LA JUSTICIA NOS DIO LA RAZÓN UNA VEZ MÁS

Ulises Montoya volvió a su puesto de trabajo, sigue firme en su puesto de lucha y con plena tutela sindical

Los lucifuercistas seguimos resistiendo con estrategias que en muchos casos vienen dando su fruto, situaciones donde el común denominador es la presión, el atropello a través de medidas que la Empresa jamás consensuó con la organización sindical, porque apela a imposiciones que terminan violentando las normativas legales vigentes. Frente a ello y fieles a nuestra rica historia de lucha, no nos hemos achicado para enfrentar las fuerzas que nos asedian y las  adversidades que nos plantean. Hemos logrado cosas que bastante tienen que ver con la resistencia, la perseverancia y la claridad que hemos tenido en este tiempo de conflicto para conseguir que se cumplan aspectos del Convenio que no querían cumplir.

En nuestras denuncias quedaron fuertemente demostrados los rasgos persecutorios de las decisiones empresarias, complementadas con sanciones inventadas en base a tremendas mentiras, pero al Gremio no le han podido torcer el brazo porque producto de sus convicciones y esfuerzo conjunto, resistimos con inteligencia las injusticias. Es así como la Justicia nos ha dado la razón en varios de nuestros planteos.

En esta oportunidad queremos compartir con la familia de Luz y Fuerza de Córdoba una muy buena noticia: el compañero Ulises Montoya ha sido restituido a su lugar de trabajo después de afrontar un prolongado proceso de exclusión de tutela sindical que fue montado injustamente por el Directorio de la Empresa para cesantearlo, como parte de la persecución gremial a la que hemos sido objeto. La Justicia nos dio la razón cuando demostramos que nuestro compañero no era responsable de los hechos que se le atribuían. Nos llena de satisfacción que Ulises Montoya pueda desarrollar nuevamente su tarea como trabajador en Medidores y Conexiones Norte y desempeñar su función dentro de la estructura del Consejo Directivo.

Nuestro reconocimiento y aliento a este compañero que ha vivido momentos difíciles con su familia, ante el peso de ser apuntado para una cesantía que finalmente pudimos entre todos impedir.

Lo ocurrido a Ulises como a otros compañeros con tutela sindical, es parte de la larga lucha que tenemos, y sabemos que no va a terminar acá la persecución, los aprietes ni los intentos de tercerizar, desmantelar y vaciar los sectores de trabajo a través de la PAV para debilitar a EPEC, descender su calidad de servicio y restarle la fuerza movilizadora a nuestro Gremio.

Pero hoy la resistencia, la firmeza y fortaleza en el marco de la unidad, permitió poner las cosas en su lugar.

 

Gabriel Suárez

Secretario General

 

Ulises Montoya

 

 

.