COMPAÑERO JUAN LORENZO RACERO

COMPAÑERO

JUAN LORENZO RACERO

EL 16 DE FEBRERO SE CUMPLEN

14 AÑOS DEL FALLECIMIENTO

DE QUIEN FUERA

SECRETARIO GENERAL DE

NUESTRO SINDICATO

DURANTE 10 AÑOS

SU EJEMPLO DE LUCHA

Y EL DE SU AMOR POR LA EMPRESA,

NO SE BORRARÁN JAMÁS

Nuestro gremio no sólo   recuerda a Juan Lorenzo Racero porque fue electo cuatro veces Secretario General por el voto de las bases, sino porque condujo la lucha más dura, más decisiva de la historia de Luz y Fuerza de Córdoba, cuando la pelea era por todo: por la empresa, por la fuente de trabajo, el sindicato y el Convenio Colectivo.  Racero tuvo la inmensa satisfacción y el compromiso de haber liderado esa lucha en la que logramos un triunfo colectivo histórico. Tres meses después de este triunfo, sufrió un ataque cardíaco a los 65 años que se llevó su vida.

Pero además, Lorenzo como todos lo llamaban, estaba atento a las necesidades de cada afiliado, ya que a lo largo de más de 40 años de trabajo en EPEC,  conocía a cada uno de los afiliados y a sus padres, por ello sus generosas cualidades humanas también estuvieron al servicio del gremio.

La unidad como eje de su pensamiento

Lorenzo Racero fue fiel a las convicciones que sostuvo toda su vida. Era peronista, y adhirió al proyecto nacional y popular que se expresó en las banderas de Soberanía Política, Independencia Económica y Justicia Social. Así, aun teniendo que enfrentar la clandestinidad con órdenes de captura en su contra falsamente pergeñada desde el gobierno provincial, en 2001 condujo a Luz y Fuerza de Córdoba persistiendo en la lucha al todo o nada en defensa de la EPEC estatal e integrada.

Supo mantener la unidad férrea del gremio para enfrentar el intento privatizador del gobierno de De la Sota, encabezando un Consejo Directivo en el que había logrado unificar a todas las corrientes internas que tenían  las mismas banderas históricas de luchar por nuestra fuente de trabajo estatal e integrada y por nuestro Convenio Colectivo de Trabajo. La unidad, la democracia sindical, el respeto por los distintos pensamientos políticos, el funcionamiento de los cuerpos orgánicos, la integración de conducciones pluralistas, con compañeros de diferentes posiciones, fueron principios que Racero siempre respetó y logró que fuera comprendido por la sociedad de Córdoba que acompañó nuestra lucha.

Por todo esto decimos que está en nuestra historia, junto a compañeros como Julio “Quebracho” Murúa, Cristóbal Sierra y Agustín Tosco.

Toda una vida dedicada a la militancia sindical

Por más de 40 años, el compañero Lorenzo Racero dedicó lo mejor de su vida a la militancia sindical. Fue Delegado, Vocal del Consejo Directivo, Miembro Titular del Tribunal Paritario, Secretario Administrativo, Secretario Gremial y durante diez años, Secretario General. Participó en la conducción y en la oposición, dirigió y criticó, siempre de frente, con lealtad.

Racero ingresó a EPEC a los 18 años, en enero de 1955. En 1959 fue electo Delegado, iniciando así su militancia sindical. Un año después, integró como Vocal el Consejo Directivo que encabezó el Gringo Agustín Tosco. Posteriormente formó parte de la oposición gremial a Tosco, su lista Rosa fue derrotada por la Azul y Blanca que encabezaba el Gringo. No obstante Lorenzo afirmaba  que “siempre ganó Tosco, que fue un dirigente excepcional….. Más allá de las diferencias ideológicas, con Tosco compartimos siempre la lucha gremial. El Gringo siempre supo convocar a todos, por encima de esas diferencias, para luchar por los objetivos permanentes de Luz y Fuerza”.

En 1974 nuestro sindicato fue intervenido y posteriormente se produjo el golpe cívico militar del 76 que secuestró y “desapareció” a cuatro compañeros de nuestro Gremio.  El proceso de normalización de nuestro sindicato se inició en 1983, año en que a Racero le tocó compartir la Comisión Transitoria con Oscar Filippini, Ramón Contreras, Oscar “Cachulín” Alvarez, Alberto Fonseca y Abel Avendaño,  que se hizo cargo de la convocatoria a elecciones en 1984.

Al realizarse en 1984 las primeras elecciones luego de la dictadura militar, Racero ocupó el cargo de Secretario Administrativo integrando la Lista Celeste y fue electo también integrante titular del Tribunal Paritario. En 1989, con la Lista Granate, fue electo Secretario Gremial.

A fines de 1991, fue electo por primera vez Secretario General, al frente de una lista Azul y Blanca pluralista, para el período 92/94. Desde ese momento, no abandonaría el máximo cargo de la organización sindical hasta su fallecimiento en febrero de 2002. En forma prácticamente simultánea con el inicio de su primera gestión como titular de Luz y Fuerza, comenzaron a aparecer los intentos de privatizar, total o parcialmente, a la EPEC. Durante esos años Luz y Fuerza enfrentó dos proyectos concretos con ese objetivo: la concesión de las centrales Sudoeste y Pilar y la transformación de EPEC en una sociedad anónima de mayoría estatal, primer paso para una segura privatización total posterior.

El 24 de junio de 1992, Racero presidió una asamblea histórica de mil compañeros, que dispuso iniciar un plan de lucha que iba a durar 64 días y que se convertiría en uno de los más extensos de la historia de Luz y Fuerza. Durante ese tiempo, se confirmó una de las denuncias efectuadas por el gremio: la concesión estaba pensada para un grupo empresario determinado.  Efectivamente, sólo el Grupo Bayco (integrado por CAT, Fiat, Ormas y Soinco) se presentó a la licitación. La Justicia investigó las denuncias de Luz y Fuerza y un fiscal acusó penalmente al directorio de la empresa integrado por Fernando Torres Crespo y Raúl Olocco por haber preparado la licitación de modo de asegurar que el ganador fuese el grupo Bayco. El gobierno tuvo que anular la licitación.

Meses después, el gobierno provincial presentó el proyecto de convertir a EPEC en una sociedad anónima (SAPEM), que implicaba no sólo la antesala a una mayor privatización, sino la liquidación, en seis meses, del Convenio Colectivo. El gremio, con la conducción de Racero, volvió a movilizarse para enfrentar este nuevo intento de destruir nuestra fuente de trabajo.

Conductor de grandes triunfos

Al iniciar Lorenzo Racero su segundo mandato como secretario general para el período 95/97 por la lista Celeste y Blanca, estalló el “efecto tequila” y la prioridad volvió  a ser la defensa del salario, los puestos de trabajo y el Convenio, ante los embates que sufrían todos los trabajadores del sector público. Junto con la Coordinadora de Gremios Estatales, Luz y Fuerza participó de las numerosas movilizaciones y medidas de fuerza que se llevaron a cabo contra la ley de emergencia de Angelóz. Posteriormente, el gobierno de Mestre promovió una ley de emergencia mucho más dura.

Al intentar aplicarse la ley de emergencia a EPEC, el gremio se movilizó masivamente y dio comienzo a un plan de lucha que se extendió desde julio a septiembre de 1995. En octubre de 1996, el gobierno anunció su intención de transformar a la EPEC en una sociedad anónima, dividirla en dos empresas de generación y distribución y privatizar importantes sectores operativos. El Sindicato hasta entonces planteaba introducir cambios de fondo en los distintos proyectos del gobierno, pero el 3 de octubre de 1996, una asamblea general volteó esa estrategia, expulsó al secretario gremial y ratificó su confianza en Racero, para plantear la defensa de la Empresa Estatal e Integrada como marco innegociable de cualquier proceso de reestructuración.

El Senado provincial aceptó introducir en la propuesta modificaciones que salvaguardaban a la empresa integrada y en manos el Estado. Sin embargo, Mestre vetó el proyecto del Senado, a pesar que ya había quedado convertido en ley.

Con el respaldo masivo del gremio

Lorenzo Racero accedió por tercera vez al cargo de secretario general en 1997, encabezando la lista de unidad Azul y Blanca, con el 70% de los votos. Integró un consejo directivo que congregaba a todas las corrientes internas del gremio que defendían la empresa estatal e integrada.

Durante la gobernación de De la Sota se inicia otra etapa. Luz y Fuerza tuvo que librar una lucha decisiva por su futuro, que se extendió dos años y medio, y que culminó con uno de las más grandes victorias que haya conseguido nuestro Sindicato.

A fines del año 2000, Racero fue electo secretario general por cuarta vez, también al frente de la lista Azul y Blanca. Casi simultáneamente, dio comienzo el tramo más difícil de esa lucha que incluyó represión, allanamientos, persecución policial, órdenes de detención, etc.

Con la conducción de Lorenzo Racero y la participación activa, comprometida y permanente de militantes, activistas, delegados, afiliados, y la sociedad movilizada, enfrentó y derrotó el proyecto de privatización.

Racero no cedió, no claudicó y Luz y Fuerza de Córdoba mantuvo en alto sus banderas, por eso hoy EPEC sigue siendo estatal e integrada y nuestro Convenio Colectivo se mantiene intacto.

Recuadrito interno

Misa en recordación de Lorenzo

El martes 16 de febrero a las 16 hs en la Basílica Santo Domingo, nuestro sindicato hará oficiar una misa en recuerdo de Juan Lorenzo Racero

Recuadro aparte

A 39 años del asesinato del compañero Oscar Smith

¡¡SIEMPRE PRESENTE!!

El 2 de febrero de 1977, se inició a nivel nacional una medida de fuerza en defensa de los tres Convenios Colectivos de Trabajo del país, el nacional, el de Capital Federal y el de la provincia de Córdoba, encabezada por el Secretario General del Sindicato de Capital Federal Oscar Smith.  Unos días después, el 11 de febrero, los sicarios del almirante Emilio Massera lo secuestraron y “desaparecieron” junto a veinte delegados más.

Nuestro Sindicato le rinde homenaje por su valor y convicciones, como las de Agustín Tosco y Tomás “Titi” Di Toffino, quienes jamás claudicaron en la lucha pese a la amenaza de los genocidas.