EDITORIAL

El salario debe ganarle a la inflación y recuperar poder adquisitivo

Una de las materias pendientes no tan sólo en nuestra querida patria sino en el mundo, es la cuestión salarial, que viene difícil de repuntar como debiera, con esta situación pandémica y la situación económica que encontró el gobierno de Alberto Fernández y Cristina Fernández. Una Argentina con una situación real de la economía bastante complicada, que se incrementó por la pandemia, en el marco también de un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional, para  resolver la deuda que se tenía,  teniendo un montón de factores en contra.

Mejor Salario: consumo, más y mejor trabajo

Nosotros los trabajadores no debemos dejar de reclamar el tema salario, porque es fundamental en el marco del consumo. Un trabajador que no tiene un consumo adecuado, es porque no tiene un salario adecuado, por eso el salario debe ganarle a la inflación, para que la economía empiece a moverse con el sólo hecho del consumo que mueve el mercado interno, aumentan los puestos de trabajo generando más y mejor calidad. En esto juegan factores que también hay que atender, hablando específicamente de los deformadores de precios, de las situaciones de los grandes grupos económicos, y la lamentable situación diversa que vive el Movimiento Obrero con cada una de las actividades, donde influye indudablemente el impuesto a las Ganancias. En toda esta situación lo primero que tenemos que pensar y estar bien atentos es que necesitamos el mejor salario para tener el mejor consumo, para darle una mejor calidad de vida y generar mejores puestos de trabajo. Esta es una consigna básica que de alguna manera en los títulos lo manifiesta el presidente de los argentinos, pero cuando llegamos a las discusiones salariales, depende también muy mucho de la situación de cada provincia y de la situación de cada reclamo gremial y del ámbito de la actividad que se desarrolla. Entonces es fundamental que esta materia la tengamos sí o sí presente para reevaluar la situación económica financiera de cada uno de los trabajadores.

Salario y calidad de vida del trabajador

Porque esto tiene que ver con todo, si no tenes un buen salario, no tenes un aporte previsional como corresponde, un aporte sindical como corresponde, no tenes un aporte suficiente en materia de salud, en algo que debe acompañar la Empresa, particularmente en el aumento de los medicamentos que ha sido totalmente desproporcionado. Hoy día producto de este enrarecimiento del clima y la proliferación de las alergias, uno va a comprar un medicamento para la tos, para una alergia o un simple dolor de cabeza y ve que los precios están desproporcionados, si esos mismos aumentos se trasladaran a los salarios, y bueno, tendríamos unos salarios adecuados para soportar la carga inflacionaria que hace a los medicamentos, y en general al costo de vida.

Aumento salarial en el marco de la negociación colectiva

Ni hablar de todas las situaciones desproporcionadas, donde los salarios siguen subiendo por una escalera, mientras que la inflación sube por un ascensor. En esto la Empresa sigue con su intención de no cesar con esta cuestión de acuerdos individuales dejando a las claras que no quiere los aumentos en un marco colectivo, sino que cada organización sindical tenga su acta acuerdo, una intención de llevar actas individuales y no colectivas para seguir sosteniendo cuando se dé la posibilidad de eliminar la negociación colectiva, por lo que nosotros tenemos que estar preparados para impedir que se elimine la negociación colectiva, porque los signatarios del Convenio Colectivo de Trabajo somos las 3 organizaciones sindicales, por lo que como fue históricamente, se firmaría un acuerdo salarial entre los tres. Ahora la metodología es distinta, en algún momento esto va a cambiar, porque hace también a la violación de los marcos legales vigentes que permiten que la negociación colectiva tenga una actualización más que nunca. Esto fíjense en el último congreso de la Organización Internacional del Trabajo, lo primero que se planteó fue las negociaciones colectivas en el marco de la recuperación del salario y en la defensa irrestricta de los convenios colectivos de trabajo, como así también el nuevo actor del sistema, que es el teletrabajo.

Nosotros tenemos que estar bien actualizados en esto, no equivocar los objetivos, ser respetuosos de estas consignas. Cuando el salario se eleva, se eleva la calidad de vida, se reducen los riesgos de enfermedad, porque muchas preocupaciones que tiene hoy la sociedad es porque no hay una actualización salarial que permita olvidarse de cuestiones que son de deudas en muchos casos impagables cuando se quedan sin salario, cuando se le elimina el poder adquisitivo, cuando se eliminan las jornadas extraordinarias. Se está hablando de la reducción de la jordana laboral, que en el caso del Convenio que tenemos nosotros tiene más vigencia que nunca, teniendo en claro que tenemos una jornada de semana no calendaria que es de 6 horas y una jornada de semana calendaria que es de 7 horas. Como será que tiene actualización nuestro Convenio Colectivo de Trabajo, que ya lo preveía a esto con anterioridad. Son cuestiones de fondo que van a terminar generando el debate y los reclamos que corresponden como para poder sortear los inconvenientes que ha dejado en cada hogar esta pandemia que tanto daño nos ha causado en lo individual y en lo colectivo, y lo convencional que debe volver a su estado normal.

Salario e impuesto a las Ganancias

Siempre que hablamos de esto, antes mirábamos de otra manera la situación, el poder adquisitivo del salario chocaba siempre con el impuesto a las Ganancias, que en el caso nuestro ha generado algún tipo de reducción para muy pocos, pero no ha variado para la gran mayoría la situación que tiene este injusto impuesto, impuesto al salario que no corresponde. Cuestión pendiente en el marco de lo impositivo, que deberá el Gobierno nacional, en esta situación preelectoral y lo que se viene después para el 2023, agudizar el ingenio para que los trabajadores crezcan económicamente y en cantidad de puestos de trabajo, y que los jubilados tengan un salario digno y que las cajas provinciales puedan mantenerse de acuerdo a los aportes que están previamente establecidos.

Mantener la unidad del Gremio y no equivocar los caminos

Se vuelve a repetir la historia, las consignas, y sabemos que Luz y Fuerza de Córdoba es uno de los gremios que tiene algún tipo de incidencia sobre la matriz salarial, la matriz del respeto del Convenio, de la defensa de la Caja de la provincia y todas las cuestiones que hemos vivido durante todo este período, que las seguiremos defendiendo al margen de las situaciones que son de público conocimiento. Uno tiene que estar preparado para esto y la única forma en que se prepara para esto es manteniendo la unidad del Gremio, y no equivocar los caminos, porque quieren trazarnos caminos cuando nosotros tenemos que trazar nuestros propios caminos. En el marco de la unidad, todo va a ser mucho más fácil. Cuando hay unidad el entendimiento es mutuo, el equilibrio es perfecto y los resultados generalmente son positivos, pero como siempre decimos: las luchas obreras siempre tienen un principio, nunca sabemos cuándo tienen el fin. Pero seguro siempre salen a favor de los trabajadores, si no se abandonan los reclamos, si no se abandonan la lucha y las convicciones, y en nuestro Gremio no hay abandonos.

Sigamos unidos defendiendo los intereses que son de todos, al margen de las diferencias que puedan haber de criterio, de conceptos, pero los objetivos son los mismos: estar mejores pagos, tener plena vigencia del Convenio, mantener nuestra estabilidad absoluta, la de nuestra Organización Sindical y la de los puestos de trabajo, y que EPEC siga siendo estatal, integrada, cordobesa y pública.

Gabriel Suárez

Secretario General

 

 

 

.