sector Norte y Sector Sur, acondicionando dos sedes para ello y además acordando entre sindicato y empresa a través de largas reuniones, las estructuras de plantel correspondientes a Mantenimiento Subterráneo y de los dos nuevos sectores Mantenimiento de Líneas Aéreas Norte y Mantenimiento de Líneas Aéreas Sur.  Sin embargo la Empresa ahora pretende desconocer este acuerdo negándose a firmar la Resolución correspondiente.  Mientras tanto, hace un reconocimiento de funciones que están establecidas precisamente en los proyectos de plantel acordados.  No es una contradicción de la Empresa, es mala fe en la negociación por parte del Directorio.

Ante los lógicos reclamos de los trabajadores, la empresa pretende aplicar presión, desconociendo tal vez que los trabajadores están en todo su derecho a realizar solamente las tareas establecidas en el plantel que la misma Empresa propuso modificar.

También el sindicato está analizando y verificando que la empresa provea cada uno de los elementos de seguridad que corresponde a los trabajadores. Un ejemplo de la irresponsabilidad empresaria en esta materia, se produjo el martes cuando SEA anunció que las cuadrillas no podrían salir a trabajar por la falta de elementos de seguridad y al momento la empresa se los entregó.

Otro tema ligado a la seguridad es el de los vehículos que no están en condiciones porque es deficiente la prestación de EDENRED.  La empresa tercerizó la reparación de la flota de EPEC prescindiendo de la calificada mano de obra del personal del Taller de Automotores, y el resultado termina siendo un buen negocio para la contratista y un inadecuado  mantenimiento de los vehículos, por eso presentamos la denuncia en Tribunales II el lunes 18 de febrero.

La empresa también tiene que proveer todas las herramientas de trabajo necesarias cuyo faltante normalmente es sustituido por la colaboración y la creatividad de los trabajadores para poder cumplir con los trabajos requeridos.

Está justificada la bronca de los trabajadores y mucho más por el apriete económico que ejerce arbitrariamente la Empresa equivocándose doblemente,  porque nuestra dignidad no tiene precio. Nosotros seguiremos resistiendo colectivamente, cuando un sector tenga un problema será el problema del conjunto y así sostendremos la continuidad de esta lucha que es  inclaudicable e incansable, con el objetivo de seguir manteniendo el funcionamiento estratégico de la Empresa, el funcionamiento correcto de los sectores de trabajo con sus respectivos organigramas de plantel.

Estamos librando la lucha también por el cubrimiento de cargos vacantes, la empresa se tiene que hacer cargo  de la situación que han generado con el otorgamiento de la pasividad anticipada a más de  cuatrocientos trabajadores experimentados, con lo que hoy están pagando una función a un trabajador que está en su casa y a otro que lo está cubriendo en el sector de trabajo, situación que puede calificarse como una barbaridad.

Hay sectores de trabajo que no reúnen las condiciones de higiene y seguridad, vehículos que están mal reparados, elementos de seguridad que no se entregan y falta personal.  Esta falta de personal impide que los trabajadores de sectores operativos tengan los tiempos de descanso que corresponde de acuerdo a la legislación vigente, nosotros no debemos permitir que algún trabajador vuelva a sufrir algún tipo de accidente por el exceso de horas trabajadas.

Nuestra obligación es recuperar el porcentaje del art. 77,  la contribución del art. 10 a través de la Justicia porque esas leyes son ilegales porque la Legislatura no tiene competencia para modificar Convenios Colectivos de Trabajo.

Todas las medidas de fuerza instrumentadas por los Cuerpos Orgánicos  están cubiertas con las denuncias que hemos elevado al Ministerio de Trabajo de la Provincia en el último año y que aún no tienen respuesta.

Estamos cubiertos legalmente, estamos haciendo los análisis que corresponden, tenemos buen asesoramiento, tenemos conocimiento histórico ya que a los que nos toca conducir este conflicto, tenemos la experiencia necesaria para saber lo que estamos haciendo, no somos ningunos improvisados como sí lo son los gerentes “importados” que están improvisando represalias lo que  lamentablemente traerá un problema a la Empresa.

La incompetencia de la Empresa los lleva a presionar a los trabajadores con cartas documentos y escribanos. Así haremos nosotros, cada vez que nos manden un escribano nosotros enviaremos dos veces a nuestros escribanos, hasta que la empresa entienda que la única forma de salir de esto es con el diálogo, no existe otra alternativa.

El presidente de la empresa  no dialoga con los trabajadores, el ministro Fabián López tampoco habla con los trabajadores de EPEC, el ministro Sereno no resuelve ninguno de los reclamos planteados que son legalmente justificados por lo que expone a la Empresa a soportar  infinidad de juicios que los perderá a todos. ¿Ésta es la capacidad de diálogo que manifiesta el gobernador? ¿o esto es lo que le inventan al gobernador para justificar la falta de soluciones a los problemas que están bajo la responsabilidad del Directorio, a través de su ministro? A menos que la política que aplican tenga la finalidad de la privatización de la empresa de energía con el nuevo marco regulatorio eléctrico provincial y con la atomización de EPEC dejando una empresa residual.  Que tengan en claro que los trabajadores lucifuercistas vamos a resistir hasta las últimas consecuencias. Nosotros somos los que hemos sostenido durante años una empresa estatal e integrada como la quieren los cordobeses.  Somos los que daremos nuestra vida si es necesario para garantizar que esto se cumplimente, EPEC estatal, integrada, cordobesa y pública.

Basta de tarifazos, basta de ajuste, basta de persecución y por sobre todo, la inmediata incorporación de los compañeros cesanteados injustamente con un artilugio legal plagado de nulidad.  Por eso cada vez que uno de estos cinco compañeros tenga que presentarse ante la Justicia, nuestra obligación como compañeros y compañeras es movilizarnos para no ser atropellados en nuestros derechos a través de falsas políticas destructivas, de división y de amedrentamiento por parte de la empresa con  el propósito ingenuo de que los lucifuercistas no asumamos la responsabilidad de defender nuestro puesto de trabajo, a la EPEC y a nuestras familias.

Gabriel Suárez   Secretario General      

“Está justificada la bronca de los trabajadores”

 

 

 

.