ENTREVISTA A GABRIEL SUÁREZ DE RADIO RIVADAVIA

“Tiene que haber mucho diálogo entre los sectores políticos, sindicales y empresariales para garantizar estabilidad, especialmente en la pospandemia”

 

Nuestro Secretario General fue entrevistado telefónicamente por el programa Centro a la Olla que se emite por Radio Rivadavia Córdoba, donde analizó la actualidad sindical, la relación con el Gobierno nacional, con el Gobierno provincial y la situación del servicio eléctrico en Córdoba.

 

¿Cuál es la realidad gremial hoy en la provincia y a nivel país?

– Muchas organizaciones sindicales están muy preocupadas producto de la situación económica y especialmente de la pospandemia, porque no podes asegurar lamentablemente que las cosas van a superarse rápidamente, que va a crecer el mercado laboral y el salario recuperará el poder de compra estando cabeza a cabeza con la inflación, o incluso superándola. ¡Ojalá! esto favorecería el consumo interno, reactivando el círculo virtuoso de la economía y garantizando el movimiento de las economías regionales y la creación de puestos de trabajo. Sabemos que algunas actividades van a crecer y otras mutarán. Digamos que no es un tiempo feliz si se pierden puestos de trabajo. La emergencia sanitaria ha llevado a que se priorice el cuidado de la salud y no haya una estampida de reclamos que repercutan directamente en la situación económica, pero es necesario mucho diálogo entre los sectores políticos, sindicales y empresariales para garantizar estabilidad económica, social y solidaridad. Como Movimiento Obrero ingresaremos a un panorama nuevo no sólo acá, sino a nivel mundial.

 

– ¿Cómo es la relación de los gremios con el Gobierno nacional?

Luz y Fuerza de Córdoba goza de un diálogo fluido con la Nación a través del ministro de Trabajo Claudio Moroni, del ministro Ferraresi y de diputados y senadores nacionales. Es más, hemos tenido contacto con el presidente Alberto Fernández, quien incluso nos envió un saludo por el Día del Trabajador de la Electricidad. En definitiva, existe el diálogo. Pero vamos a tener que analizar entre todos la situación pospandemia. Por supuesto todos queremos cuidar la salud, pero hay una necesidad de que los trabajadores que estaban dispensados por comorbilidades que ya tienen una dosis de la vacuna contra el covid, se incorporen a sus tareas porque se siente el impacto del faltante de personal. En nuestro caso es muy notorio por el retiro con la pasividad anticipada, por las jubilaciones, y para recomponer estas ausencias no ha habido un ingreso masivo de trabajadores.

 

– ¿Hay diálogo con el Gobierno provincial?

– Nada, esto me recuerda a Bernardo, el compañero de El Zorro, por ahí algunas señas. Lamentablemente no es bueno esta carencia de contacto porque en EPEC ahora se está incorporando nueva tecnología, como los medidores inteligentes, de los que ya tenemos algún conocimiento, pero es necesaria la capacitación, la logística, un centro de monitoreo, y desde la Provincia no hay una apertura al diálogo para abordar estas cuestiones. Yo hace bastante que no hablo con el ministro del que depende nuestra actividad, con quien tenía una excelente relación, pero por el conflicto estamos distanciados. Hemos tratado de generar encuentros pero no hubo respuesta.

 

– ¿Por qué se rompe el diálogo?

En el año 2018, el Gobierno intenta aplicar lisa y llanamente el esquema macrista de destrucción de la empresa pública: vaciamiento, eliminación de conquistas sindicales, sancionar un nuevo marco eléctrico provincial y privatizar la Empresa Provincial de Energía. Luego el presidente Alberto Fernández impidió con un decreto que se avanzara en ese camino trazado para la entrega de EPEC a los grupos privados. Si Luz y Fuerza Córdoba no se hubiera parado, otra sería la realidad de la Empresa, en otras palabras, evitamos el negocio privado que hubiese llevado a que los cordobeses hoy pagaran tarifas siderales. Y lo digo con mucho orgullo porque no es fácil ser secretario general en un momento tan conflictivo como en 2018, transitar todo ese conflicto y de pronto hacer frente a una pandemia con todo lo que eso significó. Por haber sido firmes, hoy mantenemos una empresa de energía estatal e integrada, cordobesa y pública. Pero el precio que padecemos por pararnos frente al accionar empresario, son los aprietes, los traslados, los cambios en la modalidad de trabajo. Pongo un ejemplo que pinta la realidad que vivimos en EPEC, unos meses antes del inicio del conflicto, estábamos inaugurando los centros de atención comercial en diferentes lugares, poco tiempo después se decidió cerrar la mayoría. ¿Qué pasó para modificar esa resolución? Te das cuenta que había una intención manifiesta de impedir que los empleados de EPEC atiendan personalmente, nosotros entendemos que se puede atender tanto de manera virtual como presencial, los cordobeses no están habituados 100% a lo virtual. Y también descubrimos otras intenciones al empezar a tercerizarse algunos sectores como el de la toma la lectura de los medidores, con resultados perjudiciales porque la gente no sabe si el privado registró correctamente o no el consumo, eso impacta en la factura. Y esto sucede porque no somos los trabajadores de EPEC los que tomamos la lectura.

También están tercerizadas la conexión de medidores, el área contable –vulnerando la normativa vigente- como así también la reparación de la flota de vehículos de la Empresa que es una herramienta esencial para el desarrollo de nuestra actividad.

Por eso reitero, si no hubiésemos defendido a EPEC con la firmeza que lo hicimos, hoy tendríamos un gran dolor de cabeza porque no existiría una empresa de energía estatal e integrada, cordobesa y pública.

 

– ¿Cómo se encuentra el servicio eléctrico y el salario?

En lo salarial vamos a estar bien porque está encaminado el reclamo que admitió la OIT. Desde luego que como todos los sectores del trabajo, vamos a trabajar en la cláusula gatillo que tenemos firmada para llegar a fin de año con un 45% que es la inflación esperada a fin de año, y si es más, tratar que los aumentos salariales le ganen a la inflación, como dice el presidente.

Respecto a cómo está el sistema, nos preocupa la situación porque advertimos a la Empresa antes del primer frío sobre los cortes. Es cierto que la nevada que cayó produjo muchos cortes, pero no existe una correcta inversión en distribución que permita sortear los inconvenientes, como la falta de elementos de trabajo, la falta de personal, vehículos en malas condiciones, el robo de energía que deterioran las redes eléctricas, pero ya hemos dicho varias veces que el robo de energía se debe a que muchas familias no tienen trabajo y no les queda otra que colgar los “ganchos”. El Gobierno lo sabe pero no lleva adelante una política integradora.

 

– ¿Cuándo va a hacer algo el Gobierno?

Nosotros venimos planteando la necesidad de sentarnos a hablar, porque ya está, lo que nos quisieron quitar no pudieron hacerlo y no van a poder hacerlo porque hay leyes nacionales e internacionales que no lo permiten, ya está… Nos pongamos a trabajar entonces en tarifas adecuadas, elevar la calidad del servicio y en aquellos sectores que no tienen recursos para pagar la luz –y esto es lo fundamental- proveerles un cable desnudo para que puedan tener energía, sabiendo que ello no va a producir la salida de servicio de importantes distribuidores en aquellas zonas donde hay mayor cantidad de “enganchados”. Quiero decir, es necesario hacer el laburo social, ir a los centros vecinales, hablar con la gente previo análisis de la situación económica de cada cordobés.

 

– ¿Cuál es su pronóstico de este mes y algo que nos queda de invierno en el aspecto energético? Le pregunto esto para que la gente sepa lo que puede o podría pasar.

– Si siguen con los diagramas de turnos no convencionales van a seguir las dificultades, se tiene que volver a los turnos de 6 horas y es importante el retorno al sector de trabajo de los trabajadores que ya están vacunados. Además es imperioso que se terminen las tercerizaciones, no puede ser que vayan manos anónimas a tocar las líneas de electricidad, porque no sabes si hacen algo mal y nos quedamos sin servicio. La situación del sistema eléctrico no es la misma que años anteriores, hay complicaciones por todo lo que he descripto.

 

 

.