VIOLACIÓN DEL DIRECTORIO DE EPEC A LA LIBERTAD SINDICAL

El 25/7/19 el Directorio impidió el ingreso de miembros del Consejo Directivo para cumplir con sus obligaciones gremiales amparadas por la legislación vigente (ver página 9 del Eléctrum 1532).  Nuestro Secretario General convocó a un escribano e hizo labrar un acta.  Posteriormente elevó sendas notas al Presidente de EPEC y al Ministro de Trabajo de la Provincia con lo que se hará el reclamo correspondiente ante la OIT.

Reproducimos el texto de ambas notas


Al Presidente de la Empresa Provincial de Energía de Córdoba

Ing. Luis Giovine

Gabriel Suarez y Jorge Molina Herrera, en nuestro respectivo carácter de Secretarios General y Adjunto del Sindicato de Luz y Fuerza de Córdoba, nos dirigimos a Ud. con el objeto de solicitarle disponga a la brevedad el cese inmediato de la directiva otorgada a la guardia de seguridad en la Empresa que le indica impedir el ingreso de los representantes gremiales integrantes de la Comisión Directiva de sindicato al ámbito de la misma.

Dicha decisión arbitraria, ilegítima e ilegal resulta violatoria de claras disposiciones constitucionales como la del art. 14 bis que en su parte pertinente consagra: “…Lo representantes gremiales gozarán de las garantías necesarias para el cumplimiento de su gestión sindical…” y el Convenio 135 de la OIT -ratificado por nuestro país- que consagra “…Art. 2. 1. Los representantes de los trabajadores deberán disponer en la empresa de las facilidades apropiadas para permitirles el desempeño rápido y eficaz de sus funciones. 2. A este respecto deberán tenerse en cuenta las características del sistema de relaciones obrero- patronales del país y las necesidades, importancia y posibilidades de la empresa interesada, 3 La concesión de dichas facilidades no deberá perjudicar el funcionamiento eficaz de Ia empresa interesada. Art. 3. A los efectos de este Convenio, la expresión representantes de los trabajadores comprende las personas reconocidas como tales en virtud de la legislación o Ias prácticas nacionales, ya se trate: (a) de representantes sindicales, es decir, representantes nombrados o elegidos por los sindicatos o por los afiliados a ellos; o (b) de representantes electos, es decir, representantes libremente elegidos por los trabajadores de la empresa, de conformidad con las disposiciones de la legislación nacional o de los contratos colectivos, cuyas funciones no se extiendan a actividades que sean reconocidas en el país como prerrogativas exclusivas de los sindicatos…”.

La Ley 23551, por su parte, reconoce a los representantes de los trabajadores el derecho a verificar la aplicación de las normas legales o convencionales en el lugar de trabajo y a participar en las inspecciones que disponga la autoridad administrativa del trabajo; a reunirse periódicamente con el empleador o su representante; y a presentar ante los empleadores o sus representantes las reclamaciones de los trabajadores en cuyo nombre actúen.

Resulta prístino que tales cometidos no pueden verificarse si se impide a tales representantes el ingreso al o los establecimiento/s donde se desempeñan sus representados.

También porque se reconoce el derecho a celebrar Asambleas informativas y resolutivas sin autorización previa para establecer su programa de acción sindical.

La decisión de impedir el ingreso de los miembros del Consejo Directivo de la entidad que representamos no resulta sino una clara manifestación de intolerancia sindical, una innegable obstrucción al plan de acción sindical y una desembozada provocación invitando al agravamiento del conflicto que nos ocupa desde hace mucho tiempo.

En un nuevo intento de convocatoria a la reflexión y llamado a establecer nuevas bases de convivencia con pleno respeto a las reglas de una relación laboral madura, lo invitamos a deponer de la actitud denunciada y franquear como hasta ahora el libre ingreso de los mencionados representantes sindicales a los establecimientos empresarios.

La sanidad de las relaciones laborales no se expresa en el sometimiento de una parte a la otra sino en el respeto de las diferencias y la práctica de un diálogo sin retaceos, donde cada una exponga sus límites y necesidades razonables para construir escenarios superadores que, aun cuando transitoriamente no se alcancen acuerdos, permita la coexistencia pacífica y un clima de trabajo que en la presente realidad se encuentra secuestrado de las expresiones concordia, convivencia y creatividad.

En la certeza que primará ese espíritu en la decisión de esa Dirección, saludamos a Ud., atentamente.

Jorge Molina Herrera (Secretario Adjunto)              Gabriel Suárez (Secretario General)


 

Ministro de Trabajo de la Provincia de CÓRDOBA

  1. OMAR SERENO

De mi mayor consideración me dirijo a Ud y por su intermedio a quien corresponda con el objeto de dejar notificado al Ministerio que Usted dirige; para adjuntar como copia todos los elementos que hemos tenido que presentar ante el Directorio de la EPEC por impedir en el día 24 el ingreso de Miembros de Consejo Directivo del Sindicato de Luz y Fuerza de Córdoba, impidiendo el normal desarrollo de la Actividad Sindical; dejando nuevamente presente la constante persecución, maltrato, como así generar la provocación, a quienes ejercemos la representación de nuestros compañeros afiliados impidiendo en normal y democrático desarrollo de nuestra obligación sindical.

Exhortamos a la autoridad de aplicación contemple esta actitud permanente dictatorial e ilegal que lo único a lo que conlleva es a incrementar el conflicto que con estas decisiones empresariales realmente innecesarias nos alejan cada día más del diálogo.

Sin otro particular me despido de usted saludándole atte

p/SINDICATO DE LUZ Y FUERZA DE CORDOBA

                                        Gabriel Suárez (Secretario General)

 


Ante la arbitrariedad de EPEC convocamos a la prensa libre

 

 

.