UN AÑO DE LUCHA

Concentración en el Edificio Central y movilización al Ministerio de trabajo

 

El martes 9 de abril se cumplió un año de conflicto,  un año desde que  el Directorio de EPEC, siguiendo las directivas políticas del Gobernador Schiaretti, inició un ataque frontal contra la organización gremial, los trabajadores y la EPEC como empresa pública.

Un año donde vimos desembarcar gerentes importados con claros antecedentes privatistas, que vinieron a hacer a EPEC lo que saben hacer: vaciar, ajustar, atacar el Convenio  y perseguir la actividad sindical.

Así llegaron   los “Gerentes Kolektor”,  esa empresa amiga de los negocios de los gobernadores de Unión Por Córdoba, que liquidó rentas del estado como un organismo público y  sobre quienes pesan además denuncias de corrupción;   los “Gerentes ECOGAS”,  empleados  de Nicolás Caputo, el empresario amigo de Macri, por más de 20 años,   que cumplieron el rol de liquidar el convenio de los trabajadores del Gas  y moldear la empresa privatizada a las normas neoliberales; así también desembarcó  un ex Gerente de FADEA en la era Macri, cuyo rol fue exactamente el mismo en la Fábrica Nacional de Aviones:  suspender, ajustar, despedir.

Todos ellos, amigos del poder provincial y Nacional, vinieron a ejecutar el anhelo de Macri acordado con Schiaretti, aplicar  la reforma laboral hacia dentro de la EPEC y dejarla lista para futuros negocios. Frente a las medidas de vaciamiento, tercerizaciones, administración poco transparente,  los tarifazos, el ajuste, las sanciones y los pedidos de exclusión de tutela sindical, Luz y Fuerza de Córdoba ha luchado incansablemente como muchas otras veces  en la historia.

 

Concentración en el Edificio

El día de la “conmemoración”, el gremio puso la creatividad habitual a disposición del acto frente al Edificio Central, del que participaron compañeros y compañeras de todos los sectores y que contó con el “merchandising” propio para la ocasión. Torta, juegos artificiales, papel picado, murga y globos, daban el marco a las consignas que sintetizaban un año de lucha: “se cumple un año de conflicto, de resistir, de aguantar el atropello del Gobierno   de este nuevo intento de privatización, pero con la frente bien alta y las convicciones bien claras. EPEC no se divide ni se vende y el gremio jamás será vencido”,  se leía en una de las pancartas,  colgadas en el vallado policial que como siempre había montado el gobierno, otra con un mensaje  al Gobernador “Schiaretti, EPEC no se Vende, Es de los Cordobeses”.

Luego de una protesta ruidosa y colorida, sobre la esquina de Tucumán y Tablada,  nuestro Secretario General dirigió unas palabras a los compañeros y compañeras (ver en página 9), con un mensaje de aliento y fortaleza, una horas después de que  la empresa mandara un mail vergonzoso  a los trabajadores, desconociendo, otra vez, el derecho a huelga adoptado en este caso en el ámbito  del Área Comercial.

Marcha al Ministerio de Trabajo, solicitando se dé una respuesta a las presentaciones de  Luz y Fuerza

Desde allí partió la movilización por calle Tablada y luego Oncativo  hasta llegar a calle Rivadavia al 600 donde se encuentran las oficinas del Ministerio de Trabajo de la Provincia.

Al llegar allí, nos esperaba otro vallado policial, detrás del cual los compañeros y compañeras esperaron la salida de nuestro Secretario General Gabriel Suárez, quien ingresó acompañado del  Secretario Adjunto Jorge Molina Herrera, el Secretario gremial Rodolfo Bonetto y la Subsecretaria de Prensa Gabriela del Bosque,  quienes ingresaron al Ministerio a realizar una nueva presentación, esta vez referida al incumplimiento de la empresa en el pago de reconocimiento de funciones y en la paralización de los cubrimientos de cargos y de la puesta en marcha de las nuevas estructuras de plantel. A esta presentación, se suman  otros 15 expedientes tramitados desde iniciado el conflicto, que aún no han  tenido respuesta por parte del Ministro Sereno. Precisamente sobre este punto fue el reclamo que se llevó al Ministerio, algo que nuestro Secretario General explicó a los medios que se hicieron presentes y luego en las palabras dirigidas a los compañeros (ver aparte en página 10): como autoridad de aplicación, el Ministerio debe ser imparcial y dar una respuesta al reclamo de los trabajadores representados en sus organizaciones sindicales.

Hasta la fecha Sereno no respondió ninguna de nuestras presentaciones, pero si lo hizo rápidamente cada vez que  el Directorio de la Empresa lo solicitó, la última cuando  llamaron inspectores por la medida de estado de asamblea del área comercial y se encontraron estos, con pésimas condiciones edilicias,  y de seguridad e higiene en el primer subsuelo del Edificio Central. .

Con cánticos, batucada y banderas al viento, se hizo sentir la protesta de Luz y Fuerza de Córdoba, el día que se cumplió un año de conflicto y lucha incansable.

Gabriel Suárez: “Nuestra dignidad es para toda la vida”

El hartazgo de los compañeros y compañeras por la persecución e irracionalidad del Directorio y algunos de sus gerentes “importados” se manifestaba en constantes cánticos de repudio que alcanzaban incluso a la figura del gobernador, verdadero responsable del ataque sistemático a nuestro Gremio desde abril de 2018, cánticos que se interrumpieron para escuchar las palabras de nuestro secretario general Gabriel Suárez.

Gabriel señaló que ante nuestros justos reclamos realizados en los últimos doce meses, el Directorio de EPEC como única respuesta ha intentado día a día amedrentar a los compañeros con sanciones, con pedidos de sumarios, para que la gente baje los brazos y no siga peleando.

Enérgicamente nuestro Secretario General advirtió “¡La pelea de Luz y Fuerza ya lleva un año y nuestra dignidad es para toda la vida por lo que vamos a seguirla peleando hasta las últimas consecuencias, bajo ningún punto de vista nos someteremos a la voluntad del gobierno de la provincia de Córdoba!, ¡porque acá tenemos que ser claros, la dirección de la empresa manifiesta que no hay diálogo porque el gobierno no quiere!” Agregó que todos sabemos que el objetivo es tratar de privatizar en el futuro a la Empresa.

Los directivos de la Empresa tratan de generar división dentro de nuestro Gremio tentando a compañeros y compañeras con un trato diferenciado si adhieren a sus irracionales medidas como si de esta manera no sufran la violación de algunas de las conquistas del Gremio y la pérdida del poder adquisitivo del salario. Y si alguno o alguna ha cedido al “canto de sirena”, los tenemos que volver a sumar a la lucha. Por eso Gabriel Suárez recalcó  “¡Debemos ser dignos, entre nosotros mismos ser solidarios!”

También reiteró que la calidad de servicio únicamente podemos garantizarla los trabajadores, por lo que si la Empresa continúa con las medidas que está tomando a contrapelo de la realidad, descuidando a los sectores operativos, va a haber  problemas con la calidad del servicio. Ellos están confiados en que los trabajadores volveremos a esforzarnos más allá de lo que corresponde, pero la decisión transmitida por Gabriel es clara, “¡Las tareas correspondientes a aquellos cargos que la empresa paga se ejecutan, las tareas de aquellos cargos que la empresa no paga, no estamos obligados a ejecutarlas y entonces el parate de la empresa se va a dar por la irresponsabilidad patronal!”.

Es decir que si no aprueban las estructuras de plantel de Mantenimiento de Líneas Aéreas Norte, Mantenimiento de Líneas Aéreas Sur y Mantenimiento Subterráneo, cuando no paguen las categorías que corresponden, los responsables de haber afectado el servicio serán los miembros del Directorio de la empresa, no los trabajadores que hasta ahora realizan tareas que no se les retribuye como corresponde en un estado de derecho como el actual, los directivos de EPEC y el gobierno obran como si estuvieran en una dictadura.

Para colmo la empresa persiste en no pagar las horas extras realizadas, se niegan a discutir la pauta salarial de 2018 que ha quedado muy por debajo de la inflación afectando además la base de cálculo del art 78 como corresponde.

Gabriel enfatizó “nosotros tenemos que seguir resistiendo porque nosotros tenemos que jubilarnos acá, tenemos que garantizar que la empresa funcione, porque la lucha nuestra no es únicamente nuestra, es de todos los sectores sindicales y sociales que hoy día se ven postergados, ¿o ustedes creen por ejemplo que todos los de la Guardia Infantería que nos están vigilando están de acuerdo con los sueldos que tienen? ¡No están de acuerdo! ¡Tenemos que llegar a la unidad de todos los cordobeses para que empecemos a plantear que la dignidad no se divide ni se vende, no se entrega, el Convenio Colectivo tampoco se toca y vamos a seguir trabajando por una empresa estatal e integrada, cordobesa y pública!”

Nuestro Secretario General destacó que en nuestra lucha es fundamental la participación, que “hay que exigirla en cada sector de trabajo, por lo que los convoco a todos a tomar la calle, esto no se gana con horas extras ni estando en los sectores de trabajo, ¡¡se gana movilizados permanentemente compañeros, como tiene que ser y como pasó siempre!!”

Otro aspecto mencionado en su discurso, es la mala actitud del directorio y especialmente de la Gerente de Legales, a quienes parece que les ha molestado una solicitud realizada por nuestro Sindicato a raíz de una denuncia anónima, para que la Justicia Provincial investigue la irregularidad en la tarifa eléctrica de la Gerente Miseta.  Cómo será que los impactó en ellos, que quieren taparlo iniciando un sumario administrativo a nuestras compañeras del 3er. piso, y han dispuesto traslados de trabajadores y trabajadoras, el último traslado es el de la compañera abogada Belén Zabala que no tiene ninguna explicación lógica.

Ahora, injustamente han sumariado también a compañeros y compañeras de Comercial con el claro objetivo de que tengamos miedo, pero nosotros tenemos el ejemplo de nuestros valerosos dirigentes históricos.  “¡¡ Luz y Fuerza no tiene miedo y no nos van a apretar porque nosotros somos dignos defendiendo la empresa estatal, integrada, cordobesa y pública!!”.

Nuestro Secretario general Gabriel Suárez explicó que uno de los mayores responsables de que hayamos llegado a esta situación, es el Ministro de Trabajo Omar Sereno, porque en este último año hemos elevado múltiples presentaciones que hasta la fecha no han tenido respuesta. La obligación de Sereno como titular del órgano de aplicación es tener imparcialidad y dar respuesta, sin embargo sus decisiones son favorables ante cada requerimiento de la Empresa  y por el contrario niega sistemáticamente  la respuesta a  los trabajadores. Como ejemplo de esta afirmación, resaltamos que el lunes  a las 13 horas  miembros del Consejo Directivo y del  Cuerpo General de Delegados se presentaron en dependencias del área comercial del primer subsuelo para respaldar a las trabajadoras y trabajadores del área, ante lo cual evidentemente la empresa solicitó una inspección al Ministerio de Trabajo de la Provincia y en tan solo una hora se presentó un inspector que en lugar de relevar alguna falta del personal, tuvo evidencia de todos los problemas de higiene y de seguridad que presenta el local donde fueron amontonados tres sectores de comercial.

Por todos estos motivos, nuestro Secretario General tras finalizar sus palabras, encabezó junto a otros miembros del Consejo Directivo, una marcha hasta el Ministerio de Trabajo de la Provincia para presentar una nota reclamando la respuesta a más de quince expedientes presentados por nuestra Organización Sindical en el último año.

Martes 9 de abril: Nueva movilización lucifuercista

Discurso a la salida del Ministerio

Acabamos de dejar una nota en el Ministerio de Trabajo que se suma a un montón de denuncias que planteó nuestra organización sindical y que aún no tienen respuesta, referidas al cubrimiento de cargos, al salario, al no pago de horas extras, a la no autorización de viáticos, a la violación sistemática de las normas de higiene y seguridad, donde el Ministerio tiene que hacerse cargo sí o sí al ser la autoridad de aplicación de cada uno de los reclamos que hacen los trabajadores.

Sabemos que el ministro está molesto porque no aceptamos entregarle el Convenio en el marco de la ley 8.329, no lo vamos a discutir porque no es la jurisdicción para discutir un Convenio de ultraactividad por eso lo estamos haciendo en Buenos Aires en el marco de la ley 14.250. Pero como no quedó conforme con esa situación, lo que ha hecho permanentemente es no dar respuesta a los trabajadores, y me pregunto y les pregunto: ¿no habrá un mal desempeño de función pública siendo que hay no menos de quince expedientes sin ninguna respuesta?

El ministro tiene que darle una respuesta al gremio porque si no vamos a tomar la siguiente decisión  entre todos: trabajar sobre el cargo que nos pagan, ya hay un antecedente y él sabe bien que en la gobernación de Mestre se decidió no cubrir los cargos superiores, ¿y qué hicieron los cráneos de la empresa? Los cubrieron, no nos pagaron y después a 465 compañeros tuvieron que pagarles a todos. Y esta no va a ser la excepción porque han vuelto a cometer el mismo error, nosotros vamos a evaluar en los servicios de guardia, si hay chofer salimos, si hay oficial salimos, si hay capataz salimos,  sino que se vengan a hacer cargo ellos, los que no pagan, a conducir el servicio de guardia.

En el invierno vamos a tener inconvenientes, ya se lo hemos dicho, se lo hemos anticipado, y el responsable será la autoridad de aplicación que no aplica las leyes laborales vigentes para intimar a la empresa a cumplir sus obligaciones patronales. Se ha permitido que EPEC sea un negociador de mala fe y no han hecho absolutamente nada.  Les voy a dar un ejemplo, cuando a las 13 horas llegó nuestro Cuerpo General de Delegados a brindar el respaldo a los compañeros del Edificio Central, a las 14.05 llegó la autoridad de aplicación a través de un inspector, inspector que no encontró ningún inconveniente y lo dejó asentado en un acta, pero si encontró los inconvenientes en higiene y seguridad, vio la cantidad de compañeros y compañeras para sólo dos baños, los cables tirados en el suelo, la cantidad de cajas de cartón apiladas que pueden generar un incendio y la falta de una salida de emergencia como corresponde y lo exigen las normas vigentes.

Por eso nosotros tenemos que estar unidos, ahora empieza el tiempo de que nos den respuesta a nuestros reclamos, porque ya estamos cansados de personas como Sereno que siendo que procede de una organización sindical, en lugar de dar una respuesta a los trabajadores, acuerda con la empresa. Recién hablábamos con muchos compañeros que trabajan en el Ministerio de Trabajo, compañeros que tienen un salario de miseria porque decían que el gremio que los representa no ha conseguido un buen aumento salarial.  Por eso también tiene mucho que ver que la gente critique el salario de los lucifuercistas, pero atrás de nuestro salario hay muertes, desaparecidos, hay convicción, lucha, protagonismo y participación, y no vamos a ceder, esto recién comienza, la dignidad no se negocia.

¿Ustedes creen que los policías que están acá, que son también laburantes y están cobrando dos mangos con cincuenta, no tienen también idea de movilizarse? ¿Saben por qué? Porque ayer al Plenario  de la CGT Rodríguez Peña concurrieron un montón de oficiales retirados de la policía que quieren armar un gremio par salir a reclamar un salario digno, porque les están pagando dos mangos con cincuenta.

Es importante que todos tengamos claro lo que estamos haciendo, la defensa de nuestro trabajo es la defensa de los cordobeses y de aquellos sectores postergados por esta práctica desleal y habitual de la patronal. Y es hora que el Ministerio de Trabajo se ponga al frente y defienda los intereses de los laburantes si no también será responsable de los problemas que tenga el servicio en la provincia de Córdoba.

 

 

.