UN SHOW ANTISINDICAL DEL DIRECTORIO DE EPEC EN EL ÁREA COMERCIAL

El día 8 de abril  los compañeros del Área Comercial con el aval absoluto del Consejo Directivo y el respaldo de todos los compañeros, entraron en estado de Asamblea Permanente y se declaró el Quite de Colaboración,  en rechazo a una sucesión de arbitrariedades, definiciones improcedentes e inconsultas y el intento persecutorio de sancionar a compañeros del área.

Todo ello decidido por la Gerente de Finanzas y Abastecimiento Sandra Dora Martínez, que suma con este accionar otro capítulo de su falta total  de respeto  a la organización sindical, a la Empresa Pública que es EPEC  y a sus  trabajadores y trabajadoras. Gerente esta que tiene en  su historial haber sido partícipe, desde la consultora Gladys Meich,   de la privatización de Gas del Estado en 1992 y Gerente en ECOGAS desde el momento de la privatización  hasta 2015.

 

Imposición y conflicto

El conflicto se inicia cuando  la Gerencia a cargo de la señora Martínez, sin informar debidamente  y obviando   el procedimiento que  establece el Convenio Colectivo de Trabajo, notifica a los trabajadores del área comercial  que estaban obligados  a concurrir a una capacitación para los días 3 al 5 de abril  con una carga horaria de dos horas cada vez durante doce clases, fuera de la jornada de trabajo,   siendo el personal del área comercial de semana calendaria.

No sólo eso, sino que se instrumenta esta “capacitación”  sin ninguna participación ni  del Centro de Formación Profesional de EPEC (otro sector que está sufriendo el vaciamiento de este Directorio) ni de la comisión  de Capacitación que está conformada tanto por una parte empresaria como por una parte sindical, y cuyo establecimiento está determinado en el Convenio Colectivo de Trabajo.

Ante la arbitrariedad y la violación de los derechos laborales, la organización sindical  rechaza de inmediato esta imposición  y en conjunto se decide no asistir al curso, exigiendo se cumpla con lo establecido por el Convenio Colectivo.

Qué establece la ley de Contrato de Trabajo y  el Convenio

Parece mentira que haya que explicar y detallar cuestiones básicas y leyes elementales del derecho laboral,  como la Ley de Asociaciones Sindicales, como la Ley de Contrato de Trabajo,  o la ley de Convenciones Colectivas de Trabajo, pero evidentemente,  les hace falta a los funcionarios de EPEC, y así se hizo mediante nota presentada en la empresa, detallando los derechos que estaban siendo ignorados por la empresa.

La Ley de Contrato de trabajo y nuestro Convenio Colectivo de trabajo vigente 165/75 son muy claros respecto al ítem de jornada laboral.  La jornada máxima para los trabajadores de semana calendaría, que es el caso de los trabajadores del área comercial,  es de siete horas diarias de lunes a viernes y treinta cinco semanales, disponiendo la ley de Contrato de Trabajo  que la duración del trabajo no podrá exceder dichos límites.

Los artículos 8 y 9  de la LCT refuerza esto  disponiendo  que las normas más favorables dispuestas por los convenios colectivos de trabajo  serán válidas, pero cuando existiere una duda, debe respetarse la interpretación más favorable al trabajador.

Más aun el art. 12 LCT  establece la nulidad y sin valor de toda convención de partes que suprima o reduzca los derechos previstos en esta ley, los estatutos profesionales, las convenciones colectivas o los contratos individuales de trabajo, ya sea al tiempo de su celebración o de su ejecución , o del ejercicio de derechos provenientes de su extinción” y, el art. 13 sanciona “Las cláusulas del contrato de trabajo que modifiquen en perjuicio del trabajador normas imperativas consagradas por leyes o convenciones colectivas de trabajo serán nulas y se considerarán sustituidas de pleno derecho por éstas”.

 

Persecución, medidas de fuerza y un patético panfleto antisindical

La  respuesta  de la Gerente Martínez, fue no sólo no modificar su accionar, ni llamar a una mesa de diálogo, de trabajo para resolver la situación,  sino que irresponsablemente inició otra vez medidas de persecución gremial,  iniciando sumarios administrativos contra varios de los compañeros que cumpliendo la definición sindical, se negaron, en estas condiciones,  a realizar el curso.

Ante esta situación nuestro Secretario General junto a integrantes del Consejo Directivo y el  Dr. Oscar Luque, abogado del gremio, se hizo presente a primera hora del lunes 8 en el 1er. subsuelo del edificio, donde luego de conversar con los compañeros y compañeras de los sectores involucrados, se  decide declarar el estado de Asamblea y quite de colaboración, comunicándolo  a la empresa, en respuesta al ataque operado contra los trabajadores y se presentan los descargos contestando los sumarios administrativos.

En horas del mediodía, junto al Consejo Directivo se suma  el Cuerpo General de Delegados en las oficinas de facturación del subsuelo, permaneciendo por una hora en acompañamiento  de la medida y respaldo a las compañeras y compañeros del sector, donde  luego de cánticos y batucada, muestro Secretario General dirigió unas palabras a los  compañeros en estado de Asamblea .

 

Argumentos falaces de la empresa 

Entre los argumentos para justificar la arbitrariedad  con la que pretendían imponer los cursos, la empresa se ampara en una interpretación inadecuada, ilegítima e ilegal de  las “facultades de Dirección y organización empresaria”, las cuales en ningún momento el gremio desconoce. Pero las facultades contempladas en los artículos 64 y  65 de la Ley de Contrato de Trabajo no   autorizan al empleador a introducir modificaciones que impliquen un ejercicio irrazonable de esa facultad, como  la alteración de modalidades esenciales del contrato de trabajo y un perjuicio material ni moral al trabajador.  En estos términos contestó formalmente el gremio a la empresa agregando que “Precisamente, el cambio del horario de trabajo así como la extensión de la jornada, constituyen elementos esenciales del contrato de trabajo y por ende no se encuentran a disposición unilateral del empleador sin que ello constituya un uso abusivo del derecho de organización y dirección aludido.

Un panfleto vergonzoso

En este frente de conflicto, la empresa  no sólo demostró un atropello sobre las leyes laborales, sino que hizo patente su conducta antisindical. En un mail enviado a todos los trabajadores de la empresa,  que es un panfleto lamentable, no sólo nos responsabiliza por los descuentos ilegales que quieren  imponer a  los trabajadores que no realizaron el curso, sino que se refieren al Sindicato de Luz y Fuerza de Córdoba, como algo ajeno a los trabajadores.  Pues no, debemos decirles que el Sindicato tiene por ley la obligación y el derecho de representar a los trabajadores. En la Argentina, les guste o no, las organizaciones gremiales REPRESENTAN A LOS TRABAJADORES.

 

El Consejo Directivo y el Cuerpo General de Delegados concurrieron al Primer subsuelo a respaldar a los compañeros y compañeras del Area Comercial que son presionados por la Gerente Sandra Dora Martínez

 

Rechazamos de manera terminante esta nueva persecución por parte de esta Gerente y en general de todo este  Directorio plagado de Gerentes mandados de Buenos Aires y con claros antecedentes privatistas. 



La problemática en el traslado de compañeros de Comercial al 1º Subsuelo

 

El día 29 de marzo, nuestra organización sindical junto al Sindicato de Luz y Fuerza de Río Cuarto mantuvimos una reunión con la Gerencia de Recursos Humanos en la que se toma conocimiento durante el transcurso de la misma,  sobre el traslado compulsivo de la compañera Adriana Saravia, decisión que automáticamente generó un malestar entre los trabajadores del sector producto de que nuestra compañera por su dilatada antigüedad conoce acabadamente el funcionamiento de esta estructura en la que ha ido avanzando hasta llegar a jefa del departamento de Facturación de Clientes Comunes tras ir cumplimentando todas las requisitorias establecidas en nuestro Convenio Colectivo de Trabajo.

Ni bien nos enteramos de esta situación, solicitamos a la Gerencia de Recursos Humanos frenar la ejecución de la medida para poder consagrar mediante el diálogo una solución. Esta gerencia históricamente tuvo injerencia sobre otras gerencias para llegar a un acuerdo, pero hoy parece no tener potestad ni jerarquía para hacerlo, no tiene posibilidad de decirles a otras gerencias que dejen sin efecto el traslado.

Quedó demostrada la mala intención de parte de quienes notificaron a la compañera Saravia quien había tramitado su licencia, porque eso es actuar de mala fe.  Lo hicieron antes de que se tomara la licencia con un clima complejo de bastante dolor producto de que uno no espera que la empresa genere un traslado sin que exista un justificativo válido.

Esto generó el apoyo inmediato de todos los compañeros y en el medio estaba la determinación de realizar un curso fuera del horario de trabajo.  Esto está establecido en todo marco legal, no se puede hacer un curso de capacitación fuera del horario de trabajo, ni sobreasignados ni compañeros  no sobreasignados.

Al tramitar sus vacaciones la compañera Saravia, alguien tendría que haber tramitado el cubrimiento de la tarea que desarrolla la compañera.  Lamentablemente no hicieron el corrimiento y no cubrieron el cargo, por lo que también hay otro elemento hostil por parte de la empresa que hacía que los trabajadores se resistieran a concurrir a un curso de capacitación porque significaba la colaboración a una decisión empresarial que no estaba legalizada ya que estaba fuera de horario de trabajo y no se había dado a conocer un temario, no había  participación del Centro de Capacitación y  tampoco participó el compañero representante sindical en la Comisión de Capacitación que por Convenio Colectivo  está obligado a tomar conocimiento de todas y cada una de las cuestiones que implican cualquier tipo de capacitación, porque conociendo la trayectoria de los gerentes “importados”  cabe la posibilidad de que intenten promover la polifuncionalidad que nosotros, como se sabe, no la aceptamos y la seguiremos resistiendo.

Pero como esto no alcanzó, terminaron pidiéndoles un sumario administrativo a los compañeros que no concurrieron, cuando había una medida gremial de no asistir.  A posteriori mediante un ofrecimiento que efectuó Soledad Menéndez, que el día lunes el curso iba a ser en horas de la mañana, los compañeros accedieron a través del diálogo con dicho acuerdo, pero el viernes  en el último momento de la jornada, después de las 14 horas, notificaron a los trabajadores sobre el sumario iniciado. Esto generó que el lunes los trabajadores notificaran a la empresa por escrito de que entraban en Estado de  Asamblea y Quite de Colaboración. A posteriori de eso, la empresa determina incrementar el pedido de informe, amedrentando, cerrando la cocina con llave; retirando un escritorio blanco donde me sentaba para hablar,  para defender la posición de los compañeros.  Además cerraron uno de los dos ingresos y gracias a Dios no pasó nunca nada, pero si hubiera habido un incendio, imagínense, con una sola salida de escape para desalojar el primer subsuelo, iba a ser complejo. Gracias a Dios eso no ha pasado, pero en todo este tiempo no han arreglado los cables suspendidos en el aire con cierto riesgo eléctrico, cajas de cartón en el piso, plafones de iluminación no colocados, los baños insuficientes para la cantidad de personal, había tres y están en uso solo dos…

Como decíamos nosotros, en casa de herrero, cuchillo de palo. El lunes 8, ante la presencia a las 13 horas de los trabajadores de distintos sectores más el Cuerpo General de Delegados con el Consejo Directivo en el primer subsuelo en respaldo a los trabajadores y trabajadoras del sector, los directivos de EPEC automáticamente llamaron al defensor de la empresa, el ministro Omar Sereno. Tan solo una hora después,  a las 14 horas, ya estaba el inspector del Ministerio de Trabajo viendo si nos habíamos portado mal, y lo que lamentablemente sucedió es que el propio inspector cuando entró a ver de que no había una iluminación en los pasillos a la salida de los ascensores, que no estaban los baños en condiciones, que no existe la ventilación adecuada, que no estaban los matafuegos, que no está ni siquiera la habilitación para hacer lo que hicieron, se les volvió en contra esta situación.  Por eso después acudimos con el escribano para labrar el acta que corresponde para dejar constancia de todo esto que hemos vivido durante todo este tiempo, para que no digan después que nos enojamos porque somos locos.  No somos locos,  resistimos las políticas de ajuste, de apriete, de denigración y de querer generar enfrentamientos entre trabajadores que no lo vamos a permitir.

La última receta del Directorio, que ya la hemos visto nosotros porque  la han prescripto infructuosamente un montón de veces, es llamar a los Delegados creyendo que no hablan con el Gremio, para tratar que levanten medidas sin una solución a lo que se venía planteando, como por ejemplo dejar sin efecto el traslado de la compañera Saravia, dejar sin efecto las notificaciones de los sumarios, reconocer todas las funciones que se vienen desarrollando, realizar el pago como corresponde, la puesta de nombre de las estructuras de plantel vigente. Pero como nunca tienen respuesta para esto, siempre los culpables vamos a ser los trabajadores. Pero que quede claro, si defender nuestra dignidad, si pararnos a resistir este embate de eliminación de derechos del CCT les molesta, entonces les va a seguir  molestando porque nosotros no vamos a entregar la dignidad, porque nuestra dignidad no tiene precio y tampoco nuestro Convenio Colectivo de Trabajo.

Gabriel Suárez

Secretario General

 

Se llevaron el escritorio blanco
Innumerables incumplimientos en las medidas de seguridad e higiene


Ante una nueva instancia de diálogo debido al avance en las tratativas realizadas ayer,  se suspende la medida de estado de asamblea y quite de colaboración en el Area Comercial.

Se ha acordado una reunión con la Contadora Sandra Dora Martínez, en la que será posible abordar la problemática integral del área



 

 

Malas instalaciones en el primer subsuelo del Edificio Central

Inspección ocular ante escribano por problemas de higiene y seguridad

Después de habernos presentado  en el Ministerio de Trabajo, hicimos una inspección ocular de todos los inconvenientes edilicios que no se habían cubierto de parte de la empresa  para hacer la denuncia correspondiente ante la autoridad de aplicación  por la violación de las normas de Higiene y Seguridad.  Por eso se estaba cotejando con el escribano para hacer el acta correspondiente, que será firmada por nuestro Secretario General a su retorno de la reunión del Frente Sindical en Buenos Aires y realizar la notificación  y la denuncia correspondiente.

Nuestro Secretario General Gabriel Suárez, el Representante Sindical en la comisión Central de Capacitación Darío Pacheco y el escribano que certifica las anomalías en las instalaciones del primer subsuelo del Edificio Central

 

 

 

.