VISITA A VILLA ALLENDE

Visitas a los sectores de trabajo

Distrito Villa Allende

 

Prosiguiendo con las visitas programadas a los sectores de trabajo de toda la Empresa, el viernes 12 de noviembre se desarrolló una reunión en Villa Allende, Zona “E”.

El Subsecretario de Organización y Actas, Luis Calderón, fue el encargado de presentar la reunión. En primer término, agradeció la presencia de los compañeros y compañeras y luego manifestó: “Para nosotros se adelantan algunos tiempos, porque este Gobierno y los gerentes que están hoy en la Empresa tienen fecha de vencimiento, por eso si vemos algún compañero o compañera que se ha caído hay que levantarlo y decirle que de esta salimos todos juntos. El que cree que por ahí se puede salvar sólo se equivoca, en Luz y Fuerza históricamente ha sido así”, concluyó.

Seguidamente, nuestro Secretario General Gabriel Suárez realizó un extenso recorrido por los principales desafíos y escollos a superar en la continuidad de la lucha de Luz y Fuerza, donde desde una etapa de resistencia, se están dando los pasos para pasar a la ofensiva.

 

Gabriel Suárez: “Los que dividen y desmovilizan las convocatorias del Gremio, terminan siendo idiotas útiles al Gobierno provincial”

La visita al distrito se desarrolló un día después de la importante movilización que significó la vuelta de Luz y Fuerza de Córdoba a la calle, por lo que en primer lugar nuestro Secretario General valoró la convocatoria: “Después de dos años de pandemia volver a vernos y poder movilizar al gremio, fue un gran desafío, con un resultado altamente positivo”.

La estrategia de resistencia y lo que viene. Nuestro Secretario General hizo un repaso por la estrategia sostenida por Luz y Fuerza desde iniciado el conflicto y la necesidad de pasar a una nueva etapa: “Hemos resistido, hemos garantizado que el Convenio tenga plena vigencia, y eso lo han conseguido cada uno de ustedes, aunque tal vez no se dan cuenta. ¿Cómo? Sufriendo el recorte de horas extras, el no cubrimiento de cargos y todos los ataques que se dieron en toda la Empresa”.

El incumplimiento sistemático de la Empresa y nuestra alternativa. Suárez enumeró los incumplimientos convencionales de la Empresa e instó a redoblar el esfuerzo y profundizar la pelea en la calle: “Somos nosotros los que vamos a tener que garantizar que los incumplimientos se modifiquen, que haya ingreso de personal, actualización de las estructuras de plantel, reconocimiento de las funciones que desarrollamos, cubrimiento de los cargos, sustitución de los hijos de compañeros fallecidos en actividad. Sabemos ante esto que la única alternativa que nos queda es la calle, la pelea, con confianza entre nosotros mismos”.

Molesta que Luz y Fuerza Córdoba siga de pie. Gabriel dijo que la movilización del jueves 11 de noviembre molesta… “Les molesta a los otros gremios porque Luz y Fuerza de Córdoba decidió resistir y no entregarse, y si todos hubiésemos tenido la misma filosofía de defender el Convenio Colectivo de Trabajo, hubiera sido más fácil la pelea”.  Asimismo subrayó que algunos de los reclamos en la Justicia se están dando a favor de los trabajadores, como la deuda salarial del 10% del año 2019 o el cubrimiento de cargos: “Ya salimos hasta del ámbito del Ministerio de Trabajo que es afín a las determinadas órdenes que traslada el gobernador Schiaretti,  y  cuando terminamos en la Justicia nos terminan dando la razón”.

El Gobierno busca usar todas las herramientas que tiene, incluso a compañeros en contra del Sindicato. Gabriel Suárez se refirió a que por cada acción o movilización contundente, el Gobierno responde con un ataque, y advirtió sobre comportamientos funcionales al Gobierno: “Voy a seguir yendo a los sectores de trabajo porque no tengo nada que ocultar, y que sigan investigando todo lo que tengan que investigar. Por ahí hay algunos dentro de la estructura que son afines al Gobierno, o es la quinta columna que salen con anónimos. Hablan mal de los compañeros, especulan, generan la falta de credibilidad, el distanciamiento entre nosotros, desmovilizan y terminan siendo los idiotas útiles al Gobierno de la provincia de Córdoba”.

En los momentos difíciles se ve de que está hecho cada uno. Nuestro Secretario General apreció el compromiso y la responsabilidad de los compañeros y los delegados que acompañan las visitas a los sectores: “Nos llena de orgullo la actitud de esos compañeros, como el compañero Zavorra, puntualizó, y se refirió en duros términos a los que buscan tirar para atrás las acciones del Gremio: “Los que no construyen, los que dividen, los que no ayudan a la lucha del Gremio, hay que dejarlos de lado. Los que hoy no están en la lucha, seguro que van a querer estar en alguna lista o integrar el Consejo Directivo, ser delegados, pero acá estamos los de siempre, los que estuvimos toda la vida y los que dijimos que vinimos acá para ser mejores, y lo estamos haciendo”.

Respecto a la situación política y el futuro de EPEC, manifestó que “el próximo Gobierno de Córdoba puede cambiar el color político o no, pero este directorio y estos gerentes, tienen fecha de vencimiento. Todos los que vienen se van, pero nosotros nos quedamos y nos jubilamos acá, peleamos para que ingresen nuestros hijos y para que EPEC siga siendo más grande, que crezcan los distritos de manera acorde con el crecimiento de las localidades. Pero todo eso depende de nosotros”.

Una estrategia ofensiva: reclamar todos los incumplimientos. Suárez también puso énfasis en la necesidad de hacer cumplir el Convenio: “Hay que animarse a pedir cada uno el cubrimiento de los cargos que nos corresponden, las horas extras que no nos pagan, todo lo que dice el Convenio tiene plena vigencia y gracias a ustedes el Gremio y el Consejo Directivo tuvieron una estrategia, pero los que más sufrieron y sufren el hostigamiento son ustedes”, pero advirtió, “lo va a tener que pagar la Empresa cuando empiecen a sumarse los juicios laborales. Ya hay muchísimos juicios en curso”.

Tercerizaciones. Nuestro Secretario General hizo hincapié en la cuestión de los trabajos tercerizados que afectan particularmente a la Zona E, indicando que “tarde o temprano vamos a tener que hablar cómo erradicamos esto, porque si no a futuro no vamos a tener ni siquiera fortaleza en una medida de fuerza. Yo les pregunto, ¿qué pasaría si nosotros saliéramos a plantear directamente que todo trabajador que toque un cable tiene que estar afiliado a la Organización Sindical de Luz y Fuerza? Como hizo Moyano. Nosotros tendremos que empezar a analizar esa situación, ¿por qué? No decimos vamos a compulsar la actividad nuestra, todo aquel que toque un cable es afiliado a Luz y Fuerza Córdoba, entonces cuando digamos: para Luz y Fuerza, paran todos. No como ahora que paramos y los privados trabajan y hacen más plata que antes. Pero no tienen estabilidad laboral, herramientas, ropa adecuada, elementos de seguridad. Ahora bien, ustedes fíjense como van creciendo; el parque automotor de los privados es mejor que el que tenemos nosotros, porque se beneficia el que gana la licitación, pero a esos trabajadores tercerizados les pagan el Convenio de Comercio, el de la UOCRA, dos mangos con 50 y además hacen mal los trabajos que les dan a las empresas privadas, después nosotros, los de planta permanente, tenemos que ir varias veces a arreglarlos”.

Los nuevos desafíos. En cuanto a la incorporación de tecnologías, Gabriel Suárez remarcó sobre las modalidades o avances que llegan para quedarse como el teletrabajo, que ataña especialmente a los trabajadores de Comercial, los medidores inteligentes y la polifuncionalidad: “Vamos a salir con un equipo de guardia, con una PC, y te van a decir salió el servicio de Guardia para cambiar un aéreo, pero al lado hay un medidor que está teniendo problemas y vos salís con una caja con medidores, reponés, solucionás y eso es la polifuncionalidad. No podemos permitir que la tecnología nos deje afuera, nos tiene que abrazar, para decirles a estos que no tienen idea lo que es EPEC, hacia dónde tiene que ir la distribución en alta, media y baja”.

Finalmente, Suárez realizó un reconocimiento a los compañeros y compañeras que están siempre, en contraposición a los que dividen y desmovilizan, y agradeció fundamentalmente a los más jóvenes que están entendiendo lo que está en juego: “De esta salimos todos juntos y para nosotros que se contagien los jóvenes es un valor agregado. Muchos de los que estamos acá hemos pasado por luchas largas, estuvimos 10 años sin ingreso de personal, sin hablar de estructuras de plantel, sin aumento salarial, y logramos cambiar la historia. Ahora tenemos el mismo objetivo, cambiar la historia para ser mejores. La única forma en que esto se cambia es involucrándonos, participando, animarse a caminar las calles de la ciudad porque únicamente los gobiernos entienden a los trabajadores cuando están movilizados”.

 

.