APOYO A DENUNCIA DEL LIC. FEDERICO BERNAL, INTERVENTOR DE ENARGAS

Compañeras y Compañeros, el pasado 8 de julio el Lic. Federico Bernal, interventor de ENARGAS, nos hizo llegar la denuncia que él mismo realizara contra el ex ministro de Energía y Minería de la Nación y miembros del anterior directorio de ENARGAS, como así también la solicitud de suspensión del art. 7 el DNU 1053/18 y su posterior derogación.

Desde nuestra organización sindical, con la convicción de que el acceso a la energía es un derecho humano básico, hicimos llegar nuestro más absoluto acuerdo con el accionar del Lic. Bernal y nos pusimos a su disposición ante tan importante iniciativa,  mediante la nota que comparto.

Dada la magnitud del hecho, nos pusimos en contacto con otras organizaciones sociales, políticas y sindicales, a los efectos de invitarlos a acompañar las medidas adoptadas por el interventor de ENARGAS.  La recepción de nuestra iniciativa fue muy bien recibida, logrando de esta manera un sinnúmero de adhesiones y apoyos, entre la que se destaca la de la Intersindical de los Derechos Humanos, organización de la cual somos parte.

Entretanto, organizaciones gremiales de trabajadores de gas,  sociales,  vecinales y de consumidores hicieron llegar a la Presidenta de la HC de Senadores de la Nación,  Dra. Cristina Fernández de Kirchner,  una solicitud por escrito para que “tenga a bien evaluar y proponer al pleno de la Cámara que Ud. preside la necesidad de rechazar la validez del art. 7º del DNU 1053/18 (conf. arts. 21 y 22 Ley 26.122), emitido por el ex Presidente Ing. Mauricio Macri ya que, a través del mismo, el Estado Nacional estatizó más de veinticuatro mil millones de deuda privada que las empresas distribuidoras de gas natural mantenían con los productores. Ello, sin dar una mínima explicación sobre las razones de urgencia que impedían resolver la estatización de esta deuda a través de los carriles tradicionales para la sanción de leyes. Como es de público conocimiento, el 29/11/17 el ex Ministerio de Energía y Minería de la Nación, las productoras gasíferas y las distribuidoras de gas natural por redes suscribieron las “Bases y condiciones para el abastecimiento de gas natural a distribuidoras de gas por redes” (con la posterior anuencia del ENARGAS).

Estas “Bases” no solo establecieron inéditas condiciones de comercialización del gas en el Punto de Ingreso al Sistema de Transporte, determinando los montos de los contratos a un tipo de cambio variable en dólares estadounidenses por un plazo de dos (2) años a partir del 1º de enero de 2018, sino que también establecieron precios uniformes para cada una de las cuencas, asegurando formidables ganancias a las empresas que luego serían trasladadas a la tarifas del servicio público de gas natural que todos y todas consumimos. Este inédito y ruinoso acuerdo justificó una denuncia penal contra todos los funcionarios públicos intervinientes (causa caratulada “Aranguren Juan José y otros sobre abuso de autoridad y otro”, Expte. Nº 4224/2020, Juzgado Nacional de Primera Instancia en lo Criminal y Correccional Federal N° 12)”. (Fragmento de nota presentada el 13 de julio de 2020).

Posteriormente, tomé contacto con Sergio Lionetto, ex Secretario General de la  Asociación de Trabajadores del Gas (ATGAS) y actual miembro del Consejo Directivo, quien me compartió la experiencia sufrida por los trabajadores de esa actividad durante todo el proceso de negociado y entrega de Gas del Estado, tras lo cual me hizo llegar un relato muy didáctico al respecto, que quiero compartir con ustedes (ver Cuento de Terror- económico). Esta experiencia relatada por el compañero, nos refresca la memoria sobre lo inhumano de las políticas neoliberales, y cómo la misma se sustenta en el atropello a los derechos de los trabajadores y trabajadoras, como así también en la enajenación del patrimonio nacional.

Como lucifuercistas tenemos el orgullo de poder decir que gracias a la lucha del gremio todo, y del acompañamiento de la sociedad cordobesa hoy EPEC, sigue siendo estatal e integrada, y que exhibimos con orgullo nuestro convenio colectivo defendido como siempre. EL CONVENIO NO SE TOCA.

Un abrazo a todas y todos y sigamos cuidando nuestra salud,  la de nuestros compañeros y principalmente la de nuestras familias.

Jorge Molina Herrera – Secretario Adjunto

 


 

El Sindicato de Luz y Fuerza de Córdoba apoya y acompaña la denuncia penal efectuada por el Interventor de ENARGAS,  Lic. Federico Bernal,  contra el ex Ministro de Energía y Minería Juan José Aranguren y miembros del Directorio del Ente de control,   para que se investigue la posible comisión de los delitos de incumplimiento de deberes de funcionario público y negociaciones incompatibles con la función pública,  quien a través de la autorización de un subsidio a las empresas gasíferas garantizó una ganancia ilegal de $ 24.524 millones,  así como promover la suspensión y posterior derogación del art. 7 del DNU 1053/18 que obliga al Estado Nacional a afrontar la diferencia de precios producida por la devaluación.

“EL ACCESO A LA ENERGÍA ES UN DERECHO HUMANO BÁSICO”

 

       Alfredo Seydell           Jorge Molina Herrera                      Gabriel Suárez

Secretario de DDHH                Secretario Adjunto                              Secretario General


Cuento de Terror (económico)   

Un reducido grupo de empresarios copa las concesiones de los Servicios Públicos, Monopólicos en general, y con los amigos en el gobierno, hacen designar a sus empleados, como Ministros y autoridades de los Entes Reguladores de los servicios que ellos brindan.

Las tarifas de esos servicios aumentan periódicamente en forma escandalosa, se condonan deudas de esas empresas para con el estado, se los exime de inversiones de todo tipo, se vulneran los derechos de los usuarios, etc., etc.

Las tarifas llegan al punto de hacer inviables gran parte de las actividades comerciales e industriales, con el consecuente cierre de establecimientos y pérdidas de empleos, el consumo cae hasta en los usuarios residenciales que ya ni pueden darse el lujo de algo de calefacción en invierno.

Los costos de los servicios públicos son una aspiradora en los escuálidos bolsillos de los usuarios, para gran parte de la población esos costos implican reducir drásticamente otros consumos, desde los más básicos, como alimentos, y hasta el extremo de medicamentos.

Los Servicios Públicos Monopólicos, regulados de esa manera, son de los pocos negocios que funcionan maravillosamente en un país que se cae a pedazos, ni hay que salir a vender, los clientes son cautivos y si consumen menos se aumenta un poco más la tarifa. Al usuario hay que sacarle cuanto se pueda, veamos específicamente el caso del Gas Natural.

La factura que era bimestral pasa a ser mensual (así se nota menos). Que más se puede hacer (siempre se puede encontrar otro recurso para sacarle más plata a la gente), la imaginación no tiene límites y entonces se les ocurre que para que se pueda pagar el siguiente aumento de tarifas, se va a diferir el mayor costo del consumo de invierno, para que se pague en los meses de menor consumo.

La caída del consumo es tal, que hay cuencas en las que sobra gas, se puede volver a exportar. Igual que en los 90 de Menem, el derrumbe de la economía deja saldos exportables. En 2018 se debía volver a la desregulación del precio del gas, a la libre negociación del precio entre empresas Productoras y empresas Distribuidoras. Ante la mayor oferta y menor demanda, por fin los precios podrían bajar, pero no, Juanjo (Aranguren) entendió que era mejor una concertación de precios unificada por cuenca y en dólares. Qué lástima para los usuarios, justo cuando podía haber un beneficio para ellos, no se dio. Al contrario, después vino la devaluación y toda la gente con sus pesos devaluados ahora tenían que pagar en dólares el consumo que habían realizado, porque la concertación de precios así lo había establecido. Es decir Macri / Aranguren así lo habían establecido, para beneficio y beneplácito de esas Empresas.

Ohhhh, cuanta mala suerte la del consumidor de Gas Natural, además de sufrir los efectos de la devaluación, se le cargaba una deuda en dólares por aquel consumo realizado.  Aquel estado estaba absolutamente decidido y comprometido a hacer pagar esas diferencias a los usuarios. Claro, era tan grosero, obsceno y además insostenible para los usuarios, qué en un primer intento de hacerlo viable, se dispuso que esa diferencia se pague en 24 cuotas mensuales, bueno, después hubo algunas protestas y entonces el estado decidió hacerse cargo de esa deuda. O sea que todos los contribuyentes del estado Nacional, seremos a la vez, Contribuyentes a ese grupo de empresarios exitosos, prestadores de servicios públicos monopólicos.

Ojalá seamos capaces de darle a este cuento, un final con un poco de justicia.

Ojalá seamos capaces de concientizar, que cuando a estas empresas les va demasiado bien, al país le va demasiado mal. Es el mundo al revés, “el país al servicio de estas empresas”, en lugar de “estas empresas al servicio del país”.

Un cuento que parece repetirse

Efectivamente, finalizando el año 1992, se privatiza Gas del Estado y las tarifas del gas se disparan; los ejecutores de aquel Plan económico tenían muy claro que la actividad comercial e industrial y la economía en general caería a los niveles más bajos.

Por eso desde el arranque de la privatización, se tendieron varios gasoductos a chile. El parate económico, cierre de industrias, desocupación, etc., hundiría el consumo y dejaría un importante excedente de gas para exportar.

Tan claro se tenía que eso sucedería, que se hicieron 7 (siete) gasoductos para abastecer de gas a Chile, exportaciones que se interrumpieron en el año 2007, cuando la reactivación económica iniciada en el gobierno de Néstor Kirchner volvió a demandar más gas, más energía y no quedaba saldo para exportar. El gas había vuelto a ser accesible y la industria y el comercio volvían a funcionar.

El costo del gas, insumo indispensable en la industria, la generación de energía, la actividad económica, la vida cotidiana, define el potencial del país. El modelo Macri / Aranguren con una serie de poco serios argumentos, explicaba que las tarifas tenían que sincerarse. Hoy vemos que ese sinceramiento arrasó la actividad comercial e industrial. No hay posibilidades de desarrollo de un país con costos de energía desproporcionados.

En 2018 el gobierno de Macri volvía a anunciar la vuelta de las exportaciones de gas a Chile como un logro. Como en aquellos años de Menem y Cavallo, la caída de la industria, de la economía en general de nuestro país, daba paso a la exportación de Gas Natural. Una vergüenza disfrazada de logro. Cada argentino consume en promedio 17% menos de energía que en el año 2015. El 49,4 % de esa energía proviene del gas.

Podrá ser tan difícil entender que con tarifas de servicios públicos exorbitantes no hay actividad económica viable, no hay desarrollo viable.

Tenemos una gran tarea por delante, el sector energético es fundamental, es estratégico. Hay que poner a andar nuevamente al país, un país que contenga a todos los argentinos, un país en el que la Energía sea un derecho para todos, un país en el que la Energía sea un Derecho Humano.

Sergio Lionetto

Ex Secretario General ATGAS

 

.