POR QUÉ SIEMPRE NOS OPONEMOS A LAS TERCERIZACIONES

Nos oponemos permanentemente a las tercerizaciones, porque hay casos específicos donde nosotros podemos identificar fuertemente el aprovechamiento económico que tienen las empresas privadas, cuando desde la Empresa Provincial de Energía no se genera un control exhaustivo de cada una de las contrataciones por licitación directa.  Consecuentemente, cada vez que Mantenimiento Subterráneo tiene que reparar una falla,  al hacer la excavación para descubrir al cable dañado, los trabajadores de EPEC frecuentemente se encuentran con que cables de media tensión   están enterrados a solo 20 centímetros en lugar de 1,5 metros de profundidad como indica la norma.  Esta situación entraña una gravísima falta de cumplimiento de los pliegos de contratación porque implican serios riesgos en caso de producirse una explosión del cable ante una falla ocasionando heridas y quemaduras   a los transeúntes que ocasionalmente estén transitando por la zona.  Además  a esa profundidad, el cable queda próximo a las cañerías de gas y agua con todo el riesgo que eso implica.

Por eso sostenemos que mientras se tercericen trabajos que les corresponden a los operarios de EPEC, no hay calidad de servicio y encima con personal propio de la Empresa, después se deben reparar o corregir los trabajos mal ejecutados por la empresas contratistas.

El trabajo lo tienen que realizar 100 % los trabajadores de EPEC para evitar inconvenientes, tanto de trabajos ejecutados fuera de norma o como ocurre con la mala toma de lectura, con la mala reparación de los vehículos y otras dificultades generadas por la tercerización masiva de tareas en EPEC. Así estamos, por eso defendemos  una Empresa Provincial de Energía integrada y pública.

Gabriel Suárez

Secretario General

 


 

SECRETARÍA DE PRENSA

¿Nadie de la Empresa se hace responsable?

Una cuadrilla de una empresa privada que estaba haciendo un zanjeo para Telecom para un tendido de fibra óptica, con un pico dañó   un cable de media tensión de EPEC que irregularmente está a una profundidad de solo 20 centímetros bajo la vereda.  De acuerdo a normas de calidad vigentes, la profundidad debe ser de 1,5 metros.  La cuadrilla de Mantenimiento Subterráneo de EPEC tuvo que reparar  de inmediato el cable subterráneo dañado de media tensión del distribuidor Suárez, que está ubicado en calle Venezuela al 200.

Desconocemos qué empresa privada hizo el tendido del cable tiempo atrás, por lo que tampoco sabemos qué garantía habría para reclamar por el trabajo mal realizado.

En las fotos adjuntas, se observan los pozos que hacen nuestros compañeros de Mantenimiento Subterráneo  por una cuestión de seguridad y lo que hacen las cuadrillas privadas a escasos 20 cm de profundidad  que son la mano de obra barata por la que la EPEC suplanta la mano de obra de Subterráneo.

El razonamiento es el siguiente: se pretende suplantar la mano de obra propia de EPEC por mano de obra más barata que ejecuta los trabajos fuera de normas de seguridad, y después el personal calificado de EPEC, que no realizó el tendido, debe hacer la reparación.

No concurrió ningún responsable de EPEC para documentar fotográficamente el daño producido por la contratista  que está haciendo el tendido de fibra óptica, para después cobrarle los daños producidos como correspondería por norma. ¿Por qué? Deducimos que  no se  le puede cobrar el daño a la contratista porque el cable colocado fuera de norma.  El Directorio licita obras de distribución y después no asigna los recursos necesarios para  controlar a las contratistas que las ejecutan, que por supuesto tienen vía libre para no respetar los pliegos.  Y como consecuencia, después   las instalaciones fallan.

O como en este caso, en el que encima habría que haber respondido por una muerte si no fuera que actuó correctamente la protección que sacó de servicio al distribuidor en el momento en que el operario perforó con el pico la aislación del cable de 13.200 voltios. No sé si se entiende.

 

 

Cable de media tensión (color rojo) a solo 20 cm de profundidad junto a los tritubos para la fibra óptica (de color negro)
Cable de media tensión perforado por un trabajador privado con un pico
Compañeros de Mantenimiento Subterráneo reparando un cable de media tensión a un metro y medio de profundidad.  En este caso trabajando en horas de la noche

 

 

 

.