SECRETARÍA DE DERECHOS HUMANOS

MAIL PARA DENUNCIAS POR MALTRATO LABORAL

 

Compañeras y compañeros, en virtud de la imposibilidad de llevar adelante un funcionamiento presencial en la Secretaría de Derechos Humanos en la sede sindical, las denuncias por maltrato, violencia o acoso laboral serán receptadas en el correo violencialaboralddhh@gmail.com,  específicamente creado a tal fin, a los efectos de ir delineando acciones en cada caso particular,  con el correspondiente asesoramiento jurídico.


A 25 AÑOS DEL ATENTADO EN RÍO TERCERO

La Mesa Provincial de Trabajo por los Derechos Humanos de Córdoba adhiere, acompaña e invita a firmar el siguiente #Pronunciamiento a 25 años del atentado de la Fábrica Militar de Río Tercero, exigiendo Justicia definitiva y reparación histórica.

“…A 25 años de aquel atentado, evocamos con dolor la ausencia de las personas fallecidas y mantenemos viva su memoria.

Acompañamos el reclamo de ciento de personas que esperan el pago de las indemnizaciones por daños morales, psicológicos y materiales producidos en aquella jornada y que fueran establecidas a través de la Ley 27.179, sancionada el 16 de septiembre de 2015 por el Congreso de la Nación.

Así mismo, invitamos a que puedan mirar el estreno del documental dirigido por Julieta Bollati sobre lo sucedido hace 25 años atrás, y aún no hay respuestas!

Adherimos a la solicitud de Reparación Histórica que reclama la creación de la Universidad Nacional de Río Tercero y la reactivación del complejo fabril de F.M.R.T. como fuente de desarrollo y progreso de un modelo productivo nacional.

No nos ha podido derrotar el olvido porque sentimos la necesidad imperiosa de Memoria, Verdad y Justicia como imperativo democrático para la construcción de un futuro digno para el pueblo argentino.

¡Memoria, Verdad y Justicia!

???? Leelo completo y sumá tu adhesión llenando el siguiente formulario: https://docs.google.com/…/1FAIpQLScAW8P79qQp7u…/viewform

 


LOS DERECHOS HUMANOS NO ESTAN EN CUARENTENA

CONTINUAN LAS AUDIENCIAS POR EL JUICIO DIEDRICHS – HERRERA

9na Audiencia

#MásJuiciosMásDemocracia #JuicioLesaHumanidad #DiedrichsHerrera

#YoVoy

Continúa una de las etapas más importantes del juicio, donde más de 40 testigxs brindarán sus vivencias y sus recuerdos. En esta 9ª audiencia, atestiguan por video: María Cristina Fonseca, Esthela Clara Schussler de manera presencial: María del Carmen Pietri de Ferreyra y Norma Gladys Bicocca.

  • Omar Alejandro Olachea, PRESENTE!
  • Adrián José Ferreyra, PRESENTE!
  • Eduardo José Bicocca, PRESENTE!
  • Graciela Haydee Torres, PRESENTE!

¡30.000 Presentes, ahora y siempre!

¡El juicio es de todos, todas, todes!

¡Vos también tenés que estar!

Seguí la transmisión en vivo a través del canal de YouTube

del Tribunal Oral Criminal Federal nº 1.

 

https://serajusticia.ar/sobrevivientes-terrorismo-estado-novena-audiencia/

El relato de dos sobrevivientes del terrorismo de Estado en la novena audiencia

En una nueva jornada del Juicio Diedrichs-Herrera, se brindaron nuevos testimonios ante el Tribunal Oral Federal N° 1. En este caso, la primera testigo en declarar fue María Cristina Fonseca a través de videoconferencia. El segundo testimonio estuvo a cargo de Esthela Clara Schussler, también de manera remota.

 

 Será Justicia

 

María Cristina Fonseca y Esthela Clara Schussler testigos en la novena audiencia del juicio Diedrichs-Herrera.

En la novena audiencia, las declaraciones brindadas al Tribunal por las testigos María Cristina Fonseca y Esthela Clara Schussler detallaron las vivencias de estas dos mujeres sobrevivientes del terrorismo de Estado en la Argentina. Ambas fueron secuestradas en el año 1976 y llevadas al ex centro clandestino de detención La Perla.

La persecución a gremialistas de ferroviario

María Cristina Fonseca tenía 23 años cuando fue secuestrada la madrugada del 8 de junio de 1976 en su propia casa de barrio Los Paraísos (Córdoba), frente a su familia. Cristina trabajaba en el Ferrocarril General Mitre y recientemente había sido trasladada a Córdoba desde Buenos Aires.

En los detalles de su secuestro recuerda: “Había muchos hombres con armas largas y la cara tapada. Menos uno que tenía uniforme del Ejército y una media en la cara. Me preguntan el nombre y cuando respondo me dicen «¡vestite que sos vos!», sostuvo Fonseca.

Además, en su declaración agrega que estas personas se identificaron como policías “que me iban a llevar a la (seccional) Novena”, explicó. Luego comentó que durante su secuestro fueron a buscar a Graciela Torres, compañera de trabajo en el Ferrocarril.

La estación del Ferrocarril General Mitre en los años 70.

“Graciela Haydeé Torres trabajaba conmigo. La sacan a Graciela de su casa y nos llevan. A mí me tenían vendada y amordazada. Pude ver a través de esas vendas que íbamos por la avenida Fuerza Aérea, me di cuenta porque era una de las más iluminadas”, relató.

Cristina Fonseca profundiza en su testimonio la complicidad de los servicios de inteligencia de la dictadura cívico-militar con el Ferrocarril General Mitre: “Nos enteramos de que ‘los servicios’ revisaron expedientes”. Además, detalla que luego del asesinato de Graciela Torres le llega «la baja de la empresa que dice: por su propia causa”, exlicó sobre su persecución en el ámbito laboral.

Había otras chicas 

En su relato recuerda que fueron llevadas a un gran salón en el que pudo entrever que había otras jóvenes. “Nos paran al medio y nos dicen que no abramos los ojos. Nos ponen un arma en la cabeza. Traen cinco chicas, a las chicas les decían «¿son estas?», pero no emitieron ningún sonido. Después de eso se la llevan a Graciela a una habitación y a mí a otra”, sostiene agregando que en el piso de la habitación había gran cantidad de fotos, diapositivas y archivos.

“Nos decían que nos iban a largar, que no nos fuéramos del país y que vayamos a trabajar”.
María Cristina Fonseca

Luego de ser interrogadas por un militar, fueron trasladadas en un Peugeot hasta una plazoleta de la terminal cercana a la estación (lugar de trabajo). “Nos decían que nos iban a largar, que no nos fuéramos del país y que vayamos a trabajar”, dijo Fonseca.

Además detalló que, luego de ser liberada, su padre se comunicó con Luis Alberto Nieto, segundo jefe del Comando Radioeléctrico para proteger a su hija. Nieto era su cuñado en ese momento. “Esa noche mi papá se sentó en la cama y me pidió perdón: «Hija, perdón. Nunca pensé que no te iba a poder proteger». También me dijo que había muchas personas buscando a sus hijos en las noches”.

“Hija, salvate que se acaban de llevar a la mía”

La noche del 29 de junio, Graciela Torres fue nuevamente secuestrada. El aviso llega la misma noche del secuestro por parte de su madre, ‘Yoli’. “Veo llegar desde un taxi a la madre de Graciela con la cara ensangrentada y me grita: «Hija, salvate que se acaban de llevar a la mía»”.

Cristina Fonseca explicó que en ese momento tuvo que irse a la casa de Luis Nieto. El segundo jefe del Comando Radioeléctrico era su tío político en ese momento y logró protegerla. “Estuve tres meses porque él había ido a hacerse responsable de que si me necesitaban para un interrogatorio me iba a hacer presente. Iba a trabajar todos los días”, señaló agregando sus diferencias ideológicas con su tío (tiempo después se separa de su tía y pierde contacto con la familia).

Graciela Torres. Fue asesinada y su cuerpo fue inhumado en la fosa común del Cementerio de San Vicente.

Graciela Torres o ‘Gachi’, como le decían sus allegados trabajaba en el Ferrocarril General Mitre donde tenía militancia gremial en el gremio de los Ferroviarios y también militaba en el Partido Revolucionario de los Trabajadores – Ejército Revolucionario del Pueblo (PRT-ERP).

El 8 de julio de 1976 la asesinaron en cercanías de la localidad de Tanti, departamento de Punilla de esta provincia. Por el trabajo del Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF), se comprobó científicamente que su cuerpo fue inhumado en la fosa común del Cementerio de San Vicente. Los restos de Graciela fueron restituidos a sus familiares en abril del año 2005.

En el cierre de su declaración, Cristina Fonseca recordó a varios compañeros de trabajo desaparecidos, entre ellos a Alberto Muñoz, Néstor Albino Acosta, Oscar Ojeda (víctimas de la Causa Herrera), y ‘Quique’ Fontana, con quienes participaba de reuniones en el gremio de Ferroviarios: “Para organizarnos en lo gremial, para ayudarnos entre compañeros a reclamar y luchar”.

Por último, denunció el asesinato de María Teresa Luque a manos del terrorismo de Estado: “Fui testigo auditiva de cuando mataron a María Teresa Luque. Se escuchó desde el ferrocarril esa mañana. Le tiraron desde helicópteros. Mi hermana que vivía cerca viene me dice que habían matado a una chica embarazada. El cura de mi barrio me confirmó que fue ella”, sostuvo.

El relato de otra sobreviviente del terrorismo de Estado

El segundo testimonio de la jornada estuvo a cargo de Esthela Clara Schussler, a través de videoconferencia. El 19 de mayo de 1976, Schussler fue secuestrada junto a Omar Olachea en la vivienda de una amiga (Cristina Robles), en la calle Vélez Sarsfield al 1300.

En la audiencia anterior Cristina Robles brindó declaración sobre el secuestro de la pareja. Confirmó que esa noche se habían quedado a dormir en el departamento que alquilaba en el centro de Córdoba capital.

“Algunos vestían de civil, otros con uniformes del ejército con armas largas”.
Esthela Schussler

 

Esthela Schussler señala que fueron llevados por “hombres de civil, otros con uniformes del ejército con armas largas”. Destacó que el operativo se desató con violencia: “Con muchos ruidos, gritos, golpes y corridas”.

Además, comenta que mientras eran llevados se sucedieron otros allanamientos y secuestros: “Nos llevan, entran a otras casas y entran más gente a los autos. Llegamos a un descampado, una construcción. Entramos a una habitación, éramos varias personas. Van sacando a la gente y en un momento se hace silencio y Omar me dice su nombre completo”. Explica que debido al contexto político en que se conocieron habían acordado no decir sus apellidos.

Ensañamiento con el PRT 

Omar Olachea, el ‘Vasco’ como le decían sus amigos y compañeros, fue secuestrado el 19 de mayo de 1976 en el departamento de una amiga, junto a su novia, quien fue posteriormente liberada. Era simpatizante del Partido Revolucionario de los Trabajadores (PRT). Ambos fueron llevados al centro clandestino de detención La Perla. Al momento de su secuestro Omar tenía 29 años, continúa desaparecido.

Omar Alejandro Olachea, simpatizante del Partido Revolucionario de los Trabajadores desaparecido en La Perla.

En su testimonio, Schussler comenta que Omar estaba buscando trabajo y vivienda. Además, “le interesaba mucho la fotografía”. Detalla que durante el tiempo que estuvieron secuestrados Olachea fue ferozmente golpeado y que fue interrogada con el objetivo de encontrar más nombres pertenecientes a la organización (PRT).

“Luego se abre una puerta y se escuchan fuertes golpes. Creo que era él (Omar Olachea). (…) Después me llevan a un escritorio y viene una persona a interrogarme mientras escribía todo en la máquina de escribir. Me preguntaban nombres, yo no conocía a nadie. Porque el vínculo en esa casa era por compañeros de la facultad y no por militancia”, sostuvo.

Finalmente, Esthela Schussler fue liberada. “Me llevaron a una habitación con muchas personas, que estaban en actividad (organizando operativos de secuestro). Deciden que me van a llevar de vuelta y me dan mi cartera, sin dinero”, explica agregando que la dejaron en la esquina de donde la habían secuestrado.

“En ese tiempo conseguí un teléfono y llegue a la hermana de Omar que vino para Córdoba. La acompañé hasta un diario quizás diario Córdoba, donde salían avisos de gente buscada. Y Omar salió en el diario”, expresó Schussler.

Durante el cierre de su testimonio, confirmó ante el Fiscal General Maximiliano Hairabedián las agresiones físicas sufridas durante el viaje de regreso antes de ser liberada. “Sufrí cierta violentación que prefiero no volver a relatar porque ya he declarado sobre esto”, dijo Esthela.


 

 

 

.