TODOS NOS SUMAREMOS A LA MARCHA DEL 29 DE ABRIL

En la Federación Argentina de Trabajadores de Luz y Fuerza, el día martes 19  se llevó a cabo una reunión del Secretariado y el día miércoles 20 se concretó una reunión de todos los Secretarios Generales de Luz y Fuerza de todo el país.

La temática fue la problemática que vive el país, la situación de los trabajadores de nuestra actividad y también la situación del modelo económico del gobierno nacional que va en contra de los principios fundamentales  de crecimiento que tiene nuestra querida Federación.

Muchos de los compañeros Secretarios Generales se manifestaron a favor de la movilización en la que participaremos el día 29 de abril.

A esa movilización nos convoca la celebración del día 1º de Mayo porque el día del Trabajador es sin dudas el eje de la convocatoria, pero también nos convoca la necesidad de protestar y generar presencia ante el embate en contra de los trabajadores de las distintas actividades, tanto pública como privada, teniendo en cuenta que en estos tres meses, han superado los 50.000 despidos de trabajadores en blanco y suman miles más si tenemos en cuenta a los trabajadores que no estaban en blanco.

Esto nos preocupa mucho, nos preocupa el despegue inflacionario que vemos cada día, cómo se va cada vez más arriba porque no avizoramos ningún esquema de gobierno  para frenar la inflación.

Es preocupante también advertir cómo día a día se pierde mano de obra calificada, nos preocupan las suspensiones en los distintos rubros laborales como así también las cesantías. Por todas estas razones, el movimiento obrero necesita estar unido.

Desde nuestra organización sindical, hemos sostenido que a nosotros, los trabajadores, nos va a unir el espanto en esta oportunidad. Luz y Fuerza de Córdoba y FATLYF en su conjunto, marcharemos este 29 de abril con consignas propias.  Dichas consignas dejan en claro que no estamos con este modelo económico de exclusión, porque este modelo está abriendo las puertas a las mismas calamidades que nos azotaron en la década del 90.

Debemos ser memoriosos, durante el gobierno de Menem,  Luz y Fuerza a nivel nacional tuvo no menos de 30.000 compañeros sin sus puestos de trabajo, ya sea por la pasividad anticipada, los micro-emprendimientos, las privatizaciones y tercerizaciones que fueron la moda de aquella década, que fueron nada más y nada menos que el asentamiento de multinacionales en la República Argentina enajenando el patrimonio nacional, provincial y municipal de todas y cada una de las provincias de nuestra querida nación. Nosotros podemos hablar de esto con autoridad, responsabilidad, firmeza y orgullo que es lo que siempre nos ha caracterizado como Luz y Fuerza de Córdoba, porque nosotros  resistimos, no abrazamos ese modelo y más que eso, lo enfrentamos y gracias a esa actitud logramos mantener nuestra empresa estatal e integrada lo que hoy nos permite ponernos en la vidriera como ejemplo ante el sector que sea, para sostener que fuimos los trabajadores de la EPEC los  que garantizamos el funcionamiento estratégico de la producción, transmisión y distribución de la energía, afianzamos el crecimiento de nuestra actividad, manteniendo un servicio acorde a la capacidad operativa de nuestra empresa.

Hoy tenemos que prepararnos para enfrentar las recetas que ya conocemos y que se impusieron en  años 90. Es para esto que hay que tener memoria, lo digo como Secretario General de Luz y Fuerza de Córdoba.

La concentración será a las 11 de la mañana en la calle Lima 163, en la puerta de nuestra federación. Allí nos reuniremos todos los gremios de Luz y Fuerza del país y de allí marcharemos hacia la gran concentración que será alrededor de las 16 horas en la Plaza del Trabajo, en el paseo Colón, para culminar en el acto de las tres centrales de la CGT y las dos centrales de CTA.

Para este acto se prevé que habrá una importante cantidad de trabajadores y que todos los gremios nos comprometemos a movilizar con premisas propias. Es indudable que una de las consignas por las que reclamaremos es por la aplicación ilegal del impuesto a las ganancias sobre nuestros salarios y por la modificación de la ley tributaria argentina para que sea más equitativa. Queremos una respuesta definitiva y concreta sobre este tema, porque ha pasado demasiado tiempo en que vienen prometiendo que se solucionará y sin embargo no se soluciona nada. También marcharemos por la universalización de las asignaciones familiares que deben llegarles a todos, no debe haber un trabajador que se le prive de este derecho, todo trabajador que tenga hijos tiene que percibir su asignación familiar, sea cual sea el salario que perciba. Es inaceptable la discriminación.

También es inadmisible el que nos pongan techo a las paritarias. En la discusión del salario las paritarias deben ser libres sin amenaza de pérdida de puestos de trabajo.  Marcharemos para exigir una ley de emergencia ocupacional que impida los despidos, que incluya la doble indemnización, pero no obstante, nosotros no aceptamos que la patronal solucione con plata los despidos, directamente no hay que permitir los despidos. Otra consigna que no dejaremos de mencionar es el 82 % móvil para los compañeros jubilados y en nuestro caso específico, la derogación del artículo 2 de la ley 10.333.

La marcha del 29 de abril

Reitero que la marcha en sí, no la realizaremos tan sólo por el Día del Trabajador sino también para demostrar que es una movilización que hacemos todos los sectores sindicales convocados por las dos CTA y las tres CGT.  Es una muestra de  que estamos trabajando fuertemente en la unidad del movimiento obrero.

Hoy debemos garantizar esa unidad, el movimiento obrero necesita estar unido. Esto  nos plantea la necesidad de reflexionar sobre algunos aspectos y hacer un poco de memoria, porque la realidad con la que convivimos es un calco de la década del 90. Si nos retrotraemos a la época de Menem y Cavallo, corroboraremos que las políticas del presidente Macri, son idénticas a las recetas del neoliberalismo caracterizadas por el acercamiento a los sectores del poder económico y al FMI, pero a su vez alejadas de los trabajadores, imponiéndonos un esquema de gobierno donde la vedette es la inflación, un escenario en el que los salarios y la discusión paritaria genera enfrentamientos con los gobiernos nacional  y provincial, ámbitos en los que ya se perdieron miles de puestos de trabajo, así como en el ámbito privado ya se cerraron muchas fábricas, tal como sucedió en los 90.

A Luz y Fuerza de Córdoba le tocó enfrentar estas políticas  neoliberales y logramos vencer el intento de privatización de EPEC porque tuvimos claro nuestros objetivos. Y vaya nuestro reconocimiento a todas las personas que de alguna manera estuvieron con nosotros en esa lucha. Tenemos el deber de acordarnos también de los dirigentes sindicales de otros gremios que nos apoyaron y específicamente el compañero Hugo Moyano, que fue uno de los que enfrentó en el orden nacional las recetas de la década del 90, como así también el compañero Víctor De Gennaro.

Nosotros desde Córdoba venimos planteando desde hace cuatro años la necesidad de unidad del movimiento obrero y hoy podemos decir que no sabemos si habrá una pronta unidad institucional del movimiento obrero pero sí el 29 de abril tenemos una marcha inmediata y donde tenemos que estar todos.

Recuerdo la preocupación del compañero Hugo Moyano en oportunidad de acompañarlo en el festejo de su cumpleaños el 9 de enero -los dos somos capricornianos- cuando analizábamos la situación generada a partir de la asunción del nuevo gobierno nacional; analizábamos cuáles serían los gremios que saldrían a pelear y cuáles iban a decir que hay que esperar. En esa ocasión yo le aclaré que la posición de nuestro sindicato era dar pelea ahora y Hugo Moyano decía que los trabajadores tenemos que estar todos juntos y que la tardanza en lograrlo es producto de las diferencias que hay entre hombres que conducen distintas organizaciones sindicales y distintas federaciones.  Indudablemente nosotros no caeremos en el cuestionamiento de dirigentes,  porque si están conduciendo un sindicato o una Federación es porque alguien los votó y si los votaron es porque algo hicieron bien. Nosotros somos respetuosos de la democracia sindical y la voluntad de los trabajadores. Pero lo que no es menos cierto es que hay gremios que en el pasado avalaron, aprobaron y transitaron abrazando las medidas tomadas en los  90. En nuestra actividad, por ejemplo, quedaron 30 mil compañeros menos en el orden nacional y como lucifuercistas de Córdoba, estando enrolados en la CGT que dirige el compañero Hugo Moyano, sabemos que es momento de estar juntos y dejar de lado las diferencias.

La unidad del movimiento obrero

Dicha unidad no debe ser un simple amontonamiento sino una unidad en serio y si no hay una unidad orgánica, que al menos haya unidad en la acción. Se puede decir muchas cosas de los dirigentes, podemos pensar que tal dirigente se acomodó, se equivocó o se entregó, pero lo que vivimos nosotros, los lucifuercistas en aquella época, no olvidamos que tanto el compañero Víctor De Gennaro como el compañero Hugo Moyano nos acompañaron para defender a la EPEC estatal e integrada mientras otros estaban en la entrega del patrimonio estatal. Indudablemente que el compañero Moyano fue quien más defendió a la empresa estatal e integrada porque estuvo en más de una oportunidad y movilizando a su propio gremio  a Córdoba, cuando hicimos ese famoso acto en las escalinatas del Correo Argentino, donde fue masiva la participación de cordobeses que adhirieron a la defensa de la empresa estatal e integrada. Hechos  como estos son los que no debemos olvidar.

Reconocemos los gestos que han hecho en defensa de la fuente laboral los dirigentes comprometidos con el patrimonio nacional, como así también recordamos que hubo dirigentes que se entregaron al modelo de la década del 90 y de esto tampoco debemos olvidarnos porque muchos de esos dirigentes son los mismos que hoy critican a los que convocamos a esta marcha del 29 de abril.  En esta oportunidad la convocatoria no es solo de la CTA y de la CGT, sino que es de todos los trabajadores que tenemos la necesidad de expresar nuestro descontento por este modelo que está dejando a un montón de laburantes en la calle.

Si nos quedamos quietos, van a venir por los convenios colectivos, por los puestos de trabajo de todas las actividades que quedan hoy con una fortaleza establecida a través de un convenio colectivo de trabajo. Van a venir por las empresas públicas, van a  incorporarles capitales privados y volveremos a transitar tiempos de bastante conflictividad si es que no hay unidad del movimiento obrero y oposición a estas políticas neoliberales.

Defendemos las instituciones y también a la clase trabajadora

No planteamos la renuncia de este gobierno, porque fue elegido por la voluntad del pueblo, como tiene que ser. Se lo votó y el pueblo siempre tiene razón, pero cuando los compromisos asumidos no se cumplen, el pueblo sabe hacer sentir su descontento, por lo que el día 29 de abril será una magnífica ocasión para expresar nuestro descontento por las políticas que excluyen a los trabajadores.

¿Por qué decimos esto? Para que nadie se confunda, Luz y Fuerza de Córdoba tiene memoria, y lo repito una vez más, un trabajador sin memoria no entiende el pasado, no vive el presente y mucho menos está en condiciones de construir un futuro. Esta movilización va a contar con muchos trabajadores nuevos, que tienen nuevas ideas y que deberán ser los próximos dirigentes que enfrenten los modelos que atenten contra las empresas estatales, contra los convenios colectivos, contra el salario y los derechos previsionales, contra modelos económicos y políticos que generen los ajustes que llevan a la desocupación y a la destrucción de fuentes de trabajo.

No debemos olvidarnos de quienes son los que hoy critican a quienes convocamos a la movilización; porque ese cuestionamiento es una forma de decir “yo no quiero hacer nada, nadie me convoca, nadie me contiene” porque lo peor que nos puede pasar es terminar peleando en soledad. Y eso está reflejado en medios de comunicación afines al gobierno, así como titularon en los 90 “Luz y Fuerza, un gremio en soledad”, y era cierto que en ese momento estábamos solos, pero no habían tenido en cuenta que pocas semanas después nos acompañó toda la sociedad, así pasó y así va a pasar ahora. La sociedad está integrada por un alto porcentaje de trabajadores, que van a ver que no se puede dejar sin apoyo a ningún laburante y sin la solidaridad de cada organización sindical. “Tocan a uno y nos tocan a todos”, esta convicción también se ha impuesto en nuestra FATLYF, porque cuando toquen a algún compañero lucifuercista del sindicato que sea,  inmediatamente reaccionaremos en conjunto.

Nuevamente demostraremos nuestra militancia en la  movilización del 29 de abril

Pero sigo insistiendo, nos movilicemos, participemos, pero también tengamos memoria para que no crean a los que hoy dicen tener la verdad, que fueron parte de los que estructuraron lo que nos pasó en los 90, y cómo nosotros tuvimos que enfrentar las políticas de los neoliberales, tenemos la coherencia, la convicción y la autoridad moral para decir lo que estamos diciendo.

Por eso compañeros cumplamos con nuestra obligación y marchemos en defensa no tan sólo de nuestra clase y nuestra actividad laboral, sino también en resguardo de la fuente de trabajo de todos los trabajadores de la República Argentina y para que este modelo económico  no siga atentando contra la fuente de trabajo de todos.