Presidente Evo Morales

  • “Siento que no nos hemos equivocado al pasar de nuestra lucha social a la lucha electoral”

    El presidente boliviano Evo Morales brindó un extenso discurso, en el marco del acto donde la UNC lo distinguió con el Doctor Honoris Causa, y en el mismo destacó la necesidad de la unidad de América Latina, de la hermandad que plantean algunos gobiernos y de la lucha que aún continúa en su país contra “los sectores que quieren todo para ellos”.

    Miles de personas lo ovacionaron en la Sala de las Américas del Pabellón Argentina, y fuera de la misma lo siguieron por pantallas gigantes.

    Comenzó su discurso saludando a las autoridades presentes, típico por cuestiones protocolares, pero seguidamente hizo de la improvisación un arma que dejó con la boca abierta a más de uno y con las manos rojas por los aplausos a casi todos los presentes.

    “Estoy muy sorprendido por este reconocimiento”, destacó en primer término, visiblemente feliz por el Honoris Causa de la UNC que recibió de manos de la rectora, Carolina Scotto, dijo: “Creo que en Argentina me quieren más que en Bolivia”.

    El presidente boliviano, Evo Morales, habló de su historia y, a partir de ella, destacó los puntos más importantes de su camino sindical y político, desde su liderazgo cocalero a su llegada al poder como mandatario nacional del vecino país.

    Con la humildad que lo caracteriza, Morales aseguró que como sindicalista  desconfiaba de la clase política, “pero en un momento dijimos nosotros mismos nos gobernaremos, como pueblo”, y, seguidamente planteó: “Antes, el pueblo era esclavo del gobierno, ahora el gobierno es esclavo del pueblo. Ese es nuestro trabajo”.

    El mandatario boliviano valoró el apoyo de sus compatriotas porque, dijo, “cuando un dirigente defiende a su pueblo, ese pueblo defiende también a su presidente”.

    “Siento que no nos hemos equivocado de pasar de la lucha social a la lucha electoral”, sostuvo Evo y remarcó que “primero está Bolivia y después nuestras reivindicaciones sociales”.

    Con un claro tono de hermandad, advirtió que “la integración, la igualdad, sólo la podemos conseguir con la unidad de los pueblos de Latinoamérica”, y ya en el tramo final de su improvisado discurso, recordó que Néstor Kirchner dijo, alguna vez, que “Latinoamérica no es alfombra de Estados Unidos y eso primero no lo comprendía, pero luego me enseñó mucho”.

    Asimismo, Evo Morales, el primer presidente boliviano indio (como él se calificó) instó a “convertir a la política, para que no sea un instrumento de dominación de un sector ni de beneficios personales de las cúpulas del gobierno, sino como un servicio al pueblo”.

    Quedaron flotando en el ambiente conceptos y frases por demás descriptivas de quién es el presidente de Bolivia. En un momento, al hablar de sus orígenes y de lo que siguió en su vida, señaló: “Yo caminaba detrás de 20 llamas, con las que buscaba maíz para mi pueblo. Pero después caminé delante de 2000 compañeros buscando justicia social”. En ese mismo sentido también recordó que de niño, cuando una gran sequía se adueñó de su región, debían con su familia buscar alimentos en otras zonas y siempre debían cruzar una ruta interdepartamental. “Al cruzar esa ruta veía pasar los buses y de él botaban cáscaras de naranja, yo las juntaba y comía esas cáscaras de naranja. Pero siempre soñaba poder viajar en esos buses y botar cáscaras de naranja”.

    Nuevas brisas, nuevos aromas

    trajo Evo Morales a nuestra Córdoba.

    Se concretó en nuestra Universidad Nacional de Córdoba, la entrega a Evo Morales, presidente de nuestro vecino país, Bolivia,  del máximo reconocimiento que una persona pueda recibir: el Doctorado de Honoris Causa.

    Con una cobertura amplia por parte de nuestro canal Cba24n desde el cual se retransmitió a Bolivia y otros países como también a otros sectores de nuestro país.

    Verdadera muestra de esmero, de militancia, perseverancia, es lo que mostró Evo a través de su discurso en el pabellón Argentina de nuestra Universidad Nacional de Córdoba.

    Tras ser recibido con gran cariño por todos los presentes, que en gran número eran miembros de la comunidad Boliviana junto a distintos pueblos aborígenes  y por la señora rectora de la UNC,  Carolina Scotto, hizo uso de la palabra en la que describió su dura lucha en pos de lograr reivindicar los derechos avasallados de su pueblo y finalmente su llegada a la presidencia de nuestro país hermano.

    Nuevas brisas y perseverancia parecen brotar desde su persona, que no son más que aquellas brisas con las que soñaron nuestros próceres, aquellos próceres que imaginaron hace dos centenas de años, la gran patria latinoamericana.

    Es el primer presidente indígena que tuvo Bolivia, mostró y demostró que con honestidad, decencia y amor a la patria se puede sacar a un país adelante, un presidente que sin haber podido cursar estudios universitarios demostró tener la idoneidad suficiente para entender que un país se gobierna desde la empatía,  desde el amor a sus pares y que sobre todo un presidente tiene el deber de ser esclavo de su pueblo. Todo lo contrario a lo que la historia de nuestros pueblos nos vienen mostrando ya que tuvimos  gobiernos convencidos que llegaban al poder para tener como esclavo a sus respectivos pueblos y así nos sumergieron en las más espantosas miserias.

    En el próximo Electrum ampliaré los conceptos de Evo Morales y de Carolina Scotto.

    Sra. de Lamparita

    0 Cometarios



    Usted puede ser el primero en dejar un comentario.

    Realice su comentario.

    Comentario