VEREMOS ABRIR UNA PUERTA QUE NOS CONDUCIRÁ A FUERTES CONFLICTOS

En  Latinoamérica vemos, percibimos y vivimos los efectos de la política neoliberal. Este modo vergonzoso de ocupar espacios políticos para delinquir contra la dignidad de los pueblos y contra sus derechos.

Es solo abrir las ventanas de nuestro país para ver países vecinos que reaccionan porque sus gobernantes asfixian de tal forma que no deja otra opción que la reacción en masa, cuando creíamos que los únicos estúpidos éramos los argentinos.

Los gobiernos que se instalaron (democráticamente) a través del engaño, en países latinoamericanos,  carecen de vergüenza, no la conocen. Son ellos mismos los que expresan con sus propias bocas lo delincuentes que son…  “vamos a tener que disminuir nuestros privilegios y compartir con los demás”, frase de la esposa del presidente de Chile, No estoy aquí para hacer lo políticamente correcto“, “El año pasado, muchos me calificaron de loco y lo estoy cumpliendo”, frases de nuestro presidente Mauricio Macri (algunas entre tantas animaladas).

Entre la ridiculización y la falta de vergüenza, dejan en el medio un seudo genocidio basado en hambre, falta de medicamentos, abandono de la salud pública, destrucción de la educación por falta de presupuestos (o por afano de presupuestos). Naciones completas arrasadas por las desmedidas ambiciones de poder y riquezas de unos pocos.

Los  países hermanos parecieran haber despertado, con estallido de furias o quizás su reacción se debe a que ya no les queda más oxígeno.  En el nuestro, el pueblo optó por taparse la nariz y esperar un poco más y elegir o reelegir al próximo gobernante… Sea cual fuera el resultado, la verdadera lucha se librará a partir del 28 de octubre, cuando el pueblo argentino habrá expresado su voluntad en las urnas y una parte del pueblo dirá “hubo fraude…” y la otra dirá “la elección fue transparente…”, es entonces cuando veremos abrir una puerta que  nos conducirá a fuertes conflictos, porque cuando la derecha se adueña del poder, solo el conflicto la saca o la eterniza. La derecha nunca acepta la derrota, siempre se victimiza y todas las veces encuentra oídos (de medio pelo, medio  ignorante y medio boludo) que los apoyan.

El próximo domingo será el día en el que el pueblo argentino decidirá por valorar sus derechos o ceder a la miseria a la que nos condena la política neoliberal. Esa política que dice que si reclamas tus derechos sos un delincuente zurdo, pero si  no reclamas sos un idiota útil a los delincuentes de guantes blancos.  Yo expresaré mi deseo a mantener mis derechos reclamando justicia social, jueces independientes, salarios dignos, defensa del patrimonio del Estado, fuentes de trabajos genuinas y educación de calidad, pública y gratuita.  Para eso debo bregar por la salida constitucional del nefasto gobierno de Macri y nada de boleta corta.

Sra. de Lamparita

 

 

.