NUESTRA OBLIGACIÓN ES DEFENDER NUESTROS DERECHOS

Como conductor de una estructura sindical tan importante, reivindicativa y solidaria como es Luz y Fuerza de Córdoba, debo analizar situaciones donde lamentablemente empiezan a evidenciarse los tiempos electorales por venir para todo el pueblo argentino.

Creo que muchos no se dan cuenta que quienes generan estas manifestaciones en la calle contra el gobierno nacional apoyados por grupos donde se concentra el mayor poder de la información, favorecen a los que buscan afectar a nuestros  intereses de clase, y sin medir a través de estas movilizaciones la propagación de la infección del coronavirus que a los pocos días se ven las consecuencias del brote o rebrote de los contagios.

Entonces muchos sectores patronales aprovechan esta situación para lograr sus objetivos con la reducción de personal, con teletrabajo, con esta necesidad de reducir costos por más que utilicen como premisa que nos cuidan cuando en realidad no te cuidan, porque si una estructura empresarial fogonea también salir de la cuarentena, indudablemente que contribuye a que esta pandemia se prolongue, a que existan más contagios, a que colapse el sistema sanitario y haya mayor cantidad de muertes, que uno no lo desea pero lo estamos observando día a día.

Lo que advertimos ante esta disputa política, es que nada les importa la realidad de los trabajadores y de las familias más vulnerables de la sociedad que no pueden salir por el riesgo que corre su salud. Esos que fogonean y que conocemos como “los anticuarentena”, deben entender que los casos de coronavirus se están incrementando permanentemente y que paradójicamente se está dando lugar a que la patronal utilice el poder del contagio para reducir personal, bajar salarios con total despreocupación de la salud de cada laburante.

Esto es parte de una estrategia política con la que uno puede o no estar de acuerdo, pero tampoco se puede prestar a generar en marchas masivas una situación que determine un problema más grave. Duele cuando se estas marchas se impulsan  desde el sector que estuvo conduciendo cuatro años los destinos de Argentina, donde hubo una pérdida importante del poder adquisitivo de los salarios, donde ningún sector sindical alcanzó niveles salariales adecuados que hoy ya no lo vamos a recuperar. Entonces hay que seguirla peleando a pesar de las dificultades que nos presenta esta situación excepcional que atravesamos.

De todos modos, hemos sabido afrontar las dificultades que nos han presentado desde el gobierno en los últimos cuatro años. Aquí en nuestra Provincia buscaron someternos infructuosamente a una modificación del Convenio Colectivo de Trabajo para luego aprobar un nuevo marco regulatorio eléctrico y encaminar así la privatización de EPEC. Hicieron innumerables cosas que fueron orgullosamente resistidas por el Gremio, logrando mantener los puestos de trabajo, pero perdiendo sí compañeros que eligieron irse con la pasividad anticipada producto quizás del hartazgo de este conflicto y tal vez esos compañeros y compañeras hayan creído que era una salida, pero debieran tener en claro que realmente no sabemos si va a ser salvable porque no sabemos qué pasará cuando no existan los recursos genuinos para que se cumpla el pago de los salarios de estos trabajadores.

Entre las erróneas medidas que tomó la Empresa, está el desmantelamiento de la estructura de trabajo de sectores operativos. Esto ya lo hemos denunciado y la Justicia nos ha empezado a dar la razón en varias presentaciones que hemos efectuado.

Como trabajadores de un servicio esencial, nos preocupa el faltante de recursos humanos no sólo por los compañeros que se fueron con la PAV sino por los compañeros que por el DNU no pueden trabajar como consecuencia de padecer una patología que les impide realizar tareas presenciales. Y ahora aparece la ley de teletrabajo de la cual estamos al aguardo de su reglamentación, y muchos creen valerse de esta situación que vivimos para ajustar, quitar derechos, pero creo que ha sido muy clara la normativa sobre el teletrabajo, en la que los convenios colectivos de trabajo tienen plena vigencia, por lo que se debe respetar el horario establecido, el descanso que corresponde, la desconexión y otros aspectos de la ley con la que las patronales no están de acuerdo.

En nuestra Empresa específicamente, han  sido objeto de amedrentamiento los compañeros y compañeras que cumplen su función con la modalidad del teletrabajo, aplicándoles descuentos que indudablemente rechazamos y que vamos a pelear hasta las últimas consecuencias, como todo lo que tenemos que hacer, más allá que sabemos que en este momento estamos muy limitados para generar una presencia masiva de trabajadores en la calle; pero no es menos cierto que podemos incrementar el mecanismo de reclamo permanente para que quede a nuestro favor el crédito laboral.

Llevará el tiempo que deba llevar, pero recuperaremos lo que específicamente se refiere al cubrimiento de cargos transitorios y definitivos, a horas extras, a compensatorios, licencias y reclamos salariales. De todo esto debemos evitar su prescripción que es lo que desde la organización sindical estamos tratando de hacer, garantizando que estén las denuncias correspondientes en el ámbito que corresponden, judicializando con costas e intereses cada una de las medidas aplicadas por el Directorio de la Empresa como forma de recorte a los trabajadores. Entonces tenemos que ser claros, porque la responsabilidad como funcionarios públicos también enmarca el mal o buen desempeño de la función pública, la mala o buena fe del negociador.

No es algo menor lo que planteo y entiendo y comparto la postura de algunos compañeros que debemos salir ya a la calle, indudablemente que como Gremio queremos hacerlo, pero sería una irresponsabilidad del Consejo Directivo generar una movilización masiva y después tener consecuencias serias por algún contagio. Podemos sí desarrollar una forma de reclamo con el solo hecho de Trabajar a Convenio, con el solo hecho de plantear el Quite de Colaboración si los cargos que son cubiertos no son abonados. Es decir, hay una estrategia Gremial que contempla diversas acciones, no únicamente con la movilización consagraremos nuestros reclamos, pero no lo descarto, habrá que esperar al día 30 de agosto para ver qué sucede con los DNU presidenciales para que tengamos en claro la posibilidad o no de salir a la calle masivamente con nuestra gente, como históricamente lo hacemos.

Mientras tanto debemos seguir abocándonos al reclamo que corresponde; tuvimos una experiencia de diez años sin aumentos salariales, sin ingreso de personal, sin poder discutir estructuras de plantel, había un distanciamiento con la sociedad, en definitiva, uno aprende de los propios errores, por eso logramos revertir aquella situación y en esta oportunidad va a suceder lo mismo.

Entonces utilizaremos todo lo que esté a nuestro alcance para poder informarnos a través de las redes sociales, vamos a tener que acostumbrarnos a ellas y cuando podamos hacer algo presencialmente lo haremos siempre respetando el distanciamiento social y todas las otras exigencias para evitar el contagio. Compañeras, compañeros, fortalezcamos la unidad y estemos más atentos que nunca para seguir cuidando la salud que es lo más importante, porque sin salud no se puede hacer nada.

Estamos trabajando con la sociedad, estamos tratando de disuadir a quienes todavía piensan que la división de la estructura sindical es la salida, les volvemos a decir que la salida es lo contrario, la familia lucifuercista ha comprendido que el criterio que tiene que prevalecer es el de la unidad, es el de salvaguardar la salud entre todos. Sabemos quiénes son los críticos consuetudinarios que se ocultan en el anonimato tratando de dividir, sabemos por dónde lo quieren llevar al Gremio, pero el Gremio ya decidió en las urnas cuál es el camino que quiere transitar, el Gremio prefirió mantener la unidad monolítica para pelear en conjunto, a ser cómplice de una división absurda que algunos promueven con algún interés para favorecer a los gobiernos de turno en la intención de más recortes, como ha pasado hasta ahora.

Por eso no debemos vacilar en los reclamos, porque el confinamiento social se va a levantar, la pandemia finalmente se va a terminar, pero mientras tanto tenemos un Convenio Colectivo de Trabajo que está vigente y debemos defenderlo fuertemente, lo que no se logre en la calle con la movilización, lo debemos lograr en el ámbito de la autoridad de aplicación o en la justicia , pero es clave no dejar de reclamar permanentemente lo que es nuestro, es una obligación de laburantes.  Así como tenemos la obligación de cumplir nuestra labor diaria, nuestra obligación también es defender nuestros derechos; no importa el tiempo que nos lleve, no importan las provocaciones, no importa lo que hayan creído los directivos de la Empresa, hay que seguir resistiendo. El término resistencia significa sufrir un padecimiento que puede ser moral, sin dejarse vencer por él, entonces la resistencia tiene hoy más vigencia que nunca. Fíjense si la palabra resistencia no se aplica a la realidad que nos toca vivir a todos, hoy estamos resistiendo para vencer el virus, para no contagiarnos, resistimos trabajando a diario para que a cada hogar le llegue la energía, porque lo entendemos como un derecho humano.

Por eso, donde sea nos encontrarán a los trabajadores y trabajadoras lucifuercistas batallando todos los días para evitar que la EPEC estatal e integrada, caiga en un abismo sin fondo como muchos lo han intentado.

Gabriel Suárez

Secretario General

 


Mandos medios

Vamos a tener que poner de nuevo a la Empresa en el lugar que corresponde

El Directorio de la EPEC parece obstinado en  tomar decisiones equivocadas en el área operativa de la Empresa,  al no valorar adecuadamente el perfil técnico y profesionalismo del personal de mandos medios y superiores.    Por este motivo  lamentablemente la Empresa está a la deriva porque ya no saben qué más pueden reducir, reducir y reducir, porque EPEC está manejándose contablemente y no técnicamente.

El sindicato mantiene contacto regularmente  con compañeros afiliados que ocupan cargos en mandos medios y superiores, por lo que en estos días he recibido muchos llamados de compañeros de distintos sectores de trabajo, informándome que están trabajando en forma presencial por lo que tienen una mayor responsabilidad, pero que sufren cotidianamente la presión y la persecución por parte de algunos gerentes, presiones  de la que todos son objeto sin importar la categoría. Muchos de estos compañeros tienen una dilata trayectoria en la Empresa y están ocupando niveles de conducción.

Justamente muchos compañeros que se fueron con la pasividad anticipada, lo hicieron producto de estas situaciones persecutorias en algunos casos o de menosprecio a sus capacidades técnicas en otros casos.

Los que se quedaron, hoy se animan a denunciar la persecución permanente hasta de personas a las que les han dado un rango de categoría por la tarea de carga digital de información, porque otra cosa no hacen, cargan información para el pago de las horas extras, de las comidas, personas que no tienen ni idea qué es un convenio colectivo, personas que están formadas con un perfil netamente administrativo y que no han agarrado un fierro nunca; por eso son incapaces de interpretar un diagrama de turno, o una fórmula 450 o un problema de peligro en red en un perímetro específico cuando tenemos los conductores ligados, caídos o cuando tenemos problemas en una subestación y un sin número de elementos técnicos que no los entienden ni ellos ni quienes dirigen la Empresa.

Por eso nunca es tarde para pararse y decirles basta, nunca es tarde para denunciarlos, nunca es tarde para volver a tener los principios que hicieron grande a nuestra organización sindical.  El Directorio pretende desconocer la importancia de nuestro Convenio Colectivo de Trabajo para el desarrollo de la carrera laboral que garantiza haber transitado cada una de las categorías para poder llegar a los niveles de decisión.

Por eso los compañeros no deben avergonzarse ni sentirse culpables porque recién hoy denuncian lo que la organización sindical ya sabía y venía denunciando, porque esta represalia empresarial no diferencia categoría, ni antigüedad, ni nada, creen que el manejo de la Empresa pasa por la discriminación total porque avasallan los derechos de todos y cada uno de los trabajadores.

Es lamentable pero es cierto, y de esta manera el Directorio y sus gerentes importados con sus malas decisiones continúan manifestando su falta de conocimiento técnico de la Empresa y esto sí nos preocupa, nos preocupa todos los compañeros y compañeras.  Nos preocupa el trabajador que tiene una categoría operativa y aspira a la jefatura, como nos preocupa aquel trabajador que se sube a un hidro, a un camión.  Todos ellos ven cómo EPEC va sin dirección y que lo único que le interesa a su Directorio es quitarnos conquistas sindicales, y esto tarde o temprano se va a terminar.

A muchos compañeros con quienes he hablado, les dije que no deben avergonzarse por decirlo, otros se encuentran arrepentidos de haberse ido con la PAV, pero tampoco deben avergonzarse. Ya hemos remado con la pandemia macrista y ahora vamos a tener que hacerlo con la pandemia de la mala política empresaria derivada del apego del gobernador a esa política neoliberal.  Y también deberemos remarla en la pospandemia.  Espero que Dios y la Virgen  nos encuentre  a todos sanos, juntos y con proyección de seguir peleándola. ¿Por qué lo digo? Porque vamos a tener que poner de nuevo a la Empresa en el lugar que corresponde, porque los que la conducen no tienen ni idea del rol social que tiene que cumplir y la están arrastrando cada vez más a la deriva.

Hoy día quieren hacer “caja” y hasta la sociedad sale a plantear a través del ERSEP la cantidad de lecturas mal tomadas por los terceros, porque este Directorio impulsa la tercerización que es un factor de vaciamiento de la Empresa.  Producto de esta política equivocada, hoy los vehículos están en malísimas condiciones de funcionamiento porque tienen tercerizada su reparación, la contabilidad de la Empresa no tiene una orientación de cómo llevar adelante una recuperación económica porque está tercerizada y puedo enumerar las falencias en cada tarea tercerizada.

Entonces hay que entrar a considerar esta situación ya que los jefes, los mandos medios se están entrando a cansar, los compañeros de fierro, aquellos que han dado la vida en proponerse llegar a un rango de jefatura teniendo los conocimientos técnicos adecuados, ellos también se están cansando porque tampoco comparten los criterios de un administrativo o de algún trasnochado que envía una notificación por whatsapp sin hacerse cargo de poner la firma a decisiones generadas por esta nefasta conducción de la Empresa que son totalmente ilegales, impracticables, inviables e irracionales.

Tenemos que empezar a animarnos de a poco, pero con la firmeza de siempre como corresponde, ya basta que sigan perjudicándonos, vamos a empezar a proyectar cómo generamos la participación importante de cada uno de los sectores de trabajo.  Esto es fundamental hacerlo en el marco de la unidad, porque nunca es tarde para volver a sentir el orgullo de ser trabajador de la Empresa Provincial de Energía, de ser afiliado al Sindicato de Luz y Fuerza de Córdoba, y reconocer lo que muchos compañeros me están manifestando: “éstos me están cansando porque sufro la misma persecución que cualquier compañero común”.

Este mensaje es para todos los jefes, esos jefes que en soledad se debaten entre la presión que ejerce un trabajador cuando pide que su jornada se extienda producto de una necesidad operativa y desde la cúpula de la Empresa le dicen que lo haga pero sin reconocer el pago de las horas extras. Este es un ejemplo en el que un jefe termina siendo el fiambre del sándwich para todo, porque utilizan un administrativo para comunicar una decisión a un jefe que después se las tiene que arreglar como puede porque tiene que dar solución a todo.

No bajemos los brazos, que de ésta salimos todos juntos como históricamente fue.

 

 

Gabriel Suárez

Secretario General 

 


Traslados arbitrarios

Reclamo Pronto Despacho

Recuadrar tipo nota

Cba, 21 de agosto de 2020

Gerente de Recursos Humanos y Desarrollo Organizacional de EPEC

Néstor Figueroa

Ref: PRONTO DESPACHO

 

De mi mayor consideración me dirijo a Ud y por su intermedio a quien corresponda en mi carácter de Secretario General del Sindicato de Luz y Fuerza de Córdoba; puntualizando específicamente la demora en la respuesta de nota que adjunto presentada a Usted de fecha 9 de junio, no obteniendo respuesta alguna hasta la fecha.

Invocando el marco legal sobre el no tratamiento debido al tiempo transcurrido donde se desprende como entendimiento la no preocupación de parte de la Empresa ante la presentación de este requerimiento, que trae aparejado la sistemática violación al art. 42 del convenio colectivo de trabajo 165/75 vigente donde de forma unilateral se dispone a través de dicho traslado la vulneración de la carrera laboral de nuestros representados modificando condiciones laborales sostenidas en distintos artículos del CCT por ejemplo art. 18 y art. 19 cubrimientos definitivos y transitorios donde se enmarcaron la carrera laboral identificada en la Estructura de Plantel donde se acuñan derechos inviolable de nuestros representados.

Sin más para agregar y con el agravante del tiempo transcurrido desde el momento inicial del traslado donde se han conculcado derechos legítimos solicito una repuesta favorable a lo solicitado oportunamente; lo saludo atte.

 

 

Gabriel Suárez

Secretario General

 

 

.