ENTREVISTA A NUESTRO SECRETARIO GENERAL EN CANAL C

La Unidad del Movimiento Obrero sigue siendo una materia pendiente

 

Gabriel Suárez fue invitado al programa Con Sentido Común, que se emitió en vivo el viernes 25 de diciembre por Canal C, para analizar la situación del Movimiento Obrero de Córdoba y de los trabajadores y trabajadoras lucifuercistas.

El conductor del espacio Alfredo Guruceta, previamente realizó una valoración de nuestro Secretario General poniendo el acento en “la responsabilidad gremial y política de Gabriel Suárez no sólo por la importancia que tiene Luz y Fuerza de Córdoba a nivel nacional, sino también por los años de lucha y presencia defendiendo a los trabajadores”.

 

– ¿Qué está pasando con el Movimiento Obrero de Córdoba?

El Movimiento Obrero de Córdoba tiene ese contrasentido de no generar la unidad no precisamente porque no quieran las bases, si no que no se da porque los dirigentes sindicales tienen intereses propios. La unidad sigue siendo una materia pendiente del Movimiento Obrero de Córdoba y a nivel país.

En este momento tan particular donde nadie ha vivido una pandemia, creo que somos los dirigentes sindicales los primeros que debemos asumir responsablemente esta situación y buscar unificar un criterio que es la defensa irrestricta de nuestros representados, de nuestros afiliados, aquellos que nos votan, que nos exigen que les demos respuestas y que muchas veces tienen razón al enojarse porque cuando un dirigente se acerca demasiado a la política, la política termina aprovechando la estructura sindical y después se olvidan de esa estructura sindical. Esto pasó con el radicalismo, con el peronismo y va a seguir pasando, porque acá la cúpula dirigencial debería tener un sólo criterio: unificar un proyecto de trabajo en defensa de los intereses de los trabajadores en el marco de la realidad que vivimos.

Creo que el Movimiento Obrero de Córdoba se va a volver a dividir, lamentablemente, porque hay sectores que apoyan al gobernador Schiaretti y otros sectores se identifican con el Frente de Todos, lo que va a generar una nueva dispersión del Movimiento Obrero. Por eso insisto con la necesidad de que haya un solo criterio, que es el que permitirá garantizar los convenios colectivos de trabajo y salarios dignos.

Hay sectores políticos que están convocando al Movimiento Obrero cordobés porque se dan cuenta que puede contribuir al sostenimiento del Modelo que lideran Alberto Fernández y Cristina Fernández. Córdoba no puede seguir siendo una isla, no puede continuar manteniendo una política de aislamiento cuando debemos construir entre todos un modelo nacional que dé contención a todas y cada una de las provincias para sacar adelante a la Patria. No es un tema menor y lo debemos tener claro.

 

– En la Provincia el Frente de Todos, que lo encabezaría Caserio, necesita reforzarse, ¿uno de los representantes auténticos de este espacio sería Saieg, por eso renunció a la Secretaría de Transporte de la Nación para asumir su banca en la Unicameral?

– Sí, todo tiene que ver con todo, pero tengo el convencimiento de que va a traer el retorno de muchos dirigentes sindicales peronistas que han quedado fuera de la estructura del schiarettismo y espero que se dé la unidad de sectores como el que encabeza Gabriela Estévez, el de Eduardo Fernández que es el Espacio Producción y Trabajo con los sectores gremiales que acompañamos un modelo productivo para la reactivación del mercado interno y la generación de empleos. Nosotros no vamos por ningún cargo, sí vamos a exigir siempre que se cumplan las leyes que amparan a los trabajadores que representamos. No puede ser que en la Provincia tengamos un Ministerio de Trabajo cerrado a los reclamos de los trabajadores, un ministro que hace nada más lo que le dicta el gobernador dependiendo del sector sindical que sea. Esto que no es algo menor, está causando dificultades porque no encontramos nunca una respuesta positiva a los reclamos laborales.

Nos decían en la época de Macri -cuando el Ministerio de Trabajo de la Nación fue reducido a una mera Secretaría-, cómo íbamos a meternos en la boca del león. Nosotros fuimos allá porque teníamos la certeza de que era el lugar adecuado para defender el Convenio Colectivo de Trabajo que está encuadrado en una ley nacional (la 14.250). Y no nos equivocamos porque hasta el día de hoy el Convenio tiene plena vigencia. Acá me detengo para rescatar la actitud del actual ministro Claudio Moroni para con Luz y Fuerza de Córdoba, él nos ha ayudado y nos ha entendido, incluso nos manifestó sorprendido cómo podía ser que leyes provinciales modificaran artículos del CCT, no comprendía por qué las otras organizaciones sindicales hermanas aceptaban eso siendo que los signatarios del Convenio somos los tres sindicatos de Luz y Fuerza de la Provincia, por lo que si uno no acepta que se toque el Convenio, resiste y pelea como lo hizo y lo hace Luz y Fuerza de Córdoba, prevalece el Convenio Colectivo de Trabajo 165/75 vigente.

En el Congreso de la Federación de Trabajadores de Luz y Fuerza que participé la semana pasada, se terminó reconociendo que lo que cedieron del Convenio los otros gremios era para salvar 150 puestos de trabajo de la Central Zanichelli. ¡Pero si el Convenio especifica en el artículo 42 que ante un problema de esta dimensión, se puede trasladar trabajadores a otras dependencias de acuerdo a la necesidad funcional de la Empresa! Los trabajadores no pierden su puesto de trabajo, porque nuestro Convenio garantiza estabilidad absoluta. Entonces, si se hubiese generado un criterio de unidad, podríamos haber llevado adelante un paro por tiempo indeterminado, como lo sugerí en un primer momento, y quizás hoy no hubiera traslados, falta de cubrimiento de cargos, etc.

Ahora nos encontramos en el inicio de la etapa de recuperar lo que nos pellizcaron, porque el único Convenio Colectivo de Trabajo vigente en la Provincia –tal como lo reconocieron en el mismo Congreso de FATLyF- es el 165/75 sostenido por el Sindicato de Luz y Fuerza de Córdoba.

 

– ¿Cuál es su mensaje de cara al 2021?

En primer lugar, quiero resaltar el compromiso de los compañeros y compañeras de trabajo que están poniendo todo de sí para sostener el servicio eléctrico. Vamos a garantizar la provisión de energía en los lugares que se desarrolle la vacunación contra el virus.

A los cordobeses, nuestros verdaderos patrones, les decimos que deslindamos la responsabilidad por las dificultades que tiene el sistema de distribución eléctrico en Córdoba, por el vaciamiento promovido por el Directorio de EPEC que siempre afirma que es una decisión del gobernador, y por la falta de personal. Lo que la Empresa necesita son personas que tomen un pico y una pala y caven una zanja para tirar los cables subterráneos, que ayuden a poner un poste, que se suban a una barquilla para tirar o reparar una línea eléctrica, no son necesarios ahora contadores o ingenieros, por eso no nos va bien.

Los trabajadores lucifuercistas vamos a dar todo de nuestra parte, pero no descartamos que haya inconvenientes en el servicio producto de la falta de personal. No hay ingresos en los sectores que son necesarios; la farsa de los ingresos por concurso público que mostró el Directorio de la Empresa es para facilitar la tercerización de más tareas.

La situación es compleja porque no se cubren las vacantes por jubilaciones, por fallecimientos, a lo que se suma una presencia reducida de trabajadores en los lugares de trabajo por la pandemia. Estamos mal porque no hay una correcta distribución de personal, se están equivocando en la metodología de ingreso. Seguiremos exigiendo que se respete el ingreso de los hijos o esposas que sustituyen a los trabajadores fallecidos en actividad, esto está convencionado. A los que ingresaron recientemente por concurso, a ninguno se les murió alguien que trabajaba en la Empresa. El familiar del compañero fallecido debe ocupar ese puesto porque les corresponde por Convenio y además no la están pasando bien, incluso la organización sindical los está ayudando.

A todos los compañeros y compañeras lucifuercistas les pido que nos sigamos cuidando por nosotros y por nuestras familias y mantengamos la firmeza en la lucha y la constancia de los reclamos. Espero que tengamos un mejor año en todo sentido y no nos relajemos, porque no hay certezas de lo qué va a pasar con la pandemia.

 

 

 

.