GENERACIÓN

Hay que terminar con las malas decisiones gerenciales que ponen en peligro nuestra fuente de trabajo

 

En Generación, siempre tenemos que hacer los mismos reclamos porque son siempre las mismas situaciones que no tienen respuesta de la Empresa. Generación es un sector vital que sale adelante por el empeño y la responsabilidad que identifican a sus trabajadores para hacer frente a esas situaciones operativas, teniendo en cuenta que los equipos generadores tienen que estar permanentemente en disponibilidad, más aún en el período estival porque es mayor el requerimiento de las dos TG de la Central Deán Funes para mantener niveles de tensión y factor de potencia dentro de los parámetros determinados por CAMMESA en días de máxima demanda. Indudablemente que la labor de los compañeros se dificulta en gran medida cuando en lugar de haber entendimiento con los mandos gerenciales, se topan con decisiones que son insensatas e irresponsables  de un gerente que no está al lado de los trabajadores todos los días, atento a las necesidades que tienen. Toma decisiones a distancia sin escuchar sugerencias ni advertencias sobre cada uno de sus desaciertos, desaciertos que han puesto en riesgo la seguridad de los trabajadores y afortunadamente no hemos tenido que lamentar la pérdida de ningún compañero al estar operando en soledad. Pero cuando hubo algún accidente -que siempre es evitable- tuvimos que ir nosotros desde el Gremio a brindar una solución y la pudimos dar. Pero parece que el gerente no quiere entender que trabajando así los únicos que corren peligro son los trabajadores. Ese es un ejemplo de las malas decisiones empresarias. Es más, nunca tuvieron la virtud de generar un proyecto de repotenciación y de actualización de equipamiento para hacer que EPEC obtenga más recursos económicos. Al parecer esa capacidad está en otras empresas donde hacen rentable la generación; en EPEC es más fácil ceder las tareas a terceros para que ganen plata. Pregunto entonces, ¿lo importante no es reforzar la generación? Eso no se logra tratando de quitar conquistas sindicales sino canalizando proyectos para repotenciar y modernizar las centrales, mejorar la disponibilidad de las máquinas gestionando ante el Ministerio correspondiente a nivel nacional el respaldo necesario, pero no hay gestión para crecer.

También nos preocupa sobremanera que no habrá tiempo suficiente para poner las máquinas en condiciones si no están formados adecuadamente los equipos de trabajo. En ese sentido los compañeros de Generación están desprotegidos por el modo intransigente de proceder de la gerencia que insiste en que se arreglen con un solo operador.

Ahora bien, si se avería una máquina seguramente van a responsabilizar a los trabajadores, pese a que no había dos operadores como debe ser, y entonces la Empresa tendrá que convocar a trabajadores de otros sectores para reparar rápidamente la máquina en lugar de prevenir esta situación, favoreciendo por este error el aglomeramiento en un sector de trabajo, con todo lo que significa esto en un contexto de pandemia.

¿Qué pasará si el daño es mayor? Deberán salir a buscar repuestos que capaz no encuentren y EPEC tendrá una máquina fuera de servicio, sin generar y sin cobrar lo que corresponde por disponibilidad. Nuevamente caeremos en lo de siempre, salir a buscar lo que tal vez no encontremos, y si lo encontramos, el costo suele ser muy elevado, por lo que deberemos recurrir a la inventiva para confeccionar las piezas averiadas. Y siempre somos los trabajadores los que tenemos que hacer algo, los que nos preocupamos y los que nos ocupamos a pesar de la incertidumbre.

Todos sabemos que las máquinas se van deteriorando con el uso, entonces los mantenimientos menores que siempre lo han realizado el personal de Operaciones, ya no lo pueden hacer porque hay una sola persona en cada turno y tiene que estar pendiente de la máquina. Afortunadamente para el mantenimiento más importante, tenemos el sector de los talleres donde hay mucha capacidad y calidad y también fue diezmado por falta de personal.

Es imperioso que la Empresa sea consciente de que no se puede descuidar el equipamiento, esto tiene que quedarles claro, porque si no estaremos hablando de un mal desempeño de la función pública por el descuido del equipamiento y la desatención del trabajador, por lo que seguiremos velando para no tener que lamentar la pérdida de nadie porque sería gravísimo.

Quiero explicarle al gerente que la sala donde se encuentra el tablero de mando, alberga sin problemas a dos personas, esas dos personas pueden trabajar tranquilamente con distanciamiento social, eso podemos asegurárselo, pero es necesario tener sí o sí un operador y un jefe de turno, como fue siempre. Entonces que no nos mientan diciéndonos que es para nuestra protección. Hacen estas cosas para tener menos personal y reducir las horas extras, pero a su vez desprotegen a las máquinas y después cuando se rompen, culpan y sancionan a los trabajadores.

Por eso haremos las presentaciones que sean necesarias, en donde correspondan, para defender a los compañeros, a los bienes de EPEC y su funcionamiento operativo.

 

Gabriel Suárez

Secretario General

Nuestro Secretario General reunido en la sede gremial con compañeros de la Central Deán Funes

Gestión por horas extras y comidas adeudadas

Nuestra organización sindical solicitó oportunamente al gerente de Recursos Humanos y Desarrollo Organizacional que se pagaran las horas extras y comidas a aquellos trabajadores que aún no lo han percibido. Como no ha dado respuesta y el gerente de Generación manifestó que estaba demorado el tratamiento de  los expedientes en RRHH, nuestro Secretario General se comunicó con Néstor Figueroa para reclamarle que agilice la liquidación de esos conceptos.


 

.