EDITORIAL – A PESAR DE LA PANDEMIA, LA VIDA INSTITUCIONAL DEBE CONTINUAR

 

Todavía no ha transcurrido un año de iniciado el nuevo mandato del Consejo Directivo de nuestra organización sindical elegido democráticamente por el gremio, y ninguno de quienes presentamos las listas para conducir los destinos de Luz y Fuerza de Córdoba, imaginábamos que nos íbamos a encontrar en una situación de aislamiento por una pandemia mundial. Indudablemente era inimaginable ser testigo de lo que estamos viviendo, donde se redujo fuertemente la presencia de los trabajadores en todos los lugares de trabajo que obligadamente, sobre todo aquellos con alguna patología riesgosa, deben permanecer confinados en sus hogares en resguardo de su salud como lo establece el decreto presidencial que también incluye a las madres con hijos pequeños, dado que no funcionan las guarderías y tampoco tienen a nadie con quien dejarlos al cuidado.

Previo a la pandemia, las organizaciones sindicales específicamente no imaginaban la realidad del teletrabajo aunque nosotros sí advertíamos sobre la implementación de esta nueva metodología de trabajo. Lo veníamos observando producto de los ajustes que realizaba permanentemente la Empresa y a partir del cierre de los Centros de Atención Comercial. Lo que hicieron con los CAC es lo que hoy pretenden hacer con los Distritos pertenecientes al Sindicato Regional de Luz y Fuerza, y de ser posible con otros Distritos. Todos pensábamos que no se iba a aprovechar esta circunstancia extraordinaria para seguir ajustando, pero está visto lo que el gobierno provincial y municipal han hecho con distintas organizaciones sindicales de córdoba. muchos compañeros interpretaron que nosotros debíamos salir de la manera que lo hicieron esos gremios, pero nosotros tenemos un mecanismo de trabajo por ser nuestra activid  escencial no bien reconocida como correspondería. por eso estamos peleando por la deuda que la Empresa mantiene por la pauta salarial 2019 y lo estamos haciendo de modo de que no prescriba, que tengamos los elementos para judicializar todo lo que haya que judicializar producto de la discriminación generada por la empresa que ha establecido trabajadores clase A y B dentro de EPEC. Con este mecanismo tratamos de combatir la intención de la Empresa de continuar con los ajustes que es la manera que tiene de entorpecer y dilatar las gestiones. Si la otra parte no quiere entender ni aceptar nuestro planteo, indudablemente se complica mucho más.

Pero tenemos que ser claros, nosotros no hemos venido a plantear lo ocurrido en las otras organizaciones sindicales en Córdoba que han debido movilizarse en cuarentena porque no tienen otra herramienta de reclamo. Tal vez sea difícil de entender para quienes jamás han conducido un gremio y tienen poca experiencia.

Creemos que a pesar de la pandemia, la vida institucional debe continuar, sin embargo el COE te lo impide planteando que cualquier equivocación puede derivar en un brote de contagios. Todos somos conscientes que la salud hay que cuidarla, pero también necesitamos garantizar que la Empresa nos respete como trabajadores respetando el Convenio Colectivo de Trabajo plenamente vigente.

Hemos logrado incorporar cuestiones en los que la Empresa no nos tenía en cuenta. Producto de una importante tratativa realizada oportunamente logramos el pago de una gratificación se extendiera al Sindicato de Luz y Fuerza de Córdoba. En el acuerdo firmado quedó bien claro que esto no forma parte de un incremento salarial, sino que es un pago en reconocimiento al esfuerzo de todos los trabajadores de la Empresa Provincial de Energía que brindamos un servicio esencial a la sociedad con todos los riesgos que implica la situación pandémica, porque no sólo hay compañeros expuestos diariamente al contagio sino también hay una tarea esforzada de nuestros teletrabajadores que la propia Empresa ha aprovechado para tenerlos permanentemente agobiados. Debido a esto, hemos podido tener  incidencia como organización sindical ante el Congreso de la Nación respecto a la ley de Teletrabajo para que se respete el derecho de desconexión, también lo que hace al accidente in itinere, a la no polifuncionalidad, al respeto del CCT al margen de ser una nueva actividad.

Hay un puñado de compañeros que utilizan las redes para desprestigiar, para manifestarse con un grado de intolerancia y falta de criterio tremendos, en lugar de discutir políticas. Una cosa es tener diferencias de criterios y otra muy distinta es ser irrespetuosos. Podemos comunicarnos y hasta descargar la bronca pero siempre en el marco del respeto. Creo que los lucifuercistas hemos comprendido, porque ningún compañero plantea otra cosa en las redes, salvo alguno que otro. La gran mayoría dice que debemos salir  unidos y en conjunto de esta situación.

El Consejo Directivo va a empezar a tener una presencia mayor en los sectores, por supuesto adoptando las medidas de prevención y distanciamiento respectivas para verificar que no nos relajemos y podamos conversar unos minutos y decirles también que ninguno sospechaba de una pandemia, pero sí advertimos oportunamente que el gobierno iba a avanzar con los ajustes y no nos equivocamos. Hay compañeros que desde el anonimato o desde la inexperiencia, tienen esa equivocación conceptual de hacer política dentro del ámbito del Gremio, si quieren hacer política, que lo hagan de la palmera hacia afuera. Hacia adentro del Gremio, la política es lograr lo mejor para los afiliados.

Ahora cuesta mucho más salir a esclarecer a los compañeros cuando tenés no menos de tres frentes reales, los que trabajan en forma presencial, los que lo hacen a distancia y los que están dispensados de trabajar por los riesgos que implica para su salud la pandemia. Tenemos algunas ideas que vamos a empezar a desarrollar como reunirnos por zoom u otro canal virtual con los compañeros asignados al teletrabajo en un horario que acordaremos.  En lo presencial estamos consensuando los tiempos para ir a visitarlos.

Entre todos debemos hacer el esfuerzo, y dejamos  en claro que esta conducción sindical sabe hacia dónde vamos, sabemos con quién nos enfrentamos y sabemos que la salida es trabajar todos juntos.  Entonces todos asumamos el compromiso de la unidad.

Esta conducción también asume el compromiso de hacer docencia, ¿por qué? Me remito a la determinación que tomaron algunos compañeros de acogerse a la PAV, afortunadamente no son muchos y no deben llegar a 75 los que resolvieron desafiliarse de nuestra organización sindical por motivos que para ellos son razonables, pero para nosotros no son aceptables más allá que los entendemos. Quienes conducimos el Gremio sabemos hacia dónde vamos, empuñamos la bandera de la Empresa estatal e integrada, cordobesa y pública por lo que nadie duda que la vamos a seguir defendiendo, nadie duda que vamos a seguir peleando por nuestros salarios y por nuestro Convenio Colectivo de Trabajo.  Tal vez tengamos que utilizar otros mecanismos de comunicación sobre todo si se incrementa el conflicto, pero pido que tengamos la claridad de estar todos juntos porque de esa forma sacaremos adelante a EPEC.

 

 

Gabriel Suárez

Secretario General

Nuestro Secretario General Gabriel Suárez en una comunicación por zoom

 

.