LA UNIDAD SE CONSTRUYE CON HUMILDAD

Cuando reflexionamos de lo que sucedió a nuestra organización sindical, pensamos en que no podemos permitir que a las otras organizaciones sindicales cordobesas de distintas actividades les ocurra lo mismo que vivimos nosotros durante el año 2018. Porque estas políticas de aislamiento en las peleas para lograr que cada quien se las arregle como pueda, ser espectadores de una realidad que uno ya vivió, realmente nos hace reflexionar.

Esto lo hablo con los compañeros telefónicamente o de manera virtual, tal vez mucho más tiempo que cuando visitamos un sector o en una Asamblea o en una Reunión Conjunta, uno habla no tan sólo con los Delegados o miembros del Consejo Directivo, sino con ese compañero de base que no siempre puede expresar todo lo que desea decir en una Asamblea General y que por ahí con este nuevo medio de contacto permanente se suelta más, con la preocupación primaria que es la salud en un nuevo escenario en Córdoba que es la flexibilidad de las actividades comerciales como la reapertura de restaurantes y negocios de diversos tipos, que puede generar situaciones indeseadas en esta nueva etapa del Covid-19.

Pero en el medio vemos organizaciones sindicales como el SUOEM que están solos, como también estuvieron solos los compañeros de UTA y de AOITA como producto del aislamiento social.  Pero a nosotros nos pasó en un momento diferente al actual a partir de abril de 2018, donde no había pandemia ni aislamiento social obligatorio y tuvimos que enfrentar en soledad un conflicto porque cuando los sindicatos Regional y de Río Cuarto rubricaron el acuerdo con la dirección de la empresa, quedó resistiendo solamente nuestro Gremio.

Hoy día nuestra organización sindical se debate entre algunos que no quieren sufrir descuentos, los que quieren acogerse a la pasividad anticipada y los que no quieren padecer los inconvenientes que ocasiona la doble afiliación, incluso habiendo logrado el ingreso de un hijo por Bolsa de Trabajo, pero no hay una intención masiva, son los menos los que piensan así. Por supuesto que no queremos que ningún afiliado tenga preocupación, por el contrario, les pedimos a los compañeros que refuercen la conducta sindical que cuando tomamos medidas que generan descuentos, son las que te devuelven lo que te quitan, por eso en la mayoría de los casos se transforman en el tiempo en una inversión, porque el resultado termina siendo la plena vigencia del Convenio Colectivo de Trabajo 165/75.

Estas cosas nos  pasaron durante todo este tiempo de conflicto, pero vuelvo al comienzo del análisis, observo a los compañeros Municipales que con la misma estrategia patronal de ponerlos en contra de la sociedad y judicializando su protesta, tienen toda la intención de tercerizar tareas donde se plantea la eliminación de trabajos específicos que le son propios a la estructura de planta permanente. Esto nos hace ver la misma película que vivimos y que no ha terminado porque nosotros seguiremos oponiendo resistencia. A los trabajadores municipales les sucede lo mismo, tal vez con distintas situaciones porque están sufriendo un recorte definitivo del 30% de su salario por  una ordenanza municipal, lo que es una cosa inédita. No estamos hablando de un recorte de horas extras o de no llegar a acordar una pauta salarial, es liso y llano un recorte sin precedentes; esto nos indica que nosotros debemos estar alertas, porque detrás de cada decisión política hay un trabajador con su familia y el salario y el trabajo como sostén de vida.

Al igual que procedió el Directorio de EPEC con nuestro Gremio, el Municipio hizo sancionar la ordenanza reduciendo jornada y salario, mientras los compañeros municipales estaban en una mesa de diálogo hablando de salario. ¿Se acuerdan cuando nos convocó el Ministro de Trabajo de la Provincia Sereno y al otro día nos denunciaron el Convenio Colectivo de Trabajo?

Convencieron a los otros dos gremios lucifuercistas que firmaran un acuerdo resignando cláusulas convencionales, para que nos dejaran solos, aislados.  A los municipales les está pasando lo mismo pero en un contexto gremial general. Nosotros tuvimos la fortaleza para resistir contando con el acompañamiento de muchas organizaciones como el SUOEM, concretando grandes movilizaciones en defensa de EPEC estatal, integrada, cordobesa y pública.

Hubo un gran trabajo certero que dio continuidad a las acciones, donde el pueblo de Córdoba nos apoyó en esas largas cuadras llenas de voluntades defendiendo la empresa pública de los cordobeses y rechazando el tarizafo.

Espero que lo que está ocurriendo, haga reflexionar a las organizaciones sindicales porque por más que sean diferentes los momentos, los procesos, los resultados al que apuntan las políticas de ajuste son seguir presionando quitando derechos a los trabajadores someter a nuestra clase.

Los ajustes implican conquistas que se pierden, por lo que quiero ser lo más responsable posible con lo que digo, nuestro Sindicato tiene que tener en cuenta todo esto ya que no alcanza únicamente con luchar por el sistema solidario de reparto de la Caja de Jubilaciones, no alcanza con debatir la recuperación salarial, que son cuestiones de fondo, lo que sí preocupa es que a cada uno de los gremios pretenden ajustarlos uno por uno aprovechando esta situación del aislamiento social preventivo obligatorio

Pienso que hay que reflexionar, el Movimiento Obrero de Córdoba debe proteger los intereses de los trabajadores que en definitiva, son a quienes uno representa.  La lucha se debe mantener al margen de las judicializaciones, de la represión que nosotros las hemos sufrido un montón de veces con muchos compañeros detenidos, con procesos judiciales que hasta el día de hoy los estamos defendiendo con éxito.

¿Se acuerdan cuando el Directorio elegía los viernes para determinar un traslado, o aplicar una sanción? todo fue orquestado para destruirnos, para que aflojáramos y bajáramos definitivamente los brazos.  Pero tuvimos la fortaleza de resistir, porque no hay que olvidar que un trabajador sin memoria no sabe enfrentar el presente para poder construir un mejor futuro, porque sin memoria no hubiera existido el pasado donde está nuestra historia de lucha.

Cuando realizaron la denuncia de nuestro Convenio Colectivo de Trabajo, resolvimos un paro por tiempo indeterminado, después por una decisión orgánica del Gremio levantamos la medida.  Siendo fiel a mis principios, creo que en esa oportunidad no deberíamos habernos bajado de esa posición de resistencia, la deberíamos haber mantenido con fortaleza para poner las cosas en su lugar, pero bueno, es parte de una anécdota.

Pero lo importante es que seguimos peleando porque tenemos la fortaleza de no entregar artículos del CCT, por más que nos hayan pellizcado cosas que tarde o temprano las vamos a recobrar con la participación de todo el Gremio, porque como siempre decimos, el Gremio somos todos.

En este análisis que formulo con mucha responsabilidad, con la experiencia que me han dado años de militancia sindical y los contactos ganados a nivel nacional, estoy convencido que el Movimiento Obrero debe unirse hoy más que nunca porque el problema post pandemia en el mundo va a ser muy gravitante, porque aparecerán modalidades nuevas de trabajo como el teletrabajo y las nuevas condiciones laborales. Nos va a cambiar la vida a todos pero no los principios de sostenimiento de la clase a la cual pertenecemos.

Por eso quiero convocar a los compañeros y compañeras que sindical y democráticamente participamos de las elecciones pasadas, a estructurar un trabajo entre todos porque lo que se viene en virtud de lo que advertimos como Movimiento Obrero, es la necesidad de la unidad.  Insisto, unidad más allá del liderazgo específico de una persona.

Vamos a tener que generar las condiciones necesarias para que el Movimiento Obrero vuelva a potenciarse en la defensa de los trabajadores, sea del sector que sea, porque nosotros desde nuestra propia experiencia, estuvimos mucho tiempo solos e igual resistimos.  Y en eso tengo el orgullo de ser el Secretario General del Sindicato de Luz y Fuerza de Córdoba. Hasta en soledad hemos tenido la firmeza de seguir siendo leales a nuestros principios, a nuestra historia, a nuestras familias, a nuestros trabajadores.

Como conclusión de esta reflexión, es que la unidad se construye con humildad. Este Secretario General, humildemente convoca a la unidad para articular la recuperación de la Empresa Provincial de Energía que está a la deriva y potenciar la resistencia en lo convencional para reconquistar las cosas que nos han diezmado

Esto es lo que se viene, por eso no debe haber diferencias entre nosotros para que no suceda lo que históricamente se planteó, dividir, debilitar para poder ajustar. Nosotros ya conocemos esa metodología nefasta y entiendo que de alguna manera somos el espejo al que nos miran como representación sindical por haber estado como pocos, bancando la situación.

Frente a esta nueva etapa, debemos construir la unidad entre todos los lucifuercistas y también en el seno  del Movimiento Obrero.

Gabriel Suárez

Secretario General

 

.