SECRETARÍA DE DERECHOS HUMANOS

7° ENCUENTRO PROVICIAL DE DERECHOS HUMANOS

 

Como lo anunciáramos en el Eléctrum anterior, el pasado sábado 17 de diciembre entre las 10 y las 18 hs., en el Refugio Libertad (ex CCD Grupo de Artillería 141 José de la Quintana) sito en Ruta E 56 Km 13,5 de Villa San Isidro, se llevó a cabo el 7° Encuentro Provincial de Derechos Humanos.

Como todos y cada uno de estos encuentros, los distintos participantes fueron llegando al predio por medios propios o en colectivos especialmente contratados a tal fin, con sus mates, termos, sillas, anotadores y todo insumo para la ocasión. Luego de la inscripción de los asistentes que aún no lo habían realizado vía on line, la jornada dio comienzo con un emotivo acto, que aportó la mística necesaria para trabajar en distintas comisiones, como estaba previsto, en las dependencias del Refugio Libertad, distribuidas dentro de las 900 hectáreas que componen el precio.

Los compañeros Alfredo Seydell y Roxana Maldonado estuvieron presentes en nombre de nuestro sindicato en tan importante jornada provincial., participando en la Comisión de Memoria.

Próximamente desde la Mesa de Trabajo de Derechos Humanos, harán llegar las conclusiones de dicho encuentro, las cuales también compartiremos por este medio.

 

El Refugio Libertad

En el actual Refugio Libertad, recuperado desde 2018 por la organización Trabajadores Unidos por la Tierra, durante 1976 funcionó el Grupo de Artillería 141 José de la Quintana”,  hubo personas mantenidas en cautiverio y existen denuncias formales sobre fusilamientos y posibles enterramientos clandestinos. Es por ello que desde hace más de tres décadas existen causas judiciales federales que investigan lo que ocurrió en el predio dependiente de Fabricaciones Militares.

En ese marco, a mediados de 2020 más de cien vecinos y militantes de Derechos Humanos solicitaron a la Dirección Nacional de Sitios de Memoria que se preserve y señalice el predio militar, que funcionó como una suerte de un engranaje de la represión desatada por el Tercer Cuerpo de Ejército a cargo de Luciano Benjamín Menéndez. Ese pedido formal, aún en trámite, fue reforzado con una campaña digital lanzada por el Nodo Calamuchita de la Mesa Provincial de Trabajo por los DD.HH. de Córdoba, que juntó firmas y entregó toda la documentación al Secretario de Derechos Humanos de la Nación, Horacio Pietragalla Corti, en el encuentro federal que tuvo lugar el pasado sábado 20 de noviembre en la ex ESMA, donde también estuvo presente el compañero Seydell.

El ex Grupo de Artillería 141 es uno de los tantos lugares de detención ilegal no señalizados aún en Córdoba, como la ex cárcel del Buen Pastor en Río Cuarto, la subcomisaria de Villa María y la comisaria 12 de Cruz del Eje.

 



La Patria Grande

 

Gritos, aplausos y las lágrimas de miles de personas. Esa postal, que se repite en infinidad de plazas de diferentes regiones, resume lo que dijeron las urnas en Chile: Gabriel Boric es el nuevo presidente del país trasandino  y el mundo habla de esta nueva bocanada de aire fresco para chile y la región.

Compartimos la nota del diario El Pais de España al otro día de que nuestros hermanos chilenos dieran un grito de esperanza.

 

Chile dio el domingo un histórico paso adelante. La victoria del candidato de la izquierda, Gabriel Boric, con el 55,87% del voto, supuso un triunfo claro de las fuerzas progresistas en un momento de crisis política e institucional. El discurso del miedo enarbolado por el ultraconservador José Antonio Kast (44,13%) no pudo impedir que en las urnas se impusiera la evidencia de que Chile, para salir de la encrucijada, apuesta por una renovación de sus anquilosadas estructuras. Ese es el mensaje profundo que ha emitido la ciudadanía. Para su cumplimiento, Boric necesitará apoyo, tanto en el Parlamento como en la sociedad civil, de un amplio espectro de partidos y movimientos. Que sea Chile quien salga ganando ha de ser el objetivo último de unos y otros, desde los democristianos hasta la izquierda radical.

En una sociedad exhausta por la pandemia y golpeada por una desigualdad descontrolada, el desastroso final de mandato de Sebastián Piñera había hundido la confianza de la ciudadanía en sus dirigentes. Con este horizonte, cabía la posibilidad de que los comicios presidenciales derivaran en una mayor fractura social y trajeran de vuelta fórmulas políticas embebidas por el recuerdo del dictador Augusto Pinochet. La victoria de Boric, alcanzada con una participación del 55%, la más alta desde que se instauró el voto voluntario en 2012, ha conjurado este peligro.

PUBLICIDAD

El antiguo líder estudiantil, de 35 años, trae aires nuevos para Chile y Latinoamérica. Forjado en las protestas de 2011 y 2019, su ideario, aparte de conectar con la juventud, responde a las demandas sociales de amplios sectores que durante años han visto pasar de largo los beneficios del crecimiento económico. Es cierto que sobre Boric pesan las incógnitas de su inexperiencia y de la influencia que ejercerá en su mandato el Partido Comunista, cuyas soflamas electorales han sido un constante dolor de cabeza para su candidatura. Pero son interrogantes menores en comparación con los pilares de su programa (elevar la presión fiscal a los más ricos y ampliar la educación y la sanidad pública) y de la capacidad mostrada en campaña para limar aristas, ganarse a las grandes figuras de la democracia chilena y acercarse a las zonas moderadas del voto.

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.

 

Boric ha arrasado entre los menores de 30 años, pero también entre las mujeres y en los barrios más pobres. Ha logrado construir una base mucho más amplia que cualquiera de los partidos que le apoya. Ese perímetro puede ser la clave de su gobierno y de su relación con el agitado proceso que vive Chile para elaborar su nueva Constitución. La ampliación de espacios que promueve Boric incluye el cambio climático y una comunicación de corte horizontal, con incidencia potencial más allá de las fronteras chilenas.

En los próximos meses, dos países fundamentales en la región, Brasil y Colombia, celebrarán elecciones presidenciales. Lo ocurrido en Chile es un acicate para que la izquierda renueve su lenguaje, muestre su atractivo ideológico y conecte con las necesidades reales del electorado. Ese es el camino para superar a una derecha que también debería saber interpretar estos resultados en clave de rechazo al extremismo ultra. Cuando el próximo 11 de marzo Gabriel Boric tome posesión de su cargo, será el presidente más joven de la historia de Chile. Alientan tiempos nuevos en la política latinoamericana.

 



DIA INTERNACIONAL DE LOS DERECHOS HUMANOS

El pasado 10 de Diciembre, Día Internacional de los Derechos Humanos, se llevó a cabo la ronda tradicional en la plaza San Martín y, al concluir la misma, se leyó el documento realizado por la Mesa de Trabajos Humanos Capital, al cual adherimos en todos y cada uno de sus términos.

Como en cada 10 de diciembre, participaron del acto un sinnúmero de organizaciones sociales, que en los últimos años estuvo restringida por las restricciones propias de la pandemia, por lo que el reencuentro presencial brindó un plus emotivo a la actividad.

Cabe destacar que el presente documento no lo publicamos antes por razones de espacio del Electrum, no obstante, tiene plena vigencia.

 

10 de diciembre DIA INTERNACIONAL DE LOS DERECHOS HUMANOS 1948-2021

En el marco del Día Internacional de los DERECHOS HUMANOS traemos a nuestra memoria las luces de los pañuelos que parieron nuestros logros.

En el caminar de estos años aprendimos que ésta no es una fecha más, es la conmemoración de la dignidad humana, el día en que quienes construimos derechos en diferentes territorios y a lo largo de diferentes momentos de nuestra historia, seguimos reafirmando nuestra lucha por la igualdad y la erradicación de la discriminación y las violencias por parte de los poderes dominantes.

Con la Declaración Universal de los DDHH y de todos los instrumentos jurídicos que hemos conseguido al calor de nuestras reivindicaciones, hemos avanzado desde hace más de 40 años con el convencimiento de que nuestras banderas son el camino y es por eso que no bajamos nuestra voz. No toleramos el hambre ni las miserias, no nos callamos ante las mentiras de los medios hegemónicos ni el negacionismo de la ultraderecha.

Porque tenemos memoria, ni un paso atrás ante el neoliberalismo que ha cometido estragos en nuestra patria. A 20 años del 2001; recordamos cómo tanto la dictadura militar los 70′, el neoliberalismo de los 90′ y el Gobierno de Cambiemos saquearon y endeudaron al país. El efecto es el mismo: la profundización de la precariedad de nuestro pueblo. Se nos restringe todo tipo de autonomía y soberanía sobre nuestras vidas y nuestro país. Se nos vulneran sistemática y constantemente nuestros derechos.

Frente a esta realidad, la alternativa es la unidad. Sólo podemos ponerle fin a la vulneración de los derechos de nuestro pueblo, quienes apostamos al fortalecimiento de la democracia con un Estado que debe hacerse responsable. La clave es la organización de los sectores populares y la construcción y fortalecimiento de las herramientas para defender nuestros derechos.

Un ejemplo claro, fue la lucha de los feminismos, que logró materializar una deuda histórica: la del Aborto Legal, Seguro y Gratuito. Hoy seguimos luchando para que las políticas de género sean políticas de estado en todo el territorio nacional. También nos movilizamos contra de los femicidios y por la necesidad de avanzar en una reforma judicial feminista.

Hemos sido víctimas de un gobierno que vino a cercenar derechos, endeudándonos hasta niveles increíbles, y de una pandemia que arrasó a todo el mundo y vino a confirmarnos la necesidad de seguir luchando para garantizar el acceso a derechos humanos fundamentales como la salud. Es en este sentido que exigimos que las vacunas contra el COVID-19 se distribuyan equitativamente en el mundo entero, como única forma de garantizar más derechos. La salud no es un negocio, es un derecho de todos y todas.

Porque tenemos memoria, apostamos a la unidad latinoamericana como bandera ante las amenazas de quienes se encuentran en la cumbre del poder, que intentan dividir a nuestra patria grande a costa de los y las trabajadoras, los y las inmigrantes, los pueblos originarios, la mano de obra precarizada, los y las jóvenes, las mujeres y diversidades, en definitiva, las grandes mayorías.

Seguimos gritando ni un paso atrás ante el poder real que se cree el dueño de nuestras tierras. Los verdaderos responsables de nuestra Pacha quemada, contaminada y destruida. Tenemos un gobernador socio de las corporaciones y vendrá otro a quien solo le importa su competencia personal y los intereses de sus aliados, que junto al poder real seguirán quemando monte nativo y desalojando campesinos para negocios inmobiliarios. Nosotros y nosotras somos los y las campesinas que apostamos a la soberanía alimentaria, quienes hace años venimos exigiendo leyes que cuiden nuestro ambiente y que se consolide una verdadera política de Estado. Justicia social, es justicia ambiental.

Porque tenemos memoria, nuestro lugar es junto al pueblo, defendiendo la democracia y haciéndola crecer. Es por esto, que no podemos permitir que hasta el día de hoy sigamos teniendo presas y presos políticos por un gobierno que se encargó de perseguir y encarcelar a quienes construyeron dignidad en el pueblo argentino. ¡Libertad a Milagro Sala y a todas y todos los presos políticos!

Porque tenemos memoria, urge construir un nuevo paradigma sobre la formación y el accionar de nuestras fuerzas de seguridad donde lo que prime sea la construcción de fuerzas democráticas. Fuerzas y agentes que sean efectivamente garantes de derechos y que busquen el bien común, no queremos más, que la presencia del Estado en nuestros barrios sólo sea para vulnerar derechos y violentar a nuestra gente. No podemos permitirnos seguir perdiendo pibes y pibas en manos de las fuerzas de seguridad. ¡Basta de violencia institucional!

Porque tenemos memoria observamos con preocupación el avance de las derechas. No nos confundamos con falsas expectativas, debemos unirnos como campo popular en nuestra provincia, que sigue siendo la Córdoba del “Cordobazo” la de Atilio López y el Gringo Tosco, la de la Reforma Universitaria, la de Menéndez preso, la de la EMI Y SANTIAGO, no podemos traicionar sus luchas ni su memoria. Ni un paso atrás.

Porque tenemos memoria ni un paso atrás a las conquistas en materia de memoria, verdad y justicia traducidas en políticas de estado. Estas son sostenidas día a día por los y las trabajadores de los sitios de memoria. Se lo debemos a las madres y a las abuelas. Al pueblo entero que ya dijo nunca más. Es por esto, que necesitamos que nuestro Estado invierta y mejore las condiciones de los y las trabajadoras que mantienen viva la memoria y disputan sentidos contra los discursos de odio y negacionismo.

Más democracia es más igualdad.

30.000 compañeros y compañeras desaparecidas, presente. Ahora y siempre.

 

 

.