POR UN DESARROLLO SUSTENTABLE E INCLUSIVO

Compañeras y compañeros, seguramente ya han escuchado o visto en los medios de comunicación, hace poco más de un mes, el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) de la ONU advirtió sobre el “impacto irreversible” y el peligro para la humanidad que representa el límite del calentamiento global de +1,5°C fijado por el Acuerdo de París, según el borrador de un informe que será publicado en febrero de 2022, y que podría ocasionar “progresivamente consecuencias graves durante siglos e irreversibles en algunos casos”. Los niños que nacen hoy sentirán con fuerza ese impacto negativo antes de cumplir los 30 años, sostiene. El objetivo de este estudio es informar a quienes toman las decisiones en el mundo para evitar que las peores hipótesis se cumplan y alertar sobre la necesidad de actuar ahora. El informe advierte sobre las “dramáticas consecuencias” a las que se enfrentará la humanidad si no se reducen rápidamente las emisiones de gases de efecto invernadero. “La vida en la Tierra puede superar un cambio climático de envergadura evolucionando hacia nuevas especies y creando nuevos ecosistemas. Pero la humanidad no puede”, sostiene el resumen técnico de este borrador de 137 páginas. El panorama que presenta el informe es poco alentador: para los próximos años pronostica escasez de agua, hambre, enfermedades, extinción de especies, éxodos y ciudades sumergidas por la crecida de los océanos. Según el pronóstico, 420 millones de personas sufrirán olas de calor extremas si el calentamiento del planeta supera 2ºC. El hambre podría afectar en 2050 a 80 millones de personas más que en la actualidad, de no reducirse rápidamente las emisiones de gases de efecto invernadero. Es por ello que desde nuestro humilde lugar, junto al compañero Héctor Albaretto (presidente de la Fundación Centro de Estudios e Investigaciones Políticas, Sociales y Técnicas), al compañero Secretario de Derechos Humanos Alfredo Seydell y al compañero Hugo Gutiérrez (jede de operaciones del Centro de Control Provincial de EPEC), firmamos el pasado 11 de agosto un acta compromiso promovido por un colectivo abierto y participativo de organizaciones de la sociedad civil de Córdoba, que se espera que también rubriquen varios precandidatos y candidatos de nuestra provincia para el Congreso nacional. El objetivo es que trabajen en proyectos de ley que promuevan el desarrollo sustentable en Argentina. El acta se denomina Compromiso Legislativo para el Impulso y la Elaboración de Leyes que promuevan el Desarrollo Sustentable Argentino. Entre los proyectos de ley sobre esta problemática que están en la instancia de tratamiento legislativo están los de envases no retornables, plásticos de un solo uso, delitos ambientales, movilidad eléctrica, agroecología, trazabilidad de la pesca, diversidad biológica, eficiencia energética, evaluación de impacto ambiental, entre otros. Las iniciativas están en armonía con los 17 objetivos de desarrollo sustentable 2015-2030 del Acuerdo de París de Naciones Unidas y los siete objetivos de la Pals (Plataforma de Acción Laudato Sí, año 2021) del papa Francisco. Los objetivos de desarrollo sostenible buscan erradicar la pobreza, proteger el planeta y asegurar la prosperidad para todos como parte de una nueva agenda mundial hasta 2030. Cada objetivo tiene metas específicas que Argentina aplicará dependiendo de su realidad económica, social y ambiental: fin de la pobreza, hambre cero, salud y bienestar, educación de calidad, igualdad de género, agua limpia y saneamiento, energía asequible y no contaminante, trabajo decente y crecimiento económico, industria, innovación e infraestructura, reducción de las desigualdades, ciudades y comunidades sostenibles, producción y consumo responsables, acción por el clima, vida submarina, vida de ecosistemas terrestres, paz, justicia e instituciones sólidas y alianzas para lograr los objetivos.

 

Los 7 objetivos de la Plataforma de Acción “Laudato Si”

Los 7 objetivos son un llamado al cuidado del planeta, vista como nuestra casa común y a la responsabilidad colectiva a preservarla íntegramente para las actuales y futuras generaciones: respuesta al clamor de la tierra, respuesta al clamor de los pobres, economía ecológica, adopción de estilos de vida simples, educación ecológica, espiritualidad ecológica y acción participativa de la comunidad.

 

Nuestro Secretario General Gabriel Suárez y Darío Pacheco, de la Comisión de Higiene, Seguridad y Medicina del Trabajo, también se hicieron presentes para suscribir dicha acta, porque los lucifuercistas asumimos el compromiso de proteger el medio ambiente como causa común y con responsabilidad ambiental sindical.

Quiero destacar especialmente el compromiso militante del compañero Albaretto, quien no sólo participa activamente en nuestro Gremio, sino también que desde hace tiempo trabaja en este tipo de iniciativas ambientales y sociales. Por nosotros y el futuro de nuestros hijos y nietos, los invito a tomar en cuenta las recomendaciones y cambios en el estilo de vida que distintos organismos ambientales motorizan para el cuidado de nuestro planeta, ya que la suma de los pequeños esfuerzos y compromisos individuales son los que producen los cambios que nuestra sociedad y la Tierra necesitan. La pandemia que nos atravesara como humanidad el pasado año, y que aún padecemos (hoy con un atisbo de esperanza por las vacunas desarrolladas por los distintos laboratorios), es consecuencia directa del cambio climático y lamentablemente la perspectiva no es muy diferente, ya que se pronostican nuevas pandemias si no cambiamos nuestra conducta destructiva del medio ambiente y de nuestro planeta. Les dejo un cordial saludo y un fraternal abrazo.

 

Jorge Molina Herrera

Secretario Adjunto

Gabriel Suárez y Darío Pacheco rubrican el acta. Junto a ellos Héctor Albaretto

 

Jorge Molina Herrera pone su firma, luego lo harán Alfredo Seydell y Hugo Gutiérrez

 

La Fundación CEIPoST le otorgó a Luz y Fuerza de Córdoba un reconocimiento por su responsabilidad Ambiental Sindical (RAS) y declara al Consejo Directivo Protagonista Ambientalmente Responsable (PAR)

 

 

.