HOMENAJE AL COMPAÑERO ALBERTO CAFFARATTI

En el día de ayer a las 9 hs. en Radio Nacional descubrimos una placa en memoria de Alberto Caffaratti.  En la esquina de Av. Gral. Paz y Santa Rosa,  en proximidades de donde fuera secuestrado el 15 de enero de 1976.

 

¿Por qué ayer? Decidimos descubrir la placa ayer teniendo en cuenta que estamos en vísperas de un nuevo 17 de agosto,  fecha en que se conmemora el paso a la inmortalidad de Don José de San Martín,   y con la certeza de que nuestro compañero Alberto Caffaratti junto a Hernán Vives,  José Brizuela, Tomás “Titi” Di Toffino, Agustín Tosco y los 30.000 desaparecidos, al igual que el Padre de la Patria, dieron su vida por una sociedad inclusiva, justa y solidaria.

Durante el acto hicieron uso de la palabra el Director de Radio Nacional,  Orestes Lucero,  quien manifestó estar agradecido por ser parte de esta actividad. Cabe destacar que junto a los trabajadores de ese medio,  desde un inicio se mostraron totalmente predispuestos para llevar adelante este homenaje.

A continuación, el compañero Héctor Tosco rescató la memoria de Caffaratti y la trajo al presente, como así también instó a seguir su ejemplo.  Luego María Eleonora Cristina,  Directora del Archivo Provincial de la Memoria,  rescató la voluntad política de nuestro sindicato de continuar vivo el legado del compañero Caffaratti. Seguidamente habló Mariana Caffaratti,   quien también agradeció al gremio por esta actividad y mencionó una frase de San Martín que reza “para hacer la revolución hacen falta revolucionarios”.

Siguiendo con la lista de oradores,  se expresó un asistente al acto quien relató con emotivas palabras  haber participado en el funeral de Agustín Tosco. Luego habló el compañero y militante del Partido Comunista Jorge Lewit,  quien resaltó la figura de Alberto Caffaratti como uno de los eslabones más importantes en la articulación con otras organizaciones al momento de enfrentar a Lacabanne.  Silvia Di Toffino a su vez,  hizo mención a una etapa de su niñez en donde recordaba a su padre junto a Alberto e hizo una reflexión sobre la sociedad por la que pelearon tanto Alberto como Tomás y la militancia de entonces.

Por último el compañero Gabriel Suárez,  luego de descubrir la placa junto a los familiares de Alberto,  y luego de recordar con la consigna de “Caffaratti presente ahora y siempre” y “30.000 compañeros desaparecidos presentes” hizo uso de la palabra,  destacando el momento histórico por el que estamos atravesando,  en una clara referencia al 17 de agosto y tener presente que este año se cumplen 50 años del Cordobazo.

Al comenzar el acto el Coordinador de la Subcomisión de Derechos Humanos de Luz y Fuerza de Córdoba, compañero Alfredo Seydell, realizó un agradecimiento especial a la presencia de compatriotas que, víctimas de la política de exclusión,  miseria y falta de trabajo que propicia este modelo de país,  pernoctan en la galería de Radio Nacional Córdoba por encontrarse en situación de calle,  quienes nos acompañaron durante la realización del homenaje,  situación a la que luego aludieron todos los oradores.

Además de los compañeros arriba mencionados, miembros del Consejo Directivo y militantes de nuestro gremio,  estuvieron presentes en el acto compañeros de los gremios ALECYT,  AATRAC,  CISPREN, Juan Villa del sindicato de Perkins, trabajadores de Radio Nacional, Gustavo Tissera de Familiares de Detenidos Desaparecidos por Razones Políticas de Córdoba, además de amigos y compañeros de militancia de Alberto Caffaratti.  También estuvo el presidente del Cuerpo General de Delegados Walter Lescano y los lucifuercistas Gustavo Vives y Ariel Cabrera, también hijos de compañeros secuestrados y desaparecidos.

 

Emotivo acto

“¡¡Caffaratti…Presente!!”
También estuvieron presentes en el acto, Pablo Páez (Delegado de ALECYT), Rodolfo Camino (Delegado de AATRAC), Griselda Martínez (Subdelegada de ALECYT) y Javier de Pascuale (Trabajador de Radio Nacional y Secretario Adjunto de CISPREN)

 

 


Orestes Lucero (Director de Radio Nacional Córdoba): “Nos pusimos en campaña para restituir el homenaje al compañero”

Durante la ejecución de los trabajos de remodelación del edificio de Radio Nacional, el derrumbe de parte del techo del Auditorio rompió el macetón con el Árbol de la Vida en homenaje al compañero desaparecido. Por eso nos pusimos en campaña para restituir el homenaje al compañero, pasó como un año y medio que por diferentes razones, llegamos a hoy.  Lo único que hice como Director de la Radio, fue reparar lo que se había producido antes de mi llegada a la Radio y que no se había podido solucionar, que era recordar al compañero desaparecido con la placa.  Por eso, simplemente hice lo que correspondía que tenía que hacer.  Es una satisfacción que hoy podamos reemplazar con la placa,  la rotura de la maceta homenaje que se rompiera.  Bienvenidos a la radio y me alegro de ser parte de este momento.

 

 


Mariana Caffaratti: “Lo que vemos hoy con gente en situación de calle produce mucha indignación y nos refuerza nuestro compromiso

En primer lugar agradecemos al Sindicato de Luz y Fuerza de Córdoba, a Radio Nacional, a todos los compañeros de trabajo, a los compañeros ideológicos del PC, a los compañeros de militancia de mi padre.  Hoy más que nunca tenemos que abrazar los ideales y fundamentalmente las convicciones que ellos tenían.  Y asociando la fecha  abrazando la vida de San Martín, el Padre de la Patria, lo que vemos hoy con gente en situación de calle produce mucha indignación y nos refuerza nuestro compromiso, no solo por la lamentable situación de ellos, sino también por nuestros propios ideales.  Todos quienes estamos acá somos militantes, trabajadores solidarios y parafraseando justamente una frase de San Martín “no hay revolución sin revolucionarios”.  Nuestro compromiso con la sociedad, con la Patria y también con nuestros compañeros.

 


Gabriel Suárez: “Esta iniciativa surge de la unidad que caracteriza a nuestra Organización Sindical”

En nombre del Consejo Directivo del Sindicato de Luz y Fuerza de Córdoba le damos nuestro agradecimiento al Director de Radio Nacional Córdoba que nos permite nuevamente recordar al compañero Alberto Caffaratti.

Por acción de genocidas, en nuestro Gremio tuvimos compañeros desaparecidos, torturados, encarcelados, perseguidos, asesinados y que en muchos casos no hemos podido darle sepultura digna como corresponde porque después de asesinarlos ocultaron sus cuerpos hasta el día de hoy.

Esta iniciativa surge de la unidad que caracteriza a nuestra Organización Sindical en la que convivimos compañeros y compañeras con distintas ideologías políticas, pero con un solo objetivo, el respeto mutuo y el respeto a nuestra historia, levantando también la bandera de la solidaridad.  Y respaldo todo lo que dijeron nuestros compañeros y compañeras  que hicieron uso de la palabra que también se refirieron precisamente a la solidaridad,  la solidaridad que permite ver la necesidad del otro por sobre la propia necesidad.

Este modelo de exclusión social al que le queda poco tiempo para que se vaya, ha dejado lamentablemente una situación tremenda de falta de custodia de los intereses de la Patria y sobre todas las cosas ha dejado desprotegida a la sociedad, por eso tenemos tantos compatriotas en situación de calle, con hambre. Por eso hoy día cuando hablamos de Alberto Caffaratti, reflexionamos que en esos tiempos nos tocó perder a muchos compañeros que solidariamente luchaban para que la Patria creciera solidariamente, luchaban por la liberación nacional con su acción diaria  en la participación política y en la participación gremial, de su trabajo en los barrios, del análisis de la situación con compañeros de distintas ideas.

Hoy descubrimos esta placa en homenaje al compañero Caffaratti a solo dos días de la conmemoración al Padre de la Patria, pero es muy importante mencionar que lo hacemos en el año del 50° Aniversario del Cordobazo que se produjo en nuestra querida provincia.  Esto tiene que quedar en la memoria de cada trabajador, en la memoria de cada trabajador pasivo, en la memoria de cada trabajador desocupado, porque debemos recuperar ese espacio de poder que teníamos.

Y la reconstrucción se hace en el ámbito de la solidaridad, del respeto mutuo, porque tuvimos la valentía de enfrentar a este gobierno.  En este proceso electoral, del  que el gobierno de Córdoba  pretende ocultar el apoyo que le está dando a este modelo de exclusión social que lidera Macri, ya está definido que se va a ir y mucho tiene que ver que nos animamos a querer soñar, nos animamos a revindicar nuestras conquistas y a recuperar el espacio que nos quitaron.  Pero para llegar a eso, para transitar ese camino, no lo podríamos hacer si no tenemos memoria, porque un trabajador sin memoria no sabe qué pasó, no entiende este presente y mucho menos va a poder lograr un futuro de bienestar para todos.

Por ese futuro, por el compromiso social, por la lealtad, con la consigna de la dignidad del trabajador  que no tiene precio, nosotros tenemos que ser solidarios con todo el pueblo argentino.  Quienes no lo votamos a Macri, podemos demostrar que en Córdoba se equivocaron algunos, por eso debemos redoblar el esfuerzo para garantizar que se termine rápidamente con este modelo de exclusión social.

Queremos concretar nuestros sueños, queremos recordar a cada uno de los dirigentes sindicales que dieron su vida para que esto cambiara.  Por ese futuro mejor, por esa necesidad de transitar en unidad, no nos olvidemos de nuestro querido pasado, reforcemos fuertemente el presente y digamos que Córdoba todavía está de pie, porque dirigentes como el compañero Caffaratti, nos han dejado la historia para seguir caminando

 


Silvia Di Toffino: “Ellos son dignidad de la clase trabajadora, son dignidad de la humanidad”

Cuando tenía seis años, que fue el verano del 75, me dio una neumonía.  Entonces mi padre -que por una cuestión de seguridad no vivía con nosotros, habían volado la casa de mi abuela- iba a visitarnos todas las noches.  Varias noches venía con el Caffa. Nosotros éramos muy fanáticos del ajedrez y siempre recuerdo, ellos en el patio y yo desde la ventana de mi cuarto porque no podía movilizarme por la neumonía, jugaba un rato al ajedrez con Caffa.

También recuerdo que yo lo ví muy mal a mi padre dos veces, cuando murió el Gringo Tosco y cuando lo secuestraron a Caffa.  Cuando lo secuestraron a Caffa, Di Toffino estaba en casa y ese día llegó la “Sombra” Fernández que era el compañero que trató de impedir que lo secuestraran a Caffa a media cuadra de Radio Nacional donde ahora está PAMI porque eso era EPEC antes.  Al living de mi casa comenzaron a llegar compañeros de Luz y Fuerza por la situación  que hacía horas se había vivido con el compañero,  que fue el primer desaparecido de Luz y Fuerza de Córdoba.

A mí me parece que hoy, adhiriendo un poco a las palabras de los compañeros que comenzaron este acto,  es importante entender que ellos no son un número solamente en la memoria de los 30.000 desaparecidos, ellos son sueños de un país, son leales y compromiso de un país, son dignidad de la clase trabajadora, son dignidad de la humanidad.  Me parece que eso es lo que tenemos que reivindicar hoy más que nunca, en un país en que tenemos más de dos millones de compatriotas sin trabajo, donde tenemos el 50 % de argentinos bajo la línea de la pobreza;  en un país que tiene recursos naturales, en un país que no quieren que se reparta la torta.  Por eso me parece significativo, a días que el país ha dicho ¡basta! a un modelo de exclusión total y garrafal como no hemos tenido en toda la democracia, reivindicar la memoria de Alberto Caffaratti no solamente dignifica a su familia, sino que nos tiene que comprometer a todos nosotros a poder cambiar esta realidad.

Me parece que en este contexto, es importante que un sindicato, un lugar y una organización de trabajadores, aun hoy tengan presente a quienes lucharon y dieron su vida, porque nuestros padres no solamente lucharon para cambiar esto.  Nos querían tanto, que querían un mundo mejor para nosotros.  Y ese es el acto más hermoso que puede hacer un hombre y una mujer cuando quieren para sus hijos un país con escuelas, un país con salud, un país con alimentos, un país donde no tengan que estar nuestros chicos como los compatriotas que están en situación de calle.  Ese es el país de Alberto Caffaratti, el país donde nos podamos desarrollar,  donde la comida no sea una al día, sino que sean las cuatro comidas por día.  Me parece que en este contexto, es el compromiso, ya no de un sindicato, me parece  que en esto debemos ser claros, es un compromiso  de quienes queremos que la humanidad siga, porque vivimos en un mundo muy conflictivo.

Y me parece que estas huellas de memoria para quienes pasen por la vereda o ingresen a Radio Nacional, sean para que sepan  de Alberto Caffaratti, que nos permita reflexionar que necesitamos un país en el que quepamos todos compañeros, un país en el que nuestros chicos no se mueran de hambre.  Vayan a ver lo que es en los barrios Müller, Maldonado, Comercial, Alejandro Carbó, Los Boulevares, vayan a ver cómo están los pibes llorando porque no comen.  Esa situación extrema nos tiene que cachetear, nos tiene que doler, la injusticia duele y no nos tiene que permitir quedarnos quietos, nos tiene que movilizar para transformar la realidad, porque eso es un hombre, eso es una mujer que aman a sus hijos, tiene que transformar la realidad, como hicieron ellos.


Héctor Tosco: “El compañero Caffaratti, tan joven dedica mucho de su vida a luchar contra la miseria”

Gracias por dejarme participar en el homenaje al compañero Caffaratti. Yo digo siempre que en cada momento donde nos reunimos a conmemorar a estos compañeros, la sensación es que, al menos a mí, me corre por la sangre, son bastante extremas. La lucha del compañero Caffaratti junto a tantos otros, particularmente junto a Agustín Tosco, tiene que ver con muchísimas cosas que en el presente están. Esto que nosotros vemos acá a nuestro alrededor (con la gente en situación de calle) es la consecuencia del egoísmo, de la falta de solidaridad, de la mezquindad que trae consigo un sistema como el capitalismo cuyas consecuencias se aceleran día a día.

El compañero Caffaratti, tan joven dedica mucho de su vida a luchar contra la miseria provocada por estos insaciables entreguistas que hoy gobiernan también Argentina. El compañero Caffaratti muestra ser la antípoda de lo que son estos tipos que todo lo ven como un negocio. El compañero Caffaratti ofrece su familia para proteger al compañero Tosco de las  manos asesinas de Vergés y de Menéndez que solo son las manos asesinas de los intelectuales que provocan la miseria del pueblo. No son muchos los compañeros que tienen ese compromiso y esta solidaridad con sus congéneres.

El compañero Caffaratti, fue a buscar el cuerpo de Agustín a Buenos Aires y lo trajo hasta Córdoba para que lo velaran acá sus compañeros con todo el riesgo de vida para él que eso significaba, y que finalmente ocurrió.  Ocurrió porque por el trabajo y la dignidad de este compañero, finalmente la reacción lo castigó quitándole su vida y quitándonos a nosotros la posibilidad de tener su cuerpo. Así son y fueron quienes trabajan y operan para este sistema que ocasiona que compatriotas nuestros hoy estén en las calles, acá están, cerca, en el medio de la ciudad.

Yo me siento muy pequeño al lado del compañero Caffaratti y de tantos otros por no poder  encontrar una salida que finalmente nos aplaque la amargura de vivir como vivimos y de sentir a nuestra gente padecer y no poder luchar con la intensidad que lo hicieron ellos. COMPAÑERO CAFFARATTI… PRESENTE!!! AHORA … Y SIEMPRE!!!.

 


María Cristina: “Celebramos que Luz y Fuerza continúe en este ejercicio de la Memoria”

Cuando se inició la Megacausa de La Perla en el año 2012, pensábamos en la necesidad de hacer actos en memoria de esos compañeros y compañeras mediante la instalación de los Arboles de la Vida en los lugares donde fueran secuestrados.  La idea era traerlos a esos compañeros y compañeras al hoy y tenía que ver con esa lógica de que hubo momentos en los cuales sus familias estuvieron muy solas.  Por eso la idea era generar estos espacios donde cuestionar el hoy.  Esta placa está ubicada en ese contexto, no podemos ser ciegos a lo que está pasando.

El compañero Caffaratti fue secuestrado y desaparecido muy temprano en enero del 76, antes de producirse el golpe del 24 de marzo del 76.  Nuestra Córdoba sabe mejor que nadie, que estábamos bajo la represión institucional y de las fuerzas de seguridad.

Los represores en Córdoba empezaron mucho antes del 76 yendo al hueso contra los trabajadores.  Caffaratti no fue secuestrado en cualquier lugar tampoco, fue secuestrado camino de su trabajo, porque al margen de su identidad política, luchaba por los derechos de los trabajadores y en ese contexto de solidaridad que se construía en los 70 de la cual somos herederos y tenemos que hacer honor a eso.  Mi agradecimiento a la familia del compañero Caffaratti  y celebramos que Luz y Fuerza, que nos acompañó al poner el primer Arbol de la Vida y ahora esta placa, continúe en este ejercicio de la Memoria tan necesaria en estos tiempos tan difíciles en los que hay que luchar bastante justamente contra el autoritarismo, contra las mentiras con las que nos quieren vender día a día por lo que estamos padeciendo  cotidianamente con la realidad.


Jorge Lewit: “Ahí estaba la figura de Alberto Caffaratti cada día militando, compartiendo con nosotros su experiencia en el sindicato”

El Partido Comunista en el año 73, tenía el local en la calle Obispo Trejo al 345, frente al CISPREN.  No era un local, era un localón, teníamos dos plantas, muchas piezas, una de ellas era la sede de la Juventud Comunista, otra del sector universitario, otra los abogados, había un salón de usos múltiples donde se realizaban actividades.  También había otra pieza donde estaba el sector obrero y ahí estaba la figura de Alberto Caffaratti cada día militando, compartiendo con nosotros su experiencia en el sindicato, armando la estrategia de cómo enfrentar fundamentalmente a Lacabanne que en el 74 se nos había metido en Córdoba como un ariete de lo que sería la antesala del golpe de estado del 76.

El inmueble que teníamos estábamos orgullosos de tenerlo, orgullosos de mantenerlo y orgullosos de defenderlo.  Y por ahí desfilaban cuanto dirigente sindical estuviera dando vueltas.  Recuerdo fundamentalmente entre los de Luz y Fuerza, la figura de Di Toffino que permanentemente iba a reunirse  con Caffaratti y demás camaradas para armar la estrategia de cómo enfrentar la noche que estábamos viviendo.

El golpe que recibimos como partido en octubre del 74 que allanaron ese mismo día el Partido Socialista de los Trabajadores, el Sindicato de Luz y Fuerza y el Partido Comunista, fue para amedrentarnos, para hacernos sentir miedo.  Ahí fue donde descollaban figuras como la de Alberto Caffaratti, permanentemente concentrado en defender ese local, porque era lo que necesitaba Córdoba para seguir avanzando en nuestras ideas.

Saludo esta iniciativa de poner la placa en lugar del Árbol de la Vida y seguramente cuando terminen las obras de remodelación de la radio, pondremos un árbol, porque el árbol significa algo más que la placa.  Los saludamos en nombre del Comité Provincial del Partido Comunista, a la familia, a los amigos y a los afiliados del partido.

 

 

.