RECLAMOS POR TARIFA DE EMPLEADO

El Sindicato de Luz y Fuerza de Córdoba nunca dará por perdido ningún derecho adquirido. Desde el mismo momento en que la Legislatura Provincial sancionó en 2018 aquellas leyes bochornosas para suprimirnos derechos, iniciamos el trabajo de su recuperación a través del reclamo legal. No es algo nuevo que la satisfacción a cada reclamo lleve su tiempo, ya nos pasó y sucedió puntualmente con el artículo 77 del Convenio Colectivo (tarifa de empleados). Vale recordar que oportunamente el Ministerio de Trabajo de la Nación nos suministró las herramientas para la recuperación del art. 77.

Hoy transitamos la misma dirección, por lo cual es importante que los trabajadores reafirmemos el compromiso de reclamar, porque nos va a permitir enmarcar la inconstitucionalidad de esas leyes provinciales en base a que existen trabajadores que reclaman y defienden el beneficio que les corresponde convencionalmente.

Esto contribuirá a que se vaya identificando en los tribunales laborales que el Convenio Colectivo de Trabajo 165/75 “E” tiene plena vigencia, lo que terminará redundando en la recuperación del art. 77. Pero es necesario continuar efectuando los reclamos y las denuncias que correspondan en base a que nos asiste la razón. Al final, no es correcto que si los trabajadores somos la fuerza del crecimiento estratégico de la Empresa, no tengamos justos derechos.

La Tarifa de Empleado data de los tiempos en que el servicio eléctrico en Córdoba era prestado por compañías inglesas que pagaban parte del salario en especie. A los trabajadores les reconocían un porcentaje determinado de la tarifa y les facilitaba la compra de artefactos eléctricos lo que a su vez incrementaba el consumo de energía.

Lo fundamental de todo esto es el reclamo de nuestros derechos y el compromiso de cada uno de los afiliados y afiliadas. Para recobrar lo nuestro, a la resistencia hay que sumarle la acción que tiene que sostenerse en el tiempo para que el resultado sea el que todos pretendemos.

El reclamo no puede detenerse porque debe ser siempre la garantía de los derechos establecidos en el CCT vigente, y las leyes nacionales son las que lo custodian. Lo hemos demostrado en la práctica hasta el día de hoy porque no hemos perdido ningún artículo del Convenio Colectivo.

La dignidad se valora si peleamos por lo que es nuestro, si bajamos los brazos seremos entonces indignos como trabajadores.

 

Plena tramitación juicios individuales 

Informamos a los compañeros que se encuentran en plena tramitación juicios individuales de los trabajadores que decidieron reclamar la devolución de las diferencias generadas a partir de la modificación introducida por la Empresa a lo dispuesto por el art. 77 del CCT 165/75 “E”.

Como es sabido, el marco jurídico que rige las relaciones laborales de los trabajadores de la EPEC es la legislación laboral común prevista en la ley de Contrato de Trabajo y en nuestro Convenio Colectivo, cuyas fuentes de producción y modificación se encuentran reservadas al Congreso de la Nación (art. 75 inc. 12 CN) y los mecanismos negociables previstos en la ley 14.250 (de convenciones colectivas).

En ese contexto, resulta evidente que la ley Provincial 10.548 no es aplicable para regular relaciones que claramente fueron cedidas al Derecho Laboral Ordinario cuya competencia, como vimos, corresponde al Congreso Nacional o a la negociación colectiva.

En suma, EPEC como empleador está obligado a respetar los contenidos de orden público del derecho privado del trabajo, el Convenio Colectivo de Trabajo y los contratos individuales de trabajo y someterse a la autoridad administrativa de Trabajo nacional.

Por todas esas razones la legislación provincial invocada (ley 10.548) es manifiestamente inaplicable.

Subsidiariamente y para el supuesto que algún tribunal considerara que la Empresa, como empresa del Estado provincial, no podía dejar de aplicar dicha legislación, se plantea la inconstitucionalidad de la mencionada ley por vulnerar el marco constitucional de jerarquía de las leyes.

En la interpretación brindada está la necesidad de que cada trabajador que se sienta con derecho a reclamar por el pleno respeto del beneficio tarifario previsto en el Convenio Colectivo vigente, lo haga, y para ello deberá reclamar individualmente teniendo en consideración que las acciones laborales prescriben a los dos años a partir de que cada derecho/beneficio fue exigible.

También, el ejercicio del reclamo es una ratificación de vigencia del CCT 165/75 “E”, una renovada apuesta por el Estado de Derecho y una expresión de resistencia frente al avasallamiento de las conquistas.

 


 

Pronto Despacho 

 

 

Córdoba, 14 de octubre de 2020

Ref. Pronto Despacho

Sr. Gerente de Recursos Humanos y Desarrollo Organizacional de EPEC

Néstor Figueroa

Me dirijo a Ud. y por su intermedio ante quien corresponda en mi carácter de Secretario General del Sindicato de Luz y Fuerza de Córdoba, y en representación de la compañera Valeria Jara, puntualizando específicamente la demora en la respuesta de nota 148079999016720 y sticker 07999901684720 presentada oportunamente en reclamo del acuerdo  arribado entre la EPEC y nuestra Organización sindical para todos los trabajadores comerciales con atención al público; refrendados en la aprobación del Organigrama de Plantel vigente; por lo que solicito PRONTO DESPACHO.

Invocando el marco legal sobre el no tratamiento debido al tiempo transcurrido desde la presentación del reclamo, donde se desprende como entendimiento la no preocupación de parte de la Empresa ante la presentación de este requerimiento, que trae aparejado la sistemática violación del acuerdo que al no respetarse vulnera las normas del Convenio Colectivo de Trabajo 165/75 vigente, donde de forma unilateral se dispone a modificar condiciones laborales sostenidas en distintas Actas Acuerdo que son parte irrenunciable del funcionamiento de la Estructura de Plantel donde se acuñan derechos inviolables de nuestros representados, teniendo hoy más que nunca normas que a través del DNU impiden la reducción de ítems que resguardan la integridad del salario, lo que parece no entender EPEC debido a los permanentes reclamos hechos por la entidad sindical.  Todo lo antes enunciado se encuentra amparado en la Resolución N° 35561, donde se plantea el estricto y fiel cumplimiento en el tratamiento del reclamo en cuestión, en cuanto a plazos máximos que impone la ley de Procedimientos Administrativos.

Sin más para agregar, saludo a Ud. Atte.

Gabriel Suárez

Secretario General

 


COMUNICADO DE PRENSA

ESTADO DE ALERTA

Contra la Pasividad Anticipada, el vaciamiento técnico y las tercerizaciones en EPEC

El Consejo Directivo del Sindicato de Luz y Fuerza de Córdoba rechaza el nuevo proceso de pasividad anticipada impulsado por el Directorio de EPEC, y advierte a las compañeras y compañeros que acogerse a la PAV significa dar un salto al vacío teniendo en cuenta que la situación de inestabilidad económica, laboral e incluso previsional en nuestro país y particularmente en nuestra Provincia, puede generar un resultado económico incierto.

¿Quién puede asegurarles que lo que les ofrezcan se cumpla ante tanta inestabilidad?

Continuar con el vaciamiento de personal técnicamente preparado, es seguramente el camino proyectado para mermar aún más la capacidad operativa de la Empresa Provincial de Energía y avanzar con las tercerizaciones que tanto daño vienen ocasionando al servicio de calidad que brindamos los trabajadores al pueblo de Córdoba. Una de las consecuencias de esta política privatista, son los altos valores de la tarifa de energía que la están tornando impagable en los hogares, en la industria, en las Pymes, en las instituciones.

Por eso seguiremos enfrentando con firmeza los planes de convertir a EPEC en un Empresa residual, sin capacidad de respuestas a los cordobeses que son nuestros verdaderos patrones.

Sabemos que la táctica es reducir a la mínima expresión la operatividad de EPEC y desmantelarla para intentar lograr el aval social a lo que viene por detrás, el negocio de la privatización y de la venta del patrimonio de la Empresa para concretar posibles grandes negocios inmobiliarios entre el Gobierno de la Provincia y la Municipalidad de Córdoba, que justamente es lo que destapó el informe del diario Comercio y Justicia y que ahora van a querer negar, ocultar y confundir a la opinión pública.

El servicio de EPEC es esencial, por eso no debe descuidarse su funcionamiento estratégico.

Por acción u omisión se demuestra un desconocimiento técnico para levantar a la EPEC estatal e integrada, cordobesa y pública.

El Directorio de la Empresa ha quedado al descubierto en su intención de trabar el buen funcionamiento de EPEC, porque además de restringir el trabajo presencial producto de DNU con lo que dificultan la operatividad del servicio, ahora agravan la situación implementando una tercer fase de la PAV.

Algunas actividades propias de la Empresa que son garantía de correcto funcionamiento pueden sufrir inconvenientes como consecuencia de esta nueva convocatoria a la PAV. Esto nos preocupa y nos ocupa, por lo que el Consejo Directivo de Luz y Fuerza de Córdoba declara el Estado de Alerta en defensa del funcionamiento operativo en toda la estructura  de nuestra EPEC estatal, integrada, cordobesa y pública.

NO A LA PASIVIDAD ANTICIPADA 

NO AL VACIAMIENTO

NO A LA TERCERIZACIÓN

NO A LOS POSIBLES NEGOCIOS INMOBILIARIOS

Córdoba, 10 de octubre de 2020

 

Gabriel Suárez, Secretario General

Gabriela del Bosque, Secretaria de Prensa