REUNIÓN DEL ESPACIO PRODUCCIÓN Y TRABAJO CÓRDOBA

Hacia un modelo productivo con empleo para todos   

Se llevó a cabo una nueva reunión por zoom del Espacio Producción y Trabajo Córdoba, convocada por el Diputado Nacional Eduardo Fernández y de la que participó nuestro Secretario General Gabriel Suárez junto a otros dirigentes sindicales, sociales, de la producción, cooperativistas, empresarios PyMEs y productores rurales.

Durante el encuentro virtual, nuestro Secretario General expuso la posición de Luz y Fuerza de Córdoba y planteó una propuesta a tener en cuenta para el proyecto de producción y trabajo donde la energía es uno de los recursos esenciales (ver aparte). “Creemos en este modelo productivo con eje en la generación de puestos de trabajo para todos que permita hacer girar la rueda virtuosa de la economía, donde la creación de nuevos empleos garantice estabilidad y salarios dignos que posibiliten la reactivación del consumo y esto a su vez impulse el mercado interno”, aseveró Gabriel Suárez.

No sólo se apunta a mejorar la situación de las cooperativas, de las economías regionales, sino también reactivar y fortalecer a las PyMEs en sus diversas actividades como la construcción, la metalmecánica, la elaboración de bienes y servicios. Al respecto, Gabriel Suárez resaltó una vez más la integración de todos los sectores que vienen velando por el funcionamiento de la patria y por el desarrollo de proyectos de corto, mediano y largo plazo para un crecimiento sostenido real, como lo plantea el Documento difundido días atrás (ver Eléctrum 1596).

Nuestro Secretario General hizo hincapié en que el modelo productivo debe erradicar el trabajo en negro y los subsidios asistenciales que van en contra de la estabilidad laboral y un salario digno. “Los subsidios deben transformarse en trabajo permanente para dignificar a cada uno de esos actores sociales, pero también para incorporar a más trabajadores que hoy se encuentran desocupados”. Esta es una solución concreta a los más desprotegidos de la sociedad que vienen marcados por una realidad muy dura. Por eso la amalgama de una estructura de contención a través de un proyecto de producción y trabajo de estas características, permite que entre todos nos ayudemos y ayudemos a otros y así empujemos al país a una salida de la situación económica que atraviesa agravada por los efectos de la pandemia.

 

 

 


Por la Ley de Aporte Solidario de las Grandes Fortunas

Publicamos el Documento del Espacio Nacional Producción y Trabajo, al que adhiere nuestro Sindicato, en el que se exhorta al Congreso a aprobar el proyecto de ley que fija un pago extraordinario y solidario por parte de quienes tienen grandes patrimonios y que será destinado específicamente a sectores afectados por las consecuencias de la pandemia.

EL “APORTE SOLIDARIO Y EXTRAORDINARIO

DE LAS GRANDES FORTUNAS” DEBE SER LEY

 

Desde el Espacio Producción y Trabajo, instamos a los legisladores y legisladoras, de todos los bloques a que sea tratado de forma urgente y sin más dilaciones, en el recinto de la Honorable Cámara de Diputados, el proyecto de Ley que establece un aporte solidario y extraordinario de las grandes fortunas personales. El texto ya tiene dictamen favorable de comisiones, solo falta su aprobación en el recinto.

Se hace imperioso que el mismo tenga resolución favorable, ya que entendemos este no es un tema de banderías políticas, sino que se trata de mitigar las graves consecuencias, económicas, sociales y sanitarias, generadas por la pandemia del COVID-19.

Es inadmisible que en un tema que cuenta con amplio respaldo ciudadano, prevalezcan los intereses de un pequeño pero poderoso número de personas, a las que ni siquiera los afecta en sus fortunas personales. Muchos de ellos son los que en estos días de sacrificio para nuestro pueblo promueven golpes de mercado y chantajean al Gobierno Nacional, para obtener ventajas impositivas, blanqueos de capitales, generados por evasión y/o elusión fiscal y que pretenden forzar una devaluación que solo traería más pobreza y penurias para los sectores populares.

Entidades firmantes:

CTA de los Trabajadores; la Corriente Federal de los Trabajadores en la CGT; la Confederación Empresaria de la República Argentina (CGERA); la Mesa Nacional de Unidad Pyme (MNUP); la Confederación Argentina de Trabajadores Cooperativos Asociados (CONARCOOP); la Federación de Cooperativas de Trabajo de la República Argentina (FECOOTRA); la Confederación Nacional de Cooperativas de Trabajo (CNCT); la Federación Argentina de Cooperativas de Trabajadores Auto gestionados (FACTA); el Grupo de Empresas Sociales y Trabajadores Autogestionados de la República Argentina (GESTARA); la Agrupación Grito de Alcorta; el Centro de Estudios Agrarios; la Corriente Agraria Nacional y Popular (CANPO), Asociación de Mujeres Rurales Argentinas Federal (AMRAF), Cámara Argentina de Distribuidores de la Alimentación (CADA), Federación de Organizaciones Nucleadas de la Agricultura Familiar (FONAF).


 

Sin Energía, no hay industria, trabajo ni desarrollo federal

 

Para el sostenimiento de un Modelo de Producción y Trabajo, la energía es una herramienta fundamental. Necesitamos una política energética clara, con principios básicos de sustentabilidad, que custodie el medio ambiente y permita el desarrollo industrial.

Es necesario en Córdoba retomar los planes quinquenales que impulsen la actividad energética integralmente, generando empleo en construcciones de centrales, parques eólicos, energía por biomasa, energía solar y también actualizar los parques térmicos e hidráulicos. Asimismo proteger el Sistema Interconectado Provincial y defender una Política Energética integrada y estatal, a través del fortalecimiento de EPEC, como impulsor fundamental del desarrollo energético eléctrico.

La matriz energética debe ser segura pero diversificada, donde mientras se consolide la generación con nuevas fuentes energéticas, a partir del  desarrollo tecnológico, capacitación  e inversión en renovables, es vital sostener, con mantenimiento y repotenciación, el parque generador ya existente, no descartando prematuramente ninguna central.

Reactivar el parque generador, en suma, es reactivar la industria de la construcción, la metalmecánica y tantas otras, así como impulsar el desarrollo de nuevas industrias energéticas que se incorporan. Definir una Matriz Energética donde el Estado asuma la responsabilidad de la distribución, generación, comercialización y trasporte, de manera integrada, con planes quinquenales que puedan recuperar lo perdido, para que el servicio eléctrico esencial llegue a los usuarios con un control y administración estatal.

También es necesaria una Concepción Energética, donde la energía sea considerada un derecho humano que debe llegar a todos, con costos adecuados para los distintos niveles de consumo.

Es de vital importancia una definición de una nueva Política Tarifaria, para proteger a toda la sociedad y brindar una correcta calidad de servicio esencial que sólo el Estado debe tener a su cargo.

La política de expansión y explotación de la Generación debe ser el área donde más inversión se necesita, y que el Estado debe priorizar protegiendo el medio ambiente, actualizando equipamientos,  preservando  y sosteniendo el Patrimonio Energético en todo sentido,  con políticas de corto, mediano y largo plazo, que se enmarque en un concepto claro donde convivan la Generación y el Transporte, con la Distribución como parte del resguardo integrado de la actividad.

Eliminar los nichos de corrupción instaurados desde la creación de la famosa ley Dromi de los 90 que, con el desprendimiento de la responsabilidad por parte del Estado en materia de energía eléctrica, permitió que el negocio energético lo hicieran capitales privados, con pésimos resultados   a la vista: pérdida de recursos técnicos, falta de inversión, ganancias para los grupos del poder económico, tarifazos, pérdida de alrededor de 30 mil puestos de trabajo en el área eléctrica. En la actualidad, esto impide el crecimiento sostenido de esta actividad esencial para el crecimiento de la patria y el desarrollo industrial y federal.

La concentración en pocas manos privadas de un recurso vital para el país como es la energía, ha impuesto la lógica de la ganancia propia del capitalismo salvaje por sobre todo otro criterio, algo que también marcó los niveles altos de tarifas en Generación, Distribución y Transporte, siendo los mismos capitales privados los que se integraron en cada uno de los segmentos de la actividad eléctrica, con la consecuencia de que al Estado Argentino lo eliminaron de la Política y de la Matriz Energética. Esto claramente estancó el crecimiento de la patria, el negocio energético lo debe capitalizar el Estado, es por eso que se necesita recuperar un Estado presente, que retome el protagonismo político, con miras al desarrollo soberano y federal, con observancia de que lo que es del pueblo argentino, es para el pueblo argentino.

Hay que recuperar el rol del Estado y eliminar las pérdidas técnicas y no técnicas, pero en tanto no tengamos políticas concentradas destinadas al crecimiento, seguiremos teniendo tarifas caras, sectores sin capacidad de pago que no pueden acceder a la energía, mala calidad de servicio, falta de crecimiento y la postergación de grandes regiones de nuestra patria.

Con una política energética fuerte por parte del Estado que entienda a la energía como un derecho humano y como motor fundamental del desarrollo puesta al servicio del crecimiento de todo el pueblo, PODREMOS CONSTRUIR UN PROGRAMA DE PRODUCCIÓN Y TRABAJO.

 

.