INTERVENCIÓN A NUESTRO SINDICATO EN 1974

El día 9 de octubre de 1974,  fuerzas represoras  de la policía de Córdoba rodearon la manzana del Sindicato de Luz y Fuerza de Córdoba, perpetrando un asalto infame al local sindical. Tanto el copamiento y la farsa pública que lo acompañó “plantando” armas y municiones de guerra en dependencias del sindicato, configuraron la base para la persecución penal de los dirigentes sindicales, principalmente de Agustín Tosco. Todo se trató de una farsa ejecutada desde la intervención Provincial, destinada a propagar el terror en los obreros, a perseguir y a silenciar a los dirigentes sindicales. Córdoba estaba intervenida, tras el golpe policial del 28 de febrero de 1974 conocido como el “Navarrazo”.

Todo el procedimiento policial relatado, estuvo enmarcado en un palpable abuso de autoridad, imputando falsamente delitos a todo el Consejo Directivo del Sindicato de Luz y Fuerza de Córdoba; arrestando al personal del sindicato y persiguiendo, particularmente a Agustín Tosco.

En el marco de estas actuaciones judiciales labradas como consecuencia del asalto policial al local sindical, se libran las “correspondientes órdenes de captura contra René Salamanca (SMATA) y Agustín Tosco (Luz y Fuerza). Viendo amenazadas sus vidas, éstos dirigentes debieron pasar a la clandestinidad. Simultáneamente, la Empresa Provincial de Energía de Córdoba, (EPEC), mediante Resolución Nº 32.127/74, dispone “la baja del agente Agustín José Tosco….a partir del día 6 de noviembre de 1974 por haber incurrido en abandono de servicio…”. Ni Agustín Tosco ni René Salamanca lograron ser  detenidos.  El Gringo Tosco falleció un año después, el 5/11/1975, porque permaneciendo en la  clandestinidad, lo llevó a vivir en condiciones extremas, por lo que contrajo una enfermedad (encefalitis bacteriana) de la que no pudo ser atendido apropiadamente, produciéndose su lamentable fallecimiento que generó la angustia no solo de nuestro Gremio sino de toda la sociedad comprometida con los valores y convicciones a los que Agustín Tosco siempre fue fiel.

Empleados de Luz y Fuerza de Córdoba obligados por las bandas de Lacabanne a permanecer “cuerpo a tierra” en el pavimento frente a nuestra sede sindical el día que atacaron e intervinieron nuestro sindicato.  Después los detuvieron. 

 

 

.