47ª FERIA NACIONAL DE ARTESANÍAS Y ARTE POPULAR “AUGUSTO RAÚL CORTÁZAR”

COPLEROS EN COSQUÍN


JUAN JAIME

Dentro de la programación del festival, no abundan los copleros, una forma del canto ancestral.  La única figura fue Mariana Carrizo.  Pero los copleros tienen presencia en el ámbito del festival, en sus calles, en los balnearios, en las peñas.  Los copleros son músicos muy comprometidos con su tierra y con la cultura.  Son muy concientes del proceso de recuperación de la cultura de los pueblos ancestrales y reflexionan sobre la necesidad del respeto por la madre tierra.  Entrevistamos a Juan Jaime, un coplero del Chaco Salteño que tuvo su oportunidad con la Delegación de la provincia de Salta.

–  ¿De dónde es usted?

–  Del pueblo Apolinario Saravia a 300 km al sur de Salta, en pleno Chaco Salteño.

–  ¿Cómo la está pasando en Cosquín?

–  Este es un sueño cumplido, quién no tendría ese sueño de estar en la Próspero Molina.  Mi idea era cantar en las peñas pero además se me dio la posibilidad de cantar por la radio en directo para varias provincias.  Además estoy presentando un material como para hacerme conocer un poco.

–  Con tanta dificultad para que se le dé espacio a los copleros, ¿cómo se le dio la posibilidad?

–  Isabel Ramos me posibilitó actuar en la conferencia de prensa con la presentación de la Delegación de Salta, canté una baguala y anoche mismo en el escenario Atahualpa Yupanqui con la misma Delegación de Salta.

–  Debe haber sido una emoción muy grande con la plaza llena

–  Bastante, con un lleno total por la presencia del otro salteño Jorge Rojas.  Poco tiempo teníamos porque los artistas que actuaron antes ocupaban más tiempo del previsto por lo que me quedé con las ganas de cantar una baguala.

–  Isabel Ramos tiene una dilatada actividad de difusión de la copla en Córdoba, ¿cómo la contactó?

–  El vínculo fue porque Isabel fue por Salta en época de carnaval y nos juntamos allá y le dí mi tarjeta.  Después ella me llamó desde Córdoba, casi no me acordaba ya, pero me invitó para venir a Cosquín.  Acepté porque hace mucho que quería conocer Cosquín.  Mi idea era hacer conocer lo nuestro, lo ancestral, para la gente de estos lugares.  En mi pago la baguala se conoce bastante, en cambio por acá se conoce poco. Me queda la satisfacción de que a la gente de Cultura le gustó lo que hice, es para seguir  haciéndolo

–  En su repertorio menciona el problema de la tierra

–  El principal problema es la expansión dl cultivo de la soja.  Para los artesanos el problema es que con los desmontes se quedan sin material.  Antes por lo menos tenían cerca el chaguar para hacer sus trabajos artesanales y ahora no lo tiene, tienen que irse muy lejos debido a la siembra de la soja.  Para el caso de nosotros que también somos productores, pero chicos, de maní, sandía, tomate, todo tipo de frutas y verduras, también sufrimos el problema.  Como somos productores chicos, sufrimos la agresión por las miles de hectáreas con soja que se fumigan con avión.  Se dice que no se debe fumigar con avión por el viento que esparce ese veneno por todas partes, pero no les importa, lo hacen en todo momento, como ese veneno se esparce por todas partes, ya no podemos cultivar la sandía como antes que salía en forma natural, ahora hay abonarla y otras cosas más.  Encima con las grandes tormentas, el agua pasa por nuestra tierra después de arrastrar los restos de veneno de la soja y se hecha a perder todo, por eso ahora ya  no tenemos las plantas frutales que teníamos, se han secado todas, no están más.  Y cada vez hay más enfermedades como las de los huesos, a causa de la contaminación de las napas de agua, o sea que de arriba nos tiran el veneno con avión y desde las napas nos envenenan el agua, por eso hay cada vez más enfermedades.

–  ¿Pueden luchar contra esa agresión de los grandes sojeros?

–  Pasa eso hace falta un poco de unión para luchar por nuestro derecho a la vida, pasa por los políticos como que no nos dejan crecer.  Uno lo siente día a día, ya nada  es lo mismo, nos cambiaron

– Volviendo a la baguala, ¿es muy sacrificado para usted poder difundirla

–  A veces pienso y tengo la esperanza, hace 27 años que canto y hoy me siento contento porque llegué acá y cuando la gente dice que está bueno es porque está bien.  Hay gente a la que no le dan ese espacio, a lo mejor a mí me faltó anoche, pero ya llegué.

Lo que uno  transmite es lo que mamó desde chico, donde uno nació, sufrió, se crió, y viene de abajo y si no es así, quiere hacerlo y no le sale porque es una imitación.

–  ¿Quién le enseñó?

–  Era muy chico cuatro o cinco años, mi abuelo cantaba porque antes se hacía la alojeada, o sea en las reuniones preparaban la aloja machacando las vainas de algarroba y mientras fermentaba, comenzaban a bagualear con las cajas.  Allí comencé a escuchar, también era común andar en el monte a caballo y se iba cantando.  A veces me preguntaban a mí cuándo canto y por qué canto y yo canto en todo momento, el bagualero, el coplero, canta en todo momento porque si está triste canta o si sufre de un amor lo transmite con la copla, o si está contento o al animal, al pájaro o todo.  A veces uno se despierta y se le ocurrió una copla, son cosas que fluyen

–  ¿Hay relación entre la madre tierra y la copla?

–  Exactamente, porque siempre hemos tenido conocimiento de la Pacha.  En Salta tenemos muchísimas tonadas del valle, de los cerros, donde estoy yo es todo llano, casi no hay piedras, pero si salíamos al campo, primero ofrendábamos a la tierra para poder cazar el animal y el animal se cazaba pero únicamente para comer, no para vender,  porque si no la pacha no iba a volver a dar.  Desde no hace mucho se ha vuelto a festejar a la Pachamama en agosto reuniéndose mucha gente, algunos porque conocen y otros por curiosidad para ver cómo se hace.  Y al otro año esa persona que vino de curiosa, trae a otra más y se va haciendo una convocatoria más grande, a veces se sienten también comprometidos porque comprueban  que es beneficioso.  Siempre digo que el ritual de la Pachamama no es para pedir sino para agradecer lo que se ha recibido, porque es simple, si nos va mal es porque nos hemos portado mal, le hemos estado faltando a la tierra.  Todo lo recibimos de la Pacha pero la contaminación agrede  a la Pacha, por eso cada vez hay más tornados o hay más inundaciones por el desmonte en los cerros.

ARTESANOS DE

COMUNIDADES ORIGINARIAS

El Festival de Folklore de Cosquín, no transcurre solamente en el escenario de la Plaza Próspero Molina, se manifiesta en todos los rincones de Cosquín y los artesanos también son sus protagonistas  En la Feria Nacional de Artesanías, se montó una carpa con los trabajos de artesanos de pueblos originarios.  Los trabajos fueron seleccionados por Mirta Presas del Fondo Nacional de las Artes.

En esta edición entrevistamos a dos artesanas Qom cuya especialidad es la cestería

Lucía Romero

–  ¿De qué comunidad son?

–  Somos de Miraflores, provincia del Chaco

– ¿Cuál es su especialidad?

–  Cestería con hoja de palma, hacemos canastos, maceteros, floreros y bolsones tejidos.  Es la primera vez de que estamos acá en esta hermosa ciudad, estamos emocionadas de estar aquí, conociendo la gente, somos bien atendidos por lo que estamos muy agradecidas.

–  Para venir a Cosquín ¿tuvieron colaboración de las autoridades de su mnicipio?

–  De nuestra comunidad no, hemos venido convocados por Griselda Brandán del municipio de Quitilipe y por Francisco Ferrer

–  ¿Había venido antes?

– Esta es la primera vez que estoy aquí, fui invitada por haber sido premiada en Quitilipe en diciembre por un portaespejo que está aquí en exhibición.  Por ese motivo conocí a Mirta Presas. El año que viene si vuelven a invitarnos volveremos.

–  ¿Cuál es su medio de vida?

–  Soy una madre solita, mi trabajo es lo que usted ve acá.  Hace como tres años falleció mi esposo y desde entonces mantengo a mis hijos con las artesanías que hago;  cobro la asignación por tener  siete hijos, pero eso no me alcanza, apenas con ese dinero pago las cuentas, la luz, el agua y la leña.   Además estamos con problemas de la tierra los que estamos en el barrio La Nueva Esperanza, en una esquina atrás de la escuela 680, allí trabajo en mi propia casa para mantener a mis hijos,. No tenemos la titularidad de la tierra.  Nadie nos informa bien.  Es mucho sacrificio pero en tres años de trabajo logré ser premiada

–  ¿Tiene problemas para conseguir la materia prima?

–  Por suerte la conseguimos en el campo en un lote donde vive mi tía como a tres km.  Primero busco las palmas, después la tengo que secar, para armar los canastos o tejer con la aguja porque a algunos canastos los hacemos con aguja, el terminado, el cerrado.

Manuelita Romero

–  Su compañera nos decía que tienen problemas con la titularidad de la tierra.

–  No somos titulares, nosotros vivimos en el lote 88 que llaman Barrio La Nueva Esperanza, hay muchos problemas, tenemos una casilla provista por el gobierno. Hay problema con el agua, nuestro lote está muy lejos de algún río, por eso tenemos que pagar a un camión del municipio que la trae.