SECRETARÍA DE DERECHOS HUMANOS

Un paso más hacia la recuperación del estado de derecho

LAS FUERZAS ARMADAS VUELVEN A ESTAR EN SU LUGAR

La reforma de las Fuerzas Armadas que había puesto en marcha la gestión de Mauricio Macri –y que permitía su incorporación a tareas de seguridad interior, con apoyo logístico, principalmente en las fronteras, control de narcotráfico y terrorismo–, fue derogada por el Gobierno a través de un decreto que lleva las firmas del presidente Alberto Fernández, el jefe de Gabinete Santiago Cafiero, y el ministro de Defensa Agustín Rossi. De esta forma se volvió a las reglamentaciones que regían durante las presidencias de Néstor y Cristina Kirchner, que limitan la actuación del Ejército ante las agresiones extranjeras. El regreso al DNU 727/06 establece que las “agresiones de origen externo” están enmarcadas en “el uso de la fuerza armada por un Estado contra la soberanía, la integridad territorial o la independencia política de nuestro país, o en cualquier otra forma que sea incompatible con la Carta de las Naciones Unidas”.

Este lunes en el Boletín Oficial se publicó el decreto 571/2020, que deroga los decretos de 2018 firmados por Mauricio Macri y restablece otros decretos emitidos en 2006 y 2009.

El 24 de julio de 2018 Mauricio Macri modificó el Decreto 727, que en 2006 reglamentó la Ley de Defensa, limitando la intervención militar a casos en que las fuerzas de seguridad fueran sobrepasadas o hubiera una agresión militar de otro Estado. Bajo esa modificación, el Poder Ejecutivo del gobierno de Cambiemos amplió la injerencia de las Fuerzas Armadas.

Bajo los acuerdos que el macrismo realizó con el Comando Sur de Estados Unidos, modificó el decreto 727 para incluir a las fuerzas castrenses, en la “lucha contra el narcotráfico y el terrorismo”. De este modo autorizaba su intervención en una diversidad de ocasiones, que implicaba una aceptación abierta de las llamadas “nuevas amenazas”. Con estos decretos anticipaban una reforma para redimensionar el aparato militar de conjunto y así sumarse a otros países de la región que facilitando de esta manera una mayor injerencia de EE UU en el territorio de la patria grande.

Es de público conocimiento que los Estados Unidos de Norte América, utilizó la escusa del la guerra contra el narco tráfico, para intervenir en la política interna de los estados independientes de la región.

La teoría de las nuevas amenazas fue la  que, en 2017,  inspirara el pensamiento  del  de la doctrina Bullrich, y sentara las bases sobre la que se actuó, por ejemplo, contra nuestros hermanos mapuches, con la consiguiente desaparición y posterior muerte de Santiago Maldonado y Rafael Nahuel, ambos casos inspirados en el pensamiento de la existencia del “enemigo interno” y “nuevas amenazas”.

Cabe destacar que la idea del enemigo interno fue parte importante del sustento en la década del ‘70, al sinnúmero de violaciones de derechos humanos que se llevaron a cabo en nuestro país. Con el retorno de la democracia, y con un consenso generalizado, se puso a las Fuerzas Armadas en su lugar mediante legislaciones con sus correspondientes modificaciones en el accionar de las fuerzas.

La importancia de esta medida reside en que tiende a restituir un estado de derecho, cosa que no se decreta, se construye, y en esa construcción es imprescindible la presencia de los trabajadores, aportando en la defensa de un país justo e igualitario. Esto lo decimos con la convicción que nos da pertenecer a la clase trabajadora, clase que fuera la principal destinataria de la política represiva llevada adelante en la dictadura Cívico, eclesial, militar, vivida en nuestro país a partir del 24 de marzo del 76.

Como militantes de los derechos humanos y afiliados a nuestro glorioso Sindicato de Luz y Fuerza de Córdoba, saludamos estas derogaciones llevadas adelante por Alberto Fernández ya que son un aporte fundamental para la reconstrucción del país luego de cuatro años de saqueo llevado adelante por Macri y sus CEOS.

Alberto Fernández junto a Taty Almeida, Agustín Rossi y Horacio Pietragalla 

 

 


SECRETARÍA DE PRENSA

La Patria cumple 204 años

Respetar y hacer respetar los valores de la Independencia

El 9 de julio de 1816, veintinueve diputados se reunieron en San Miguel de Tucumán para concluir el proceso emancipador iniciado en mayo de 1810.

La Declaración de Independencia fue una decisión tomada ya hace 204 año por el Congreso de Tucumán, proclamando la ruptura formal de la dependencia política de las Provincias Unidas de Sud América con la monarquía española.

Ese año convergieron dos hechos sustanciales para la historia nacional: la declaración de Independencia y la organización final del plan continental del general José de San Martín, que sería el garante de la independencia y la llevaría más allá de las Provincias Unidas.

Frente a los desafíos que nos presenta este tiempo, se abre una ventana de oportunidades para darle una mejor configuración a la organización argentina y para ello, es imprescindible hacerlo en unión, siempre bajo los pilares del sistema republicano que son la democracia y la Constitución, lamentablemente tantas veces manoseadas.

Nosotros como ciudadanos, como ser nacional, debemos cumplir y hacer cumplir esos preceptos.

 

¡¡VIVA LA PATRIA!!

 

 

.