ANIVERSARIO DE LA GESTA DE MALVINAS

Nuestro eterno reconocimiento a ex combatientes y caídos

El 2 de abril conmemoramos el Día del Veterano y los Caídos en la Guerra de Malvinas. Es una fecha donde las heridas de nuestros héroes supuran una vez más, como las de la Patria. Nosotros en Luz y Fuerza de Córdoba tenemos compañeros que ingresaron a trabajar en distintos sectores de EPEC, que combatieron en ese territorio que para la gran mayoría del pueblo es desconocido, pero forma parte de la soberanía argentina. Algunos lamentablemente ya no están. Todos son nuestro orgullo por sus convicciones y valentía, por eso es permanente el reconocimiento a esos compañeros de nuestra organización sindical.
Antes del día del desembarco en Malvinas, el movimiento obrero que resistía había cumplido con varias jornadas de paro contra la dictadura cívico militar. La CGT Brasil conducida por Saúl Ubaldini, había convocado a un paro nacional y movilización a Plaza de Mayo para el 30 de marzo de 1982. En Córdoba el paro activo fue encabezado por el Secretario General de la CGT Brasil “Rodríguez Peña” (denominadas así porque en Córdoba tenía su sede en el sindicato de la Madera de calle Rodríguez Peña), el compañero Miguel Correa.
Publicaba el diario Página 12: La dictadura que arrasó con la Argentina se cuarteó el 30 de marzo de 1982, cuando una multitud la desafió en las calles, se movilizó tras una consigna sencilla y básica: “Paz, pan y trabajo”. El avance popular se hizo grito en estrofas que se venían coreando en las canchas de fútbol: “Se va a acabar/se va a acabar/ la dictadura m ilitar”. Cuando muchos creen que se puede acabar, sacuden sus temores y exponen sus cuerpos al efecto, es el comienzo del fin. La represión de esa jornada fue salvaje, pero la protesta no se detuvo. Columnas organizadas, militantes sueltos que recobraban viejas prácticas, jóvenes que hacían su bautismo de lucha, muchos heridos y el asesinato de Benedicto Ortiz durante la represión a la movilización en Mendoza. Este hecho motivó que la CGT resolviera un paro general para la primera semana de abril. Pero el 2 de abril, la dictadura dispuso la invasión a las Islas.
Todos los argentinos tuvimos sensaciones entremezcladas por la recuperación de Malvinas, sin embargo todas las organizaciones que integrábamos la CGT Brasil en todo el país, nunca concurrimos a las convocatorias de la junta militar, por el contrario reclamábamos que devolvieran el poder al pueblo para que fuera el pueblo quien condujera la guerra a través de sus autoridades democráticas.
En nuestro Gremio intervenido, encabezaba la lucha la Coordinadora de Agrupaciones de Luz y Fuerza de Córdoba conducida por José Filippini, Ramón Contreras, Cachulín Alvarez y Alberto Fonseca, quienes emitieron muchos comunicados con el nombre de ELECTRUM oponiéndonos a que la dictadura hiciera masacrar a nuestros soldados.