CAMPEONATO ARGENTINO “OSCAR SMITH”

CAMPEONATO ARGENTINO

“OSCAR SMITH”


PRIMERA REUNIÓN

EL 5 DE FEBRERO

La Secretaría de Acción Social y Deportes informa e invita a los compañeros que practican diferentes disciplinas deportivas,  a participar del tradicional campeonato “Oscar Smith” organizado por nuestra Federación Argentina de Trabajadores de Luz y Fuerza (FATLYF).

Ya fue elegida la zona para la competencia y a nuestro sindicato le tocará disputar la clasificación con el Sindicato hermano de La Rioja a mediados de marzo.

Las disciplinas del torneo son: Fútbol 5 Libres,  Fútbol  5 + 38, Bowling masculino, Bowling femenino,  Paddle masculino, Paddle femenino, Bochas  y Truco.

Por tal motivo se invita a los que practican estas disciplinas a la primara reunión el día 5 de febrero  de 2015 en la biblioteca del sindicato para organizar las disciplinas que competirán en esta etapa del Torneo Argentino.

Los clasificados disputarán a partir del 6 de mayo del 2015 las finales en Mar del Plata.

Luis Pereyra

Secretario  de Acción Social y Deportes

Oscar Smith

Le arrebataron su vida por defender nuestros derechos

Oscar Smith es uno  de los dirigentes más importantes y reconocidos en la historia lucifuercista nacional.  Era  Secretario General de Luz y Fuerza Capital, cuando sucedió el golpe del 24 de marzo de 1976. Con el golpe, comienza una dura etapa para los trabajadores organizados, en tanto uno de los objetivos fundamentales de la dictadura  fue la destrucción de los gremios para terminar de una vez con  las políticas de justicia social y de redistribución de la riqueza. Entre 1976 y 1977, el gremio encabezado por Smith emprende una valiente lucha contra los atropellos de la dictadura, que le costó la vida, cuando un 11 de febrero fue secuestrado y desaparecido por fuerzas que respondían al genocida Massera, tras la huelga que impulsara a partir del 2 de febrero de 1977 al disponer la junta militar la eliminación de nuestro Convenio Colectivo de Trabajo.

Un luchador

Toda su  vida estuvo  ligado al gremio, comenzó su militancia desde muy joven,  fue Secretario Gremial de Luz y Fuerza Capital y  también en la Federación Argentina de Trabajadores de Luz y Fuerza. En octubre de 1974 fue elegido Secretario General de su gremio. En aquel momento el sindicato nucleaba a los trabajadores de la desaparecida  SEGBA, la ex empresa estatal de energía eléctrica de la ciudad de Buenos Aires, que luego fue privatizada y dividida en los 90. Luego del golpe cívico-militar, el primer atropello se sucedió en abril de 1976, cuando por resolución del Ministerio de Trabajo se intervienen el Sindicato de Luz y Fuerza Capital y la FATLYF (nuestro sindicato ya había sido intervenido por Lacabanne en 1974), sumándose a la larga lista de embates contra el movimiento obrero. También fue intervenida la empresa SEGBA, donde recayó un coronel de la Marina. Los intrusos de la Marina, aplicando la “ley” de prescindibilidad de los trabajadores del Estado, atacó y detuvo a compañeros, militantes y delegados en sus lugares de trabajo, dejándolos cesantes. El 2  febrero de 1977 se deroga nuestro convenio  Colectivo de Trabajo, lo que le da  a las fuerzas armadas una impunidad total para despedir, perseguir y asesinar compañeros. Oscar Smith se puso al frente de la resistencia desde un primer momento, decretando una huelga que no se levantaría hasta que se garantizara la reincorporación de los cesanteados. Logra que el Ministerio de Trabajo (que estaba bajo la órbita del ejército, no de la Marina)  lo reciba y cuando estaba cerca de un acuerdo, lo secuestran un 11 de febrero de 1977,  cuando transitaba con su auto, en la intersección de  Mitre y Av. Debenedetti,  en Capital Federal. Según testimonios de sobrevivientes que compartieron cautiverio con él, fue llevado a un Centro Clandestino de detención en Quilmes, donde fue torturado y asesinado entre el 8 y el 10 de Enero de 1978. Se cree que sus restos fueron enterrados allí, donde hoy funciona un Carrefour. El próximo 11 de febrero recordamos a un gran dirigente de nuestra  familia.  Sabiendo perfectamente el riesgo que corría,  no se escondió y enfrentó a los genocidas defendiendo a sus compañeros. Abrazó la causa de los trabajadores y por eso los genocidas arrebataron su vida.