ENTREVISTA A NUESTRO SECRETARIO GENERAL

Ayer vivimos una situación gravísima en medio de la pandemia con una combinación de oposición política destituyente, medios masivos de comunicación que adhieren claramente a los planteos de la derecha y la policía bonaerense al borde de la sublevación.

Y en Córdoba continuamos resistiendo la política neoliberal del gobernador de la provincia.  Sobre todos estos temas Eléctrum entrevistó a nuestro Secretario General Gabriel Suárez.

 

Gabriel Suárez: “Hoy tenemos un Gobierno Nacional que protege los convenios colectivos

 

–  Por el prolongado aislamiento social y preventivo, ¿cuán resentido ve el funcionamiento orgánico de las estructuras sindicales?

–  Muy resentido lamentablemente. Hay entidades como mutuales, obras sociales, que conviven en un mismo edificio sindical y es complicado que toda esa estructura funcione en un mismo lugar.  La mayoría de las organizaciones sindicales por disposiciones de los decretos y resoluciones del Ministerio de Trabajo, no se pueden reunir masivamente, por eso hay una extensión de los mandatos de los Delegados y de las Comisiones Directivas. Por ese motivo se han venido otorgando prórrogas de actos electivos porque se está trabajando con una capacidad operativa muy reducida, producto de la exigencia del COE de no generar una presencia masiva en las sedes gremiales.

Cada entidad sindical tiene su particularidad; en el caso de Luz y Fuerza de Córdoba, sólo las actividades gremiales  se desarrollan en la sede sindical. Nuestra Obra Social tiene su propia sede.

Pongo el ejemplo nuestro por ser diferente a lo que sucede en otros gremios donde otras actividades coexisten dentro de la misma estructura. Conozco organizaciones sindicales que tienen hasta la farmacia en el mismo edificio y es allí donde pueden generarse contagios. Por eso hablo de una situación complicada, riesgosa.

 

 

–  Es lo que ocurre en la mayoría de las organizaciones sindicales

–  A través de muchos años de militancia sindical conozco la gran mayoría de los sindicatos, por haber participado en plenarios, en distintos actos, en programas de capacitación y otras actividades enmarcadas en la unidad entre organizaciones hermanas.  Todos están funcionando al mínimo técnico, como decimos los lucifuercistas, lo cual dificulta todo y es cuando los gobiernos de turno aprovechan para seguir ajustando sabiendo que cuesta bastante convocar masivamente para movilizarnos.  Pero que no crean que la gente no está dispuesta a salir a la calle, no tan sólo por el hartazgo del aislamiento sino también porque no van a soportar que nos sigan ajustando.

Observamos ahora situaciones que son impensadas, una estructura como la policía bonaerense que no está sindicalizada, toma la iniciativa de un reclamo salarial que es lógico y entendible, pero esto no debe ser utilizado por los sectores políticos para generar un caos democrático y empezar a reavivar los fantasmas del pasado, sobre todo en este momento donde se están retomando los juicios por delitos de lesa humanidad.

Volviendo a la realidad de las organizaciones sindicales, sabemos que nuestra fuerza está en la calle cuando nos movilizamos, pero hoy por las restricciones que impone la emergencia sanitaria estamos limitados en nuestro funcionamiento; pero cuando tengamos que movilizarnos indudablemente lo haremos para defender nuestro laburo, para defender nuestros derechos y para defender la democracia también.

 

 

-¿Qué evaluación hace de esta etapa del conflicto entre EPEC y nuestro Sindicato?

-Considero que es una situación que se prolonga, mantenida en el tiempo con el altísimo grado de equivocación que viene teniendo la EPEC desde 2018 sin pandemia, sin cuarentena, con un enfrentamiento identificado específicamente para el Sindicato  de Luz y Fuerza de Córdoba en la intencionalidad de eliminar el Convenio Colectivo de Trabajo, con el objetivo de allanar el camino para la aprobación del Marco Regulatorio Provincial para favorecer la privatización, atomización o segmentación de la Empresa Provincial de Energía. Pero siguen con la misma receta, ellos  están siempre con la vara de medir que el costo laboral es el Convenio Colectivo y por ahí no entienden que hay muchas cosas que se les están yendo de las manos y nosotros vemos que quieren repetir la misma historia, con los mismos actores y con la misma intencionalidad de insistir con el tema del Convenio Colectivo.

 

–  ¿Hay diferencia entre los propósitos del gobierno provincial y la política del gobierno nacional?

– Hoy tenemos un Gobierno Nacional que protege los convenios colectivos, que tiene una política distinta.  Hay un Ministerio de Trabajo de la Nación que tiene otra identificación, pero en cambio el gobierno de la Provincia a través de la Dirección de la Empresa, vienen aprovechándose permanentemente de esta situación pandémica para ajustar y ajustar. No descarto que en el medio de estas cuestiones estén los acuerdos políticos, porque la Empresa no puede avanzar y hay de alguna manera un direccionamiento a la tranquilidad pedida por el propio gobierno de la Provincia de Córdoba con la Nación, pero el gobierno de Córdoba le va a tener que pedir plata a la Nación y cuando sigan teniendo la intención de ir contra las organizaciones sindicales, el gobierno de la provincia puede tener un gran inconveniente porque no están dadas las condiciones para que a través de los acuerdos políticos le pisen la cabeza a los trabajadores, en esto es evidente que no estamos en esa etapa.

 

–  ¿Cómo avizora el panorama general?

–  Sabemos que no es una etapa fácil pero también sabemos que la política que lidera la actual Presidencia de la Nación es totalmente distinta a la política del gobierno de Macri, por eso hay sectores macristas que no quieren hablar del impuesto a las grandes fortunas, de la reforma judicial y esto es producto de que quieren mantener el mismo mecanismo de explotación al trabajador.  Y por ahí se da que la Empresa se ha quedado con la misma estructura de planteamiento de 2018 y sigue llevándola  en el 2020, y con el agravante de no haber actualizado todavía la posición política que hoy día tiene el país, que hoy día tienen las organizaciones sindicales, que el año que viene va a haber una reestructuración del Movimiento Obrero, que se viene una elección de  medio término y que en el medio de esto está la pandemia, el aislamiento y que todavía no apareció la vacuna.

 

¿Cuál va a ser la respuesta del gremio si la posición del gobierno es acrecentar el conflicto?

– No crean que porque los gremios lucifuercistas no se pueden movilizar, no van a protestar, van a hacerlo con lo que tengan para movilizar y esto también lo tiene que entender el gobierno de la Provincia como también lo tienen que entender quienes conducen la Empresa, porque por ahí hasta la Asesoría Legal de la EPEC dice “no tenemos mandato de quienes conducen la Empresa”, entonces si no tienen mandato, la Empresa está a la deriva y esto significa que siguen con la misma herramienta del 2018, y el 2018 ya pasó. Nosotros estamos sosteniendo la discusión por una deuda salarial que la vamos a terminar judicializando si no tenemos una respuesta adecuada a esta deuda, además vamos a encarar fuertemente la pauta salarial 2020 y seguiremos focalizados en la defensa irrestricta del Convenio Colectivo de Trabajo y en sostener la calidad de servicio eléctrico. Esto lo vamos a hacer con o sin el acuerdo de la Empresa, porque indudablemente todos queremos el diálogo, todos queremos sortear este inconveniente en unidad, pero si no hay entendimiento de la parte empresaria que quiere ajustar permanentemente, de este otro lado va a tener la resistencia de No al Ajuste, No a la Entrega del Convenio y a seguir defendiendo los intereses de los trabajadores.

 

-¿Cómo ve la realidad pospandemia?

-El escenario pospandemia es la gran incógnita que creo tenemos todos y nosotros no estamos aislados de esta realidad,  Estamos preocupados, en primer lugar porque vemos que se está muriendo gente, en segundo lugar porque el contagio se sigue incrementando y también veo que la situación laboral va a ser compleja para los distintos sectores de trabajo, indudablemente mucho más para el sector privado, para los sectores que no son servicios esenciales, porque los servicios esenciales van a seguir sí o sí manteniendo la estructura de garantizar la paz social como se dice, pero para la estructura económica del país, no va a ser tan buena. Gracias a la inteligencia de quienes han planificado a través  del Ministro de Economía Guzmán, una estrategia de cómo enfrentar el endeudamiento generado por el gobierno de Macri con los acreedores privados externos y con el FMI, vamos a estar un poco mejor que en otros tiempos, porque si nos hubiese agarrado esta pandemia con el gobierno anterior, con la deuda externa con los acreedores privados y con el FMI, avalada a través de la aprobación del presupuesto 2019, con la situación previsional en la República Argentina que en Córdoba no es distinta, creo que ya hubiese colapsado el sistema de salud y también la situación social.

 

–  Afortunadamente el gobierno de Alberto Fernández ha recompuesto el sistema de salud

–  Ahora se han incorporado un montón de recursos al sistema de salud, hasta se ha vuelto a conformar el Ministerio de Salud, aunque creo que en el tema de la salud es fundamental comprender que está faltando personal sanitario. Falta personal y el que existe está al borde del agotamiento.  En la etapa pospandemia vamos a ver un montón de situaciones que si no ponemos un poquito de esfuerzo cada uno para evitarlas, va a recrudecer. Ustedes pónganse a pensar que se está convocando gente para hacer contratos, que tiene una experiencia menor a la que está acostumbrado el personal de salud, que no llevan dos días, llevan años para su preparación: enfermeras, terapistas de distintas especialidades, anestesiólogos, kinesiólogos. No es una cuestión menor y estamos ante una situación de emergencia sanitaria mundial.

Lo que viven los trabajadores de la salud, también lo vivimos nosotros que también somos trabajadores de servicios esenciales, y hay que analizar el cuadro de situación después que termine esta emergencia y aparezca la vacuna, que es lo que necesitamos.

La preocupación creo que la tenemos todos y nuestra actividad no es la excepción.

 

¿Qué mensaje quiere transmitirle a los afiliados y a la sociedad cordobesa?

El mensaje a los trabajadores lucifuercistas es que sigamos respetando el distanciamiento social, el aislamiento preventivo, tratemos de extremar el cuidado de la salud de todos cumpliendo cada una de las requisitorias. Las cumplamos y la exijamos en el ámbito laboral, como en nuestro hogar. Creo que es la mejor manera, no hay que relajarnos ni tener miedo. El problema lamentablemente se va a incrementar si no somos responsables. A todos los cordobeses deseo expresarles que tengan fortaleza y sigan haciéndole caso a los que conocen la cuestión sanitaria; los sectores políticos pueden opinar un montón de cosas, pero los que han estudiado y se han preparado para combatir pandemias como ésta que de a poco están conociendo, nos están diciendo que no nos relajemos y no cometamos el error de minimizar el coronavirus. El virus está, hay circulación comunitaria, no nos arriesguemos a contagiarnos. Por eso fuerza, sean responsables más que nunca, los cordobeses unidos saldremos adelante.

.